Abram va a la guerra con los Reyes de Oriente

14: 1-24

Después de separarse de Lot, Abram al parecer vivió tranquilamente en Mamre durante varios años. Canaán y hasta todas las tierras de Siria y Sinaí estaban en paz. Pero la paz se rompió repentinamente cuando una confederación de reyes del noreste arrasó Canaán devastando todo a su paso. Abram se vio envuelto en esta guerra y, humanamente hablando, podría fácilmente haber sido muerto y dejar la promesa de ADONAI sin cumplir. Pero el Señor es cumplidor de promesas. Él había dicho: Bendeciré a los que te bendigan, y maldeciré a los que te maldigan; (12:3a). Lo que vemos aquí es el trabajo de la promesa de Dios de bendecir: "por medio de ti serán bendecidas todas las familias de la tierra" (12:3b). Además, en lugar de pánico y falta de fe como en Egipto, esta vez Abram demuestra mucha fe y gana una gran victoria. Una vida libre de sufrimiento sería una vida en la que la fe en ADONAI sería meramente decorativo. Una vida humana, por otro lado, es una en la que la fe es una necesidad. Sólo un tonto intenta prescindir de ella.246

 

< previous page
next page >

Génesis | Exodo | Isaias | Rut | Ester | Jeremias
La Vida de David | Jonas | Judas | La vida de Cristo | Hebreos | Apocalipsis
English | Español | Testimonios | Acerca de nosotros