Renovación espiritual de Jacob en Betel

35: 1-15

Después de su experiencia cumbre en Peniel, Jacob se había alejado inexplicablemente de Dios. En lugar de regresar de inmediato a Betel, se había quedado en la ciudad de Siquem. Su abuelo Abraham también había sido desobediente. Se quedó en Hebrón cuando debería haber ido a la Tierra Prometida (11:31b). Luego se fue a Egipto, cuando debería haberse quedado en Palestina. Jacob iba a Betel, pero sólo después de que Dios le había mandado ir (35:1).

Ya’akov estaba en el mundo (I Juan 2:15-17) y el tiempo en Siquem fue desastroso. Reveló un vacío espiritual en los corazones de su familia.531 La única cura para la mundanalidad es la santidad. . . ser apartado. En cuanto a Jacob, necesitaba estar solo de nuevo con Elohim y ser espiritualmente renovado. Así que Dios le mandó ir a Betel. Allí fue donde veinte años antes Ya'akov se reunió por primera vez con el SEÑOR y accedió a caminar con Él (31:38). Si bien no hubo ninguna mención del nombre de Dios en el Capítulo 34, aquí en el Capítulo 35 Su nombre se menciona doce veces.

El paciente trabajo de Dios en la vida de Jacob ofrece una lección a medida que aprendemos cómo el SEÑOR nos puede llevar paso a paso en el proceso de madurez espiritual. Podemos ver dónde estamos en nuestro caminar espiritual y sentir como si no hubiéramos llegado a ninguna parte. Podemos sentirnos abrumados por nuestras faltas y nuestra incapacidad para dominar la vida con Yeshua. Esos son los momentos en los que necesitamos hacer una pausa y mirar hacia atrás para que podamos obtener una apreciación de cómo ADONAI nos ha traído. Como se ve claramente por Su trato con Ya'akov, Dios no exige perfección instantánea, sino que nos conduce poco a poco, haciendo incursiones en nuestro egocentrismo y haciendo Su obra en nuestras vidas un paso a la vez.532

 

< previous page
next page >

Génesis | Exodo | Isaias | Rut | Ester | Jeremias
La Vida de David | Jonas | Judas | La vida de Cristo | Hebreos | Apocalipsis
English | Español | Testimonios | Acerca de nosotros