Cuando crecieron las aguas,

elevaron el arca por encima de la tierra

7: 17-24

ESCUDRIÑAR: ¿Cuál es la evidencia de un Diluvio universal? ¿Cuáles son las cinco razones bíblicas para un Diluvio universal? ¿Cuáles son los seis principios de un juicio divino que se ilustran por el Diluvio?

REFLEXIONAR: ¿Podría defender el concepto del Diluvio universal ante alguien? ¿Son arbitrarios los juicios del Señor? ¿Es Él consistente? ¿Es Él justo? ¿Es Él equitativo?

En la sección anterior fue la única, en la narrativa del Diluvio que utiliza los dos nombres más comunes para Dios del Antiguo Pacto. En esta sección, sin embargo, omite completamente Su nombre. La razón es clara: Tan pronto como Noé y su familia están a salvo en el arca, ADONAI desata la furia de Su ira sobre el resto de la humanidad. Él da Su espalda a ellos, y las aguas son libres de hacer su terrible obra de juicio. Las personas fuera del arca habían pecado con demasiada frecuencia contra el Señor, y Él los deja a su propia suerte.127 La narrativa aquí con razón, ha sido descrita como el diario de un capitán de barco. En esta sección, hay veinticinco razones por las cuales el juicio de Dios es mundial y no meramente local.128

El diluvio cayó sobre la tierra durante cuarenta días. Cuando crecieron las aguas, elevaron el arca por encima de la tierra (7:17). Las aguas crecían y aumentaban cada vez más, pero el arca se mantenía a flote sobre ellas. (7:18). El pronóstico del Señor de cuarenta días fue la lluvia, lluvia y más lluvia! Exactamente como Dios le había dicho, llegaron las lluvias durante cuarenta días y cuarenta noches (7:12). A las fuentes abiertas del abismo se añade la lluvia torrencial. Como subieron las aguas, el arca comenzó a flotar gradualmente.

1. La redacción de toda el relato, tanto aquí como en todo Génesis Capítulos 6-9, no puede ser mejor, si la intención del escritor es describir un Diluvio universal. Como descripción de un desbordamiento del río, es totalmente engañosa y exagerada.

2. Las expresiones que indican la universalidad del Diluvio y sus efectos se señalan más de treinta veces en los capítulos 6 a 9.

3. El Diluvio cayó durante cuarenta días sobre la tierra. Un aguacero continuo que duró cuarenta días, con todos los manantiales de la profundidad reventando sería imposible bajo la posición uniformista. El uniformismo es la creencia de que los procesos geológicos han sido siempre del mismo tipo e intensidad. Esto implicaría que se necesitan grandes cantidades de tiempo geológico para la evolución.

4. La palabra para Diluvio es una palabra especial. En hebreo la palabra es hamabbul (o mabbúl), y la palabra griega es kataklyusmos (o kataklusmós). Es de donde derivan las palabras cataclísmo, catastrófico, o una devastación mundial. Estas palabras sólo son utilizadas en conexión con el Diluvio de Noé. Las palabras hebreas comunes para un diluvio local no se utilizan aquí en absoluto.

5. La elevación del agua fue suficiente para levantar el arca sobre la tierra, lo que indica una profundidad de por lo menos 7 metros de las primeras etapas del Diluvio, ya que el arca tenía 14 metros de alto y estaba completamente cargada. Como ya se ha señalado, el arca era demasiado grande como para una simple inundación localizada y era más que adecuada para albergar a dos animales de cada especie de la tierra del mundo entero, vivo o extinto.

6. A medida que continuaban las lluvias, tanto crecieron las aguas que cubrieron las montañas más altas que hay debajo de los cielos. Este lenguaje sería bastante inapropiado para una inundación localizada. Job 12:15 dice: Si él retiene las lluvias, hay sequía; si las deja caer, se inunda la tierra.

7. La construcción, el equipamiento, y el tamaño del arca, para que se mantuviera a flote sobre el aguahabría sido una pérdida de tiempo y esfuerzo si el diluvio fuese sólo una inundación local. La migración habría sido una solución mucho mejor para el problema, tanto para Noé, como para los animales y las aves.

Tanto crecieron las aguas, que cubrieron las montañas más altas que hay debajo de los cielos (7:19). El nivel del agua subió más de siete metros por encima de las montañas. (7:20). Estos versículos indican un Diluvio universal. Uno tendría que pasar por alto el significado normal de las palabras para hacer de esto una inundación localizada. Algunos de los críticos del Diluvio universal han calculado que esta cantidad de agua no se podría haber producido en 150 días. Pero debemos recordar que este es el mismo Dios quien trajo las diez plagas sobre Egipto y el que dividió las aguas del Mar Rojo. Nada es demasiado difícil para Él.

8. Las aguas cubrieron todos los montes altos y montañas. La repetición de las palabras montañas es común en el paralelismo hebreo con el propósito de dar énfasis.

9. Las aguas no sólo crecieron en toda la tierra, sino que cubrieron las montañas en toda la tierra.

10. Todas las montañas debajo de todos los cielos, fueron cubiertas con un mínimo de unos 7 metros de agua (la mitad de la altura del arca, que representa probablemente su línea de flotación), nos dice que el arca pudo flotar libremente sobre todas las montañas. Estos incluyen claramente al menos los montes de Ararat, el pico más alto de los cuales llega a 5800 metros. Un Diluvio de 5800 metros no es una inundación local.

11. Las montañas estaban cubiertas. La palabra hebrea aquí, kasha (o kasá), transmite un énfasis muy positivo; esta también podría traducirse abrumado, como se traduce en algunos casos. Las aguas no sólo inundan las montañas, también eventualmente las arrastran.

12. El doble superlativo, todas las montañas debajo de todos los cielos, no hay posibilidad de permitir el uso de la palabra todos aquí en un sentido "relativo", como a veces sostienen aquellos que creen en una inundación localizada.

Así murió todo ser viviente que se movía sobre la tierra: las aves, los animales salvajes y domésticos, todo tipo de animal que se arrastraba por el suelo, y todo ser humano, con exclusión de vida de los peces (7:21). Pereció todo ser que habitaba la tierra firme y tenía aliento de vida (7:22). Dios borró de la faz de la tierra a todo ser viviente, desde los seres humanos hasta los ganados, los reptiles y las aves del cielo. Todos fueron borrados de la faz de la tierra (7:23a). La razón de un nuevo principio era que el pecado había infectado a cada parte de la vida, y todos los demás seres vivos también experimentaron los efectos fatales del pecado del hombre.

El Diluvio ha sido incluido en la historia oral o en la literatura de cientos de civilizaciones de Babilonia a Papúa -Nueva Guinea a las tribus de Perú, México, Groenlandia, Gales, China, India, a los propios aborígenes de norte América, y muchos más. Más de la mitad de las veces, estas historias orales atribuyen la causa del Diluvio a los actos de maldad de los seres humanos. Es evidente que todos los relatos proceden del mismo evento histórico. Aunque los detalles finos de los relatos del Diluvio se han modificado para adaptarse a la cultura local, la exactitud histórica y las implicaciones morales son increíblemente consistentes.

Solo quedó Noé y los que con él en el arca (7:23b).

13. Todos (los seres vivos)fueron borrados de la faz de la tierra. En una inundación local, la mayoría de los animales podría escapar de la muerte huyendo de la creciente de las aguas, nadando o en el caso de las aves volando hacia terreno seco. Pero esto sería imposible con un Diluvio universal.

14. Cada persona viva, hombre, mujer y niño que no entró en el arca, murió. Este fue el verdadero propósito del Diluvio. En un diluvio localizado, la mayoría de la gente escapa. Por otra parte, ya no hay ninguna duda de que el hombre antiguo ocupaba todo el mundo en esa época, calculado por los antropólogos, eso fue mucho antes de la fecha de cualquier supuesta inundación local. Un diluvio local no habría llegado a todo ser viviente sobre la faz de la tierra.

15. No sólo hizo morir a todo ser viviente sobre la faz de la tierra, sino también a todo ser viviente sobre la faz de la tierra fue arrasado. La palabra traducida como todo ser vivo es una palabra hebrea, yequm (o yecúm), que se traduce sustancia en Deuteronomio 11:6. Está claro que se refiere aquí a la vegetación, así como a los animales. De hecho, Dios le dijo a Noé: voy a destruir a la gente junto con la tierra (6:13).

16. Sólo Noé y los que estaban con él en el arca sobrevivieron al Diluvio, por lo que todo el mundo que vive actualmente es un descendiente de uno de los tres hijos de Noé (véase también (9:1 y 19). Del mismo modo, todos los animales presentes en la tierra descienden de aquellos en el arca. El propósito de Dios había sido destruir todos los demás hombres vivientes (6:7) y animales de la tierra (6:17 y 7:22).

Y la tierra quedó inundada ciento cincuenta días (7:24). No fue sino hasta después de esto que las fuentes del mar profundo (abismo) y las compuertas de los cielos se cerraron, y las aguas comenzaron a retroceder. La gran duración del Diluvio señala su carácter universal.

17. Ningún diluvio local sigue incrementándose por 150 días.

18. Incluso después de que las aguas comenzaron a disminuir, y el arca llegó a tierra en la más alta de las montañas de Ararat (8:4), pasaron otros dos y medio meses antes que la parte superior de otras montañas pudieran verse (8:5).

19. Después de cuatro meses de retroceso de las aguas, la paloma enviada por Noé no pudo encontrar tierra seca en la tierra (8:9).

20. Transcurrió más de un año entero (7:11; 8:13-19) antes que suficiente tierra se hubiera secado para permitir a los ocupantes del arca dejarla.

Por todas estas razones, es inconcebible que alguien pudiera creer que el Diluvio fue algo meramente local. Así, a las veinte razones anteriores me gustaría añadir cinco razones bíblicas adicionales para creer que el Diluvio fue en todo el mundo.

21. La promesa de Dios de nunca enviar un Diluvio otra vez (8:21, 9:11 y 15) se habría roto en repetidas ocasiones si sólo hubiera sido una inundación local o regional.

22. El mundo fue diferente después del Diluvio, incluyendo estaciones bien definidas (8:22), el arco iris junto con la lluvia (2:5, 9:13-14), y la enemistad entre el hombre y las bestias (9:2).

23. La longevidad de la humanidad comenzó un largo y lento declive inmediatamente después del Diluvio (compare el Capítulo 5 y el capítulo 11).

24. Más tarde los escritores bíblicos aceptaron el Diluvio universal (Job 12:15, 22:16; Salmo 29:10, 104:6-9; Isaías 54:9; I Pedro 3:20; II Pedro 2:5, 3:5-6; Hebreos 11:7).

25. Jesucristo mismo aceptó la historicidad y la universalidad del Diluvio, incluso por lo que es la señal culminante y el tipo de juicio que viene a todo el mundo cuando Él vuelva (Mateo 24:37-39, Lucas 17:26-27).

Hay seis principios de un juicio divino que se ilustran por el Diluvio.129

En primer lugar, los juicios de Dios no son arbitrarios. Nuestro Dios no es caprichoso en sus decisiones de juzgar a sus criaturas. El juicio divino siempre está relacionado con la maldad humana. El SEÑOR determinó destruir a la humanidad de la faz de la tierra a causa del comportamiento violento y corrupto. Su conducta le causó dolor y llenó su corazón de dolor por lo que decidió poner fin a todas las personas en la tierra, excepto a Noé y su familia (6:5-13).

Segundo, Dios siempre anuncia sus juicios de antemano. Una vez que haya tomado la decisión de juzgar a Sus criaturas pecaminosas, Dios les advierte del inminente juicio. Él no se acerca sigilosamente a ellos por sorpresa y las juzga sin antes decirles de Sus planes. Lejos de ser un ADONAI distante y oculto que esconde sus deseos de su pueblo, Él les proclama a ellos con términos muy claros y en una variedad de formas (Hebreos 1:1-2) lo que Se propone hacer. En el caso del Diluvio, el Señor le reveló a Noé que iba a destruir la tierra y todo ser viviente en ella (6:13). Aunque Dios a veces anuncia juicio venidero de manera directa, lo hace más a menudo a través de Sus siervos escogidos. Mientras que el arca estaba en construcción, Noé, pregonero de justicia (II Pedro 2:5), proclamaba un mensaje de condenación.

En tercer lugar, Dios siempre concede tiempo para el arrepentimiento. Si Dios simplemente advirtiera a la gente pecadora de juicio inminente e inmediatamente lo llevara a cabo, la advertencia no sería más que una broma cruel. Por el contrario, nuestro paciente y amoroso ADONAI es generoso al darnos suficiente tiempo para arrepentirnos. Aunque el Espíritu Santo no contenderá con el hombre para siempre (6:3), Él, sin embargo, lo sostendrá y le suplicará por un período considerable de tiempo. En el caso del Diluvio este fue 120 años, un tiempo más que suficiente si pensamos en las profundidades del pecado que el hombre había alcanzado durante esos días.

En cuarto lugar, Dios siempre cumple su decisión de juzgar si el hombre no se arrepiente. Aparte del remordimiento sincero del hombre por sus caminos de pecado y la buena voluntad para confesarlos, el Señor siempre cumple Sus advertencias de juicio. Él dijo que iba a llover sobre la tierra durante cuarenta días y cuarenta noches (7:4), y Él lo hizo (7:12). Él dijo: borraré de la faz de la tierra a todo ser viviente que hice (7:4), y Él lo hizo (7:23). Nuestro Dios puede sostener todas las promesas que hace, incluso cuando son promesas de juicio. Cuando su pueblo se niega a responder a su advertencia, las sentencias de ADONAI son a la vez inevitables e irreversibles. Él es un guardián de Sus promesas.

Cinco, los juicios de Dios siempre resultan en muerte. Sus anuncios de juicio inminente son serios en verdad y aunque la muerte no puede ser el resultado inmediato de Sus juicios, siempre es el resultado final. En el caso del Diluvio, no hay lugar para la duda de que la muerte espiritual y física a la que están destinados llegará. Los animales y las aves pueden haber experimentado sólo la muerte física, la humanidad malvada seguramente experimentó ambas. Del mismo modo que la vida eterna es un don de Dios, lo es también la muerte eterna. La paga del pecado es muerte (Romanos 6:23).

En sexto lugar, Dios juzga porque Él es justo. No se engañen: de Dios nadie se burla. Cada uno cosecha lo que siembra (Gálatas 6:7). Porque si el Señor no juzga el pecado sería hacer una burla de la justicia. Puesto que Dios es amor, Él concede la salvación a los justos; porque Él es justo, Él juzga al pecador. El Diluvio permanece para siempre como un recuerdo vivo de este principio.

 

< previous page
next page >

Génesis | Exodo | Isaias | Rut | Ester | Jeremias
La Vida de David | Jonas | Judas | La vida de Cristo | Hebreos | Apocalipsis
English | Español | Testimonios | Acerca de nosotros