Dios sanó a Abimelec, y permitió que su
esposa y sus siervas volvieran a tener hijos

20: 17-18

ESCUDRIÑAR: ¿Por qué fue necesario que Abraham orara? ¿Cuál fue el resultado? ¿Que estuvo tratando de hacer el Adversario? ¿Por qué? ¿Qué aprendió él de esta experiencia?

REFLEXIONAR: ¿Cuál es su testimonio al mundo pagano a su alrededor? ¿Dirige a las personas a Cristo o hace que las personas se burlen de Él? ¿Por cuál pagano quiere Dios que ore?

Por su parte, Abraham oró a Dios a favor de Abimelec (20:17a). Abraham fue el que mintió; sin embargo, tomó su oración para eliminar la maldición. El aspecto de la bendición y la maldición de la sangre del Pacto que Dios tuvo con Abraham (véase Ef - Abram creyó al Señor y le fue contado por justicia), seguía en vigor a pesar de su desobediencia. Esa es la naturaleza de un pacto incondicional.

A pesar de que él era culpable, la oración de Abraham fue eficaz, y Dios sanó a Abimélec y permitió que su esposa y sus siervas volvieran a tener hijos (20:17b). Los rabinos enseñan que una plaga cayó sobre la casa de Abimelec, que consistía en una enfermedad que provocó la esterilidad. Porque YHVH había cerrado toda matriz de la casa de Abimelec por el asunto de Sara, mujer de Abraham (20:18 BTX). Antes Dios le había dicho a Abraham, "Bendeciré a los que te bendigan y maldeciré a los que te maldigan" (12:3). Cuando Abimélec, rey de Guerar, mandó llamar a Sara y la tomó por esposa y la recibió en su harén, su acción podría haber dado lugar a que Isaac no hubiera nacido. Satanás estaba haciendo todo lo que podía para evitar que la Simiente de la mujer (3:15) fuera a la cruz. Si Isaac no nacía, Jacob no nacería. Si no naciera Jacob, Judá no nacería. Y si no hubiera nacido Judá, el Mesías no habría nacido. Sin embargo, Dios está en control, por lo que el principio de maldición por maldición visitó a Abimelec y a su casa para llamar su atención.

En Abimelec nos encontramos con un personaje totalmente diferente al de Faraón. Lo vemos como un pagano con una conciencia moral del bien y el mal, y abierto a recibir la revelación de Dios, de la que no había ni el más mínimo rastro en el rey de Egipto.337

El resultado final de esta experiencia desagradable fue que Abraham finalmente se enteró que: los que aman a Dios, todas las cosas ayudan para bien, a los que son llamados conforme a su propósito (Romanos 8:28 BTX). Nunca más volvería a cuestionar a Dios; sin embargo, lo mismo no puede decirse sobre el hijo de Abraham.

 

< previous page
next page >

Génesis | Exodo | Isaias | Rut | Ester | Jeremias
La Vida de David | Jonas | Judas | La vida de Cristo | Hebreos | Apocalipsis
English | Español | Testimonios | Acerca de nosotros