Ac – El Libro de Ester Desde una perspectiva judía

El Libro de Ester
Desde una perspectiva judía

Para mi hija Erin, quien seguramente iría ante el rey sin una invitación a riesgo de su
vida para proteger a su familia. Ella tiene el corazón, el coraje y la sabiduría de una reina.

Todos amamos una buena historia. Si esta habla de la propia familia, la vemos con buenos ojos, tanto mejor si da evidencia de que ADONAI trabaja en nuestras vidas para asegurar el futuro. Todo esto es verdad en el libro de Ester. Aunque no se hace mención de la providencia del SEÑOR, es obvio que está orquestando todo detrás de las escenas. La reversión dramática de un destino horrendo que parecía destinado a aniquilar a toda la raza judía impresionó tanto al autor humano que escribió una historia para todas las edades. Sigue siendo la historia favorita número uno entre las familias judías y, como costumbre tradicional, se lee todos los años en Purim. Pero, sin embargo, plantea muchas preguntas. ¿Dios todavía tiene el control? ¿Todavía está Él activo en las vidas de Su pueblo y está elaborando Su plan, o ha abandonado a Isra’el? El narrador de esta historia épica responde esas preguntas para su propia generación.

El escenario histórico

El libro tiene lugar en el período persa (539-331 aC) después de que muchos israelitas habían regresado del exilio babilónico a la tierra de “Palestina” para reconstruir el templo y establecer el sistema de sacrificios. La mayoría de los cautivos israelitas, sin embargo, eligieron no regresar a su patria. Deberían haber regresado porque tanto Isaías como Jeremías habían urgido a la nación anterior al exilio a abandonar Babilonia (Isaías 48:20, Jeremías 50:8 y 51:6) después de setenta años (Jeremías 29:10) para que ADONAI pudiera bendecirlos (Deuteronomio 28:1-14). Ester y Mardoqueo no habían regresado a la Tierra y no parecían interesados ​​en hacerlo. El nombre Jerjes es una derivación griega del persa Khshayarshan pero los judíos lo llamaron Asuero. Sucedió a su padre Dario I en el trono en 486 aC y fue un líder fuerte y efectivo. Los eventos en Ester ocurren entre Esdras 6 y 7, y se extienden durante un período de al menos diez años, desde 483 aC, el tercer año de Asuero (Ester 1:3) hasta el final de su duodécimo año (Ester 3:7). En el momento en que Asuero ascendió al trono, Persia estaba en conflicto con los griegos en su frontera occidental. El padre del rey, Darío I, había sido derrotado en su intento de tomar Atenas. El Imperio Persa descansaba preparándose para su próxima campaña contra los griegos.

El rey Asuero

El historiador griego Herodoto, que nació alrededor de la época en que Asuero ascendió al trono, escribió una historia de las guerras entre Grecia y Persia. Aproximadamente un tercio de su libro se ocupó del reinado de Asuero. Herodoto lo describió como audaz, ambicioso, apuesto, majestuoso y autoindulgente en todos los sentidos. En un momento se sintió atraído por la esposa de su hermano Masistes. Cuando ella lo rechazó, ¡Asuero casó a la hija de su hermano, Artaynte (su sobrina), con su hijo Darío II y luego él sedujo a Artaynte! El rey permitió que su esposa se vengara de la madre de Artaynte, y cuando Masistes contraatacó, Asuero mandó ejecutar a su propio hermano y sobrinos junto con su ejército.

Este era el mismo rey que ordenó construir un puente sobre el Helesponto. Pero al saber que el puente había sido destruido por una tormenta marina justo después de su finalización, estaba tan ciegamente furioso que ordenó que se infligieran trescientos golpes de flagelo en el mar y arrojar un par de grilletes en el Helesponto. Luego los desafortunados constructores del puente fueron decapitados.

Él era el mejor amigo o el peor enemigo. Después de que Pitio de Lidia le ofreciera una suma de oro equivalente a decenas de millones de dólares para sufragar los gastos de una campaña militar, el rey se sintió tan complacido que le devolvió el oro, junto con un generoso regalo. Pero poco después, cuando el mismo Pitio pidió a Asuero que perdonara a su hijo mayor de la ejecución, su único apoyo en su vejez, el rey ordenó furiosamente que se cortara al hijo por la mitad y el ejército marchase entre las mitades. En resumen, la descripción de Herodoto de Asuero es exactamente lo que encontramos en el libro de Ester, por increíble que nos parezcan sus obras.1

Características únicas

Así como el carácter judío de Ester estuvo oculto durante la mayor parte del libro, el nombre de Dios también está oculto. Como si estuviera escrito en un código diseñado específicamente para los judíos, el nombre de ADONAI está oculto cuatro veces en el texto hebreo para aquellos que quisieran buscarlo. Como se explicará más adelante en el comentario mismo, el nombre YHWH está escondido en 1:20, 5:4, 5:13 y 7:7. Otras características únicas se ven en el hecho de que el Nuevo Pacto no cita el libro de Ester, ni se han encontrado copias de él entre los Rollos del Mar Muerto. La Torá o los sacrificios tampoco se mencionan en el libro. No se menciona ni siquiera un pequeño milagro en el libro. La oración nunca se menciona, aunque ayunar sí es mencionado. En otros libros post-exílicos, la oración es muy importante para los personajes principales (Edras y Nehemías son buenos ejemplos), pero en Ester nada se dice al respecto. Creo que es justo decir que tanto Ester como Mardoqueo parecen haber carecido de conocimiento espiritual, excepto en su seguridad de que el SEÑOR protegería a su pueblo.

Público destinatario

Saber quiénes fueron los destinatarios originales de Ester nos ayuda a interpretar el libro. Ester incluye una serie de fechas que vinculan el relato a un momento particular en el Imperio Persa, pero no hay evidencia explícita sobre su público destinatario. Algunos creen que el libro fue escrito en Persia y llevado de vuelta a Palestina, donde fue agregado a la colección de libros bíblicos. Sin embargo, lo más probable es que el autor vivió en Palestina y escribió su relato de los acontecimientos que había visto suceder en el Imperio Persa, en beneficio de los judíos que vivían dentro y fuera de la Tierra.

En el momento de la redacción, los judíos en Palestina atravesaban momentos difíciles en su lucha por reconstruir su nación y restablecer la adoración en el templo. La gente no estaba en buena forma espiritual. Por supuesto, tanto Esdras como Nehemías notaron la razón de la baja condición de la nación: los israelitas no habían estado siguiendo la Palabra de Dios y, por lo tanto, estaban bajo Su maldición en vez de Su promesa de bendición (Deuteronomio 28-30). El libro de Ester, entonces, habría sido un gran estímulo para aquellos judíos en apuros. Les habría ayudado a darse cuenta de que los enemigos circundantes que parecían tan abrumadores nunca podrían conquistarlos a ellos.2

Autor y fecha

El autor de Ester es desconocido, pero fue casi seguro un judío que vivía en el Imperio Persa, tal vez incluso en Susa, ya que tenía un conocimiento tan exacto de las costumbres y términos persas como lo tienen los arqueólogos modernos. El Talmud dice que los hombres de la Gran Sinagoga fueron sus autores (vea el comentario sobre La vida de Cristo Lg – El gran Sanedrín). Pero más que probable, el autor era una simple persona, y no necesariamente uno famoso en eso. Su descripción de la ciudadela de Susa fue muy precisa. El relato tiene todas las características de una persona que estaba realmente allí, ya que describió los eventos como un testigo ocular. Por un lado, probablemente escribió después de la muerte de Asuero en el 465 aC, cuando una descripción tan poco halagüeña del rey no habría puesto en peligro ni a él, ni a Mardoqueo ni a Ester. Por otro lado, casi con certeza escribió antes de que Alejandro Magno conquistara el Imperio Persa en el año 331 aC, ya que usó palabras persas con frecuencia, pero nunca usó palabras griegas.

Propósito del libro

Ester fue escrito para alentar a los exiliados judíos que regresaban, recordándoles la fidelidad de ADONAI que cumpliría Sus promesas a la nación. El autor describía la preservación infalible de su pueblo por Dios, incluso de personas desobedientes como Ester y Mardoqueo, que no habían regresado a la tierra de Palestina. El autor humano también explicó cómo comenzó la fiesta de Purim. Cada vez que se leyera el libro de Ester, alentaría a los judíos en la Tierra o en la Diáspora.

El libro de Ester todavía es atesorado por los judíos de hoy y se lee anualmente en las sinagogas en Purim porque encuentran en él la tranquilidad de que sobrevivirán como pueblo contra los poderes que quieren destruirlos. Su significado contemporáneo para el pueblo judío se refleja en las palabras de Robert Gordis:

Los antisemitas siempre han odiado el libro, y los nazis prohibieron leerlo en los crematorios y los campos de concentración. En los días oscuros antes de su muerte, los presos judíos de Auschwitz, Dachau, Treblinka y Bergen-Belsen escribieron el libro de Ester de memoria y lo leyeron en secreto en Purim. Tanto ellos como sus enemigos brutales entendieron su mensaje. Este libro inolvidable enseña la resistencia y la aniquilación judías, entonces como ahora, representa el servicio a Dios y la devoción a Su causa. En todas las épocas, los mártires y héroes, así como los hombres y las mujeres comunes, han visto en él no simplemente un registro de la liberación pasada, sino una profecía de salvación futura.3

 

2019-02-11T13:31:36+00:00 0 Comments

Leave A Comment