Ae – Judas, un esclavo de Jesucristo Judas 1-2

Judas, un esclavo de Jesucristo
Judas 1-2

ESCUDRIÑAR: ¿Qué sabe acerca de Judas? ¿Cómo se describe a sí mismo y a sus compañeros creyentes? De su descripción, ¿qué significa ser alguien que ama al Dios de Abraham, Isaac y Jacob? ¿Qué comprende la primera terna? ¿Qué palabras son prominentes en la segunda terna? ¿Cómo nos preserva el Señor?

REFLEXIONAR: ¿Cómo es usted un esclavo de Jesucristo? ¿Qué significa ser un siervo? ¿De qué manera es amado por Dios el Padre y guardado por Jesús el Mesías (Yeshua ha Mashiaj)? En la primera terna, ¿cuál de las tres palabras significa más para usted en este momento? ¿Por qué?

Judas, un siervo de Jesús el Mesías, y hermano de Jacobo, a los llamados, amados en Dios Padre y guardados para Jesús el Mesías. ¡Misericordia y paz y amor os sean multiplicados! (Judas 1-2).

Judas, un siervo de Jesús el Mesías (Judas 1a). Él no se llama a sí mismo un apóstol, como lo hicieron Pablo y Pedro en sus presentaciones. Un siervo de Jesús (Yeshua) el Mesías, probablemente no pretende transmitir que Judas era un esclavo en el sentido de que todos los creyentes son siervos de Cristo, sino en ese sentido especial en el que aquellos estaban atados a Su servicio, estaban empleados en la predicación y difusión de Su palabra.9

Y hermano de Jacobo (Judas 1b). Judas era un hombre que estaba cómodo estando en segundo lugar. No era tan conocido como Jacobo, pero estaba contento de ser conocido como el hermano de Jacobo. No hay auto engrandecimiento allí. En esto, él era lo mismo que Andrés, que era el hermano de Simón Pedro (Juan 6:8). Él también fue descrito por su relación con un hermano más famoso. Judas y Andrés podrían haber estado celosos o resentidos, pero tenían el gran don de estar detrás a los hermanos a cuya sombra ambos tenían que vivir.

El único título de honor con el que Judas se permitió ser llamado fue ser esclavo de Jesucristo, más que el hermano de Jesús (vea el comentario sobre La vida de Cristo Fj: ¿No es este el hijo del carpintero? ¿No son sus hermanos Santiago, José, Simón y Judas?). Es decir, Judas se consideraba a sí mismo con un solo propósito y una distinción en la vida: estar siempre a disposición de Jesús para servir en Su causa. La mayor gloria que cualquiera de nosotros puede alcanzar es ser de utilidad para Jesús el Mesías.10

Judas presenta la primera terna, que explica lo que significa ser salvo. Antes de sumergirnos en los terribles contenidos de Judas, donde leemos sobre el juicio de ADONAI sobre todos los que se apartan de la verdad de Su Palabra, somos consolados y alentados con algunas de las palabras más dulces de seguridad que se encuentran en cualquier parte de la Biblia. En caso de que podamos temer que la apostasía y las falsas enseñanzas de los últimos días nos arrebaten, el Espíritu Santo asegura en nuestro corazón que Dios nos ha llamado, que nos ama, y que nos está guardando para Su Hijo, pase lo que pase a nuestro alrededor.11

Primero, a los que han sido llamados refleja el pasado (Judas 1c). Llamado traduce el adjetivo pronombre kletos, que está relacionado con el verbo familiar kaleo, que significa llamar. Es la palabra principal en la oración con dos participios perfectos que describen a los creyentes. En el texto griego se coloca al final de la oración para dar énfasis. Es un adjetivo que se usa para describir a quienes son llamados en el sentido de ser invitados, por ejemplo, a un banquete. Incluso como lo sugiere la traducción al inglés, la palabra transmite la idea de ser elegido o seleccionado personalmente. Es el llamamiento efectivo del Espíritu Santo (Ruaj HaKodesh), donde el SEÑOR llama a los creyentes a Sí mismo. Él los separa y los elige como sus hijos.

Judas aquí no está escribiendo sobre la invitación general de ADONAI a los pecadores (Isaías 45:22; Mateo 11:28; Lucas 14:16-24; Juan 7:37), un llamado que muchas veces es rechazado (Mateo 12:14; Lucas 4 :16-19, 28-30; Hechos 4:13-18). Más exactamente, él está hablando del llamado interno y especial de Dios a través del cual Él despierta la voluntad humana y proporciona vida espiritual, permitiendo a los pecadores muertos una vez, que abrasen el Evangelio por fe. (Juan 5:21; Hechos 16:14; Efesios 2:5). Es a lo que el Mesías se refirió cuando dijo: Nadie puede venir a mí si el Padre que me envió no lo atrae (Juan 6:44a). Por lo tanto, este llamamiento está aparte de las obras (2 Timoteo 1:8-9; Romanos 1:6-7, 8:30; 1 Corintios 1:1-2, 9, 24; 1 Timoteo 6:12; Primera de Pedro 3:9; Apocalipsis 17:14).12

Segundo, quienes son amados en Dios el Padre es una referencia al presente (Judas 1d), que es el resultado de ser elegido por Dios el Padre. El participio está en tiempo perfecto, hablando de un acto completo pasado que tiene resultados presentes y permanentes (Efesios 1:4-5). Somos objetos permanentes del amor del SEÑOR, no solo a través del breve lapso de esta vida, sino por toda la eternidad. Como Pablo le dijo a la iglesia en Roma: Pero Dios demuestra su mismo amor hacia nosotros en que, siendo nosotros aún pecadores, el Mesías murió por nosotros (Romanos 5:8; también vea Juan 3:16, 13:1; Primera de Juan 4:10, 19).

Juan escribió esto acerca del amor de ADONAI para los creyentes: ¡Mirad qué clase de amor! El Padre nos ha concedido que seamos llamados hijos de Dios, y lo somos (Primera de Juan 3:1a). La frase qué clase es potapos, que originalmente significaba “¿De qué país?” Describe el amor divino como algo que nos es ajeno y que está fuera de la esfera de nuestro entendimiento, el amor de un mundo diferente, como si fuera una cultura ajena. Por lo general, no amamos a los extraños, especialmente a nuestros enemigos (Mateo 5:43-48), sin embargo, el Señor eligió amarnos incluso cuando éramos desafiantes pecadores (Efesios 2:1-10; Juan 15:13, 16; Primera a Timoteo 1:12-16; Primera de Juan 4:19).

Tercero, y guardado para Jesús el Mesías, expresa la seguridad más positiva con respecto a nuestro futuro (Judas 1e). Aquí nuevamente, Judas usa el tiempo perfecto, lo que significa mantener continuamente. Yeshua preserva a aquellos que confían en Él hasta Su Segunda Venida (Primera a Tesalonicenses 5:23b; Segunda a Timoteo 1:12; Primera de Pedro 1:5; Judas 24). La palabra guardado aquí es la palabra griega tereo y significa guardar, sostener firmemente, mantener. Nuestro Señor oró: Ya no estoy en el mundo, pero ellos están en el mundo, y Yo voy a ti. Padre Santo, guárdalos (tereo) en tu nombre, el cual me has dado, para que sean uno como Nosotros (Juan 17:11b). ¡Los creyentes son guardados!

La trinidad está a la vista aquí. Nos han llamado por el Espíritu Santo, Amado por Dios el Padre, y guardado para Jesucristo. En consecuencia, el conocimiento del llamadode Dios, Su amor y guarda nos da seguridad y shalom (paz) en tiempos de apostasía.

A Judas le encanta agrupar lo que tiene que decir en ternas. En la primera terna, describió a los creyentes como llamados, amados y guardados. Ahora en la segunda terna. ora por sus lectores: ¡Misericordia y paz y amor os sean multiplicados! (Judas 2). La oración de Judas es que disfrutemos continuamente la bendición de ADONAI, sin importar cuán dura sea la batalla espiritual (Primera de Pedro 1:2; Segunda de Pedro 1:2).

La salvación que el SEÑOR provee para Sus hijos es aquella que es rica en bendiciones (Salmo 92:12-14; Mateo 6:31-33; Juan 10:10; Hechos 20:32; Romanos 9:23; Segunda a Corintios 9:8-10; Filipenses 4:19), tres de las cuales son misericordia, paz (shalom) y amor. Esta triple declaración ocurre solo aquí en el Nuevo Pacto.

Primero, La bendición de ADONAI consiste en un suministro generoso de Su misericordia (Judas 2a). Cuando nosotros cometemos un pecado, siempre encontraremos un suministro generoso de la misericordia de Dios (Marcos 5:19; Lucas 1:50) recurriendo a Su trono de gracia (Hebreos 4:16). Pablo (rabino Saulo) escribió a la iglesia en Roma que el SEÑOR reveló la riqueza de Su gloria en vasos de misericordia que preparó para gloria (Romanos 9:23). Los objetos de Su misericordia son los creyentes que continuamente reciben los derrames de Su Misericordia, como tazas o vasijas que se rellenan constantemente con agua.

Segundo, para satisfacer las necesidades de cada situación, ADONAI también multiplica Su Shalom a los creyentes (2b). Esta es una paz que se deriva de saber que están perdonados. Yeshua consoló a sus apóstoles con estas palabras: Paz os dejo, mi paz (Shalom) os doy. Yo os la doy no como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón ni se acobarde (Juan 14:27, ver también el Salmo 29:11; Isaías 9: 7; Jeremías 33: 6; Lucas 2:14; Romanos 5:1; Primera a Corintios 14:33; Gálatas 5:22; Filipenses 4:7; Colosenses 3:15; Primera a Tesalonicenses 5:23).

Tercero, Dios nos bendice aún más con un constante derramamiento de Su amor, y Él quiere que lo tengamos en abundancia (2c). Pablo (rabino Saulo) dijo: el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado (Romanos 5:5b; también vea Juan 16:27; Efesios 2:4; Segunda a Tesalonicenses 2:16; Primera de Juan 4:7-10). Sin lugar a dudas, el Señor derrama sus bendiciones sobre los que él llama, ama, y los sostiene. Pero esas bendiciones vienen con gran responsabilidad, un tema serio al que Judas ahora se dirige en los siguientes dos versículos.

Para nosotros hoy, ser guardados para Jesús el Mesías es un pensamiento muy reconfortante en medio de nuestro atribulado mundo. Lo que Judas declara que es verdad para los creyentes es exactamente por lo que el mismo Jesús el Mesías oró (Juan 17:11). Naturalmente, prestamos gran atención a la gracia de ADONAI en la conversión cuando somos salvos de nuestros pecados, y anticipamos con alegría el día en que la gracia de Dios se mostrará de nuevo al regreso de Jesús el Mesías (Yeshua ha Mashiaj). Pero es fácil para nosotros olvidarnos de la gracia de preservación del Señor, ya que Él trabaja poderosa y diariamente en y entre nosotros.

Leemos sobre este trabajo de preservación en muchos lugares del Nuevo Pacto. Pedro asegura a los creyentes que están siendo perseguidos: que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación, que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero, en lo cual os alegráis grandemente (Primera de Pedro 1:5). Y al escribir a los creyentes que estaban perturbados por los falsos maestros y temerosos de su relación con ADONAI, Juan les escribe: Sabemos que cualquier persona nacida de Dios no sigue pecando continuamente como un patrón de su vida. Sabemos que todo el que es nacido de Dios no peca, pues el que fue engendrado por Dios lo guarda, y el maligno no lo agarra (Primera de Juan 5:18).

Los creyentes tienen muchas razones para estar ansiosos hoy. Jesús (Yeshua) dijo: En el mundo tenéis aflicción. Pero una cosa de la que no debemos preocuparnos es la fidelidad de Dios al sostenernos en nuestra fe. Pero confiad, Yo he vencido al mundo (Juan 16:33). Esto no significa que no tenemos ninguna responsabilidad en el asunto. Judas deja claro lo que hacemos: conservaos en el amor de Dios, aguardando la misericordia de Jesús el Mesías, nuestro Señor, para vida eterna (Judas 21). Y note lo que Pedro dice en el versículo citado anteriormente, que es a través de la fe que estamos protegidos por el poder de Dios. Pero comenzamos, como siempre deberíamos en nuestro caminar con el SEÑOR, con Dios y Su gracia. Él nos protege tanto de la persecución humana como de la destrucción satánica. Nada en el mundo físico o espiritual podrá separarnos del amor de Dios, que es en Jesús el Mesías, Señor nuestro (Romanos 8:39).

Tales recordatorios son importantes porque es fácil, en medio de la depresión, la tentación o la crisis, que nos olvidemos de la gracia preservadora de ADONAI. Sin embargo, es esta gracia asombrosa, como se canta en el famoso himno, que dice “nos ha traído hasta aquí, y… me llevará a casa”.13

2019-05-11T13:17:23+00:00 0 Comments

Leave A Comment