Af – El peligro de los apóstatas Judas 3-4

El peligro de los apóstatas
Judas 3-4

La advertencia de Salomón: compra la verdad y no la vendas (Proverbios 23:23a) señala el hecho de que la verdad es un bien extremadamente valioso en la Biblia. Después de todo, ADONAI es el Dios de verdad (Salmo 31:5; Isaías 65:16), habiendo magnificado su Palabra, que es la verdad. (Salmo 119:160; Juan 17:17). El Señor Jesús (Yeshua) El Mesías, Dios en carne humana está lleno de gracia y verdad (Juan 1:14), siendo él mismo El Camino, y La Verdad y La Vida (Juan 14:6). El Espíritu Santo es el Espíritu de la Verdad (Juan 14:17), sellando la salvación de aquellos que abrazan la palabra de verdad (Efesios 1:13). Y la Iglesia es la columna y baluarte de la verdad (Primera a Timoteo 3:15), protege y proclama la verdad del Evangelio. (Colosenses 1:5). Entonces conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres (Juan 8:32).

Aunque el pueblo de Dios a veces olvida la importancia de la verdad, el Adversario nunca lo hace. Desde la caída, el padre de la mentira (Juan 8:44) ha hecho todo lo posible para destruir, ocultar y distorsionar la verdad. Él intenta constantemente reemplazar la verdad con mentira y engaño. Parece extraño, pero sus ataques más mortíferos no provienen de los apóstatas, sino de aquellos que profesan saber la verdad, pero mienten. Los agentes más efectivos del diablo, como los terroristas espirituales, se infiltran en secreto en la iglesia o en la sinagoga mesiánica (iglesias mesiánicas), donde se hacen pasar como auténticos pastores, líderes o maestros. Pero si se supiera la verdad, se verían expuestos como impostores que dicen conocer a Cristo, pero en realidad lo rechazan. Porque éstos son falsos apóstoles, obreros fraudulentos, disfrazándose como apóstoles de Cristo (Segunda a Corintios 11:13 RVG). Son hombres corruptos, privados de la verdad, que suponen que la piedad es una fuente de ganancia (Primera a Timoteo 6:5), y deben ser fuertemente enfrentados y erradicados, no sea que atraigan a almas inestables y las lleven a la ruina (Segunda de Pedro 2:14).14

El Nuevo Pacto (Brit Hadashah) advierte continuamente del peligro que los falsos maestros apóstatas representan para las congregaciones de Dios. Ambos, Jesús (Mateo 7:15) y Pablo (rabino Saulo) (Hechos 20:29) compararon sus ataques salvajes con los de los lobos viciosos. Jesús (Yeshua) advirtió y serán levantados muchos falsos profetas y engañarán a muchos (Mateo 24:11). Pablo también advirtió a Timoteo: Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos (acharit-hayamin) algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios (Primera a Timoteo 4:1). Tanto Pedro como Juan advirtieron contra estos lobos con ropa de oveja (Segunda de Pedro 2-3; Primera de Juan 4:1-3; Segunda de Juan 7), al igual que Judas.

2019-05-11T13:37:59+00:00 0 Comments

Leave A Comment