La revelación de Jesucristo,
que Dios le dio
1: 1-3

ESCUDRIÑAR: ¿Cuál es esta revelación? En este caso, ¿quién es revelado? ¿Por quién? ¿A quién? ¿Con qué propósito? ¿Quién es Juan? ¿Quién no puede entender este libro? ¿Por qué? ¿Qué dice el libro sobre los ángeles? ¿Cómo usa este libro el TaNaJ? ¿En qué sentido es inminente el regreso del Mesías?

REFLEXIONAR: ¿De qué manera es usted un siervo de Jesucristo? ¿Cómo se siente al recibir una bendición por escuchar y tomar en serio lo que está escrito en este libro? ¿Qué significa para usted cuando toma algo en serio?

Mucha gente está fascinada, incluso obsesionada con el futuro. Leen fielmente sus horóscopos, buscan lectores de cartas del Tarot, leen las palmas de sus manos, se alimentan de libros futuristas de ciencia ficción o llaman a algún anunciante de “línea psíquica” en la televisión. Algunas personas se hunden más profundamente en lo oculto, buscando médiums (como lo hizo el Rey Saúl), intentando inútil y pecaminosamente obtener información sobre lo que vendrá consultando a los muertos en nombre de los vivos (Isaías 8:19). Pero todos esos esfuerzos para conocer el futuro son inútiles. Solo hay Uno que sabe y decide el futuro, y ese es ADONAI (Isaías 44:7, 45:21, 46:9-10). Solo en las Escrituras se puede encontrar la verdad sobre el futuro. Los profetas del TaNaJ y Cristo mismo, proporcionan vislumbres del futuro. Pero, en toda la Biblia, el libro de Apocalipsis proporciona la mayoría de los detalles. Es la piedra angular de la profecía y detalla elregreso de Jesús y el establecimiento de Su reino eterno.8

ADONAI reveló el fin de nuestro mundo a Juan aquí en Apocalipsis 1:1, y le reveló el principio de nuestro mundo a Juan cuando dijo: En un principio era el Logos, y el Logos estaba ante Dios, y Dios era el Logos (Juan 1:1).

La Revelación… (1:1a): Hay quienes están confundidos con el libro de Apocalipsis, viéndolo como un libro misterioso que no se puede entender. Martin Lutero dijo que no podía “detectar de ninguna manera que loprodujo el Espíritu Santo“. Pero nada podría estar más lejos de la verdad. Lejos de ocultar la verdad, el libro de Apocalipsis revela la verdad. Este es el último capítulo de lahistoria de salvación de Dios y relata cómo termina la historia. Así como la descripción de la creación de ADONAI al principio era clara (Génesis 1:1), también lo es Su registro final.

La primera palabra griega de este libro, apokalupsis, traducida la revelación, prepara el escenario. Aparece dieciocho veces en el Nuevo Pacto. Cuando se usa para una persona, la palabra significa descubrir algo oculto, dar a conocer lo que el hombre no podría descubrir por sí mismo. Deja claro que el libro que presenta no es un libro de sabiduría humana, ni tampoco una discusión de problemas filosóficos o teológicos. Es revelación.9 Contiene verdades que habían estado ocultas, pero que ahora se han dado a conocer. Aunque no cita directamente el TaNaJ, 278 de sus 404 versículos apuntan a la verdad revelada en él, y deja en claro lo que simplemente se sugirió allí.

La Revelación de Jesús el Mesías… (1:1b): Si bien es cierto que toda la Biblia es revelación acerca de Dios (Segunda a Timoteo 3:16), de manera especial el libro de Apocalipsis es la revelación acerca de Jesucristo. Y aunque el libro es ciertamente de Cristo (22:16), también se trata de Él. Los evangelios son también acerca de Jesús (Yeshua) y lo presentan a Él en Su Primera Venida como el Cordero de Dios (Juan 1:29); sin embargo, el libro de Apocalipsis lo presenta a Él como el León de la tribu de Judá (5:5) en Su Segunda Venida. A medida que presenciamos los acontecimientos que conducen alReino venidero del Mesías, nuestra imagen mental de la persona de Jesús sevuelve más clara. Esto es cierto porque el testimonio de Jesucristo visto en el versículo 2 es en sí mismo el espíritu, o corazón interno, de la profecía (19:10). La persona y el ministerio de Jesús (Yeshua) es el modelo que conecta todas las piezas del rompecabezas profético.

Que Dios le dio para manifestar a sus siervos lo que debe suceder en breve, y la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan (1:1c): Dios el Padre dio esta revelación a Dios el Hijo para manifestar a sus siervos lo que debe suceder. Lo dio a conocer enviando su ángel a su siervo Juan. Los ángeles son importantes en este libro y selosmenciona sesenta y siete veces. Note el orden, Dios el Padre le dio Su mensaje a Dios el Hijo, quien lo dio a conocer a Su ángel, quien se lo dio a Juan para que nos lo diera a nosotros. Entonces Jesucristo es el mediador, a través del cual, la revelación viene porque Dios el Padre es la fuente última.

Para mostrar a sus siervos (1:1d): El objeto de la revelación es para los creyentes, que son caracterizados como Sus siervos. La palabra griega para siervos es doulos y literalmente significa esclavo (Mateo 22:8; Marcos 13:34). Pero doulos era un tipo único de esclavo, uno que servía por amor y devoción a su amo. Mas si el siervo dijera insistentemente: Yo amo a mi señor, a mi mujer y a mis hijos. No saldré libre. Entonces su señor lo acercará ante ’Elohim y lo hará llegar a la puerta o a la jamba de la puerta, y su señor le perforará la oreja con un punzón, y él le servirá para siempre (Éxodo 21:5-6). Había una diferencia entre un esclavo y un siervo. Las circunstancias más allá del control de alguien lo hacían un esclavo. Pero un siervo elegía seguir siendo un esclavo permanente. En ese caso, su oreja debía ser perforada con una marca permanente, simbolizando su nuevo estado.

Es por eso que el mundo no puede entender este libro (1 Juan 2:15-17). No fue hecho para ellos. Fue dada de Dios Padre a Dios el Hijo para mostrar a aquellos que voluntariamente le sirven a Él. Quienes se niegan a reconocer a Jesús como Señor no pueden comprender lo que se revela aquí. El hombre sin el Espíritu, Pablo lo explica: un hombre natural no acepta las cosas del Espíritu de Dios, porque para él son necedad, y no puede entenderlas porque se han de discernir espiritualmente (Primera a los Corintios 2:14). Pero Jesús (Yeshua) dijo a sus apóstoles: Porque a vosotros ha sido dado a conocer los misterios del reino de los cielos, pero a ellos no ha sido dado. Por esto les hablo en parábolas, porque viendo no ven, y oyendo no oyen, ni entienden (Mateo 13:11 y 13). La verdad divina está oculta para los sabios del mundo. No encuentran nada en este libro más que desconcierto y caos. Para Sus siervos dispuestos, sin embargo, es un camino iluminado (Salmo 119:105), y una revelación del futuro profético.

Lo que debe suceder pronto (1:1e): La palabra griega para pronto es tachos (o taquei), que puede significar pronto o rápidamente (Lucas 18:8; Romanos 16:20). El contexto determina cuál se usa. El contexto aquí indicaría que la palabra no expresa la velocidad con la que el Mesías actúa cuando Él viene, pero sí la cercanía de Su venida. En la literatura profética, el futuro siempre se representa como algo más allá de nosotros. Existe esta idea de inminencia en todo el TaNaJ y Brit Hadashah, una insistencia, realmente, en la cercanía del fin. ¡Pero han pasado más de veinte siglos desde que se escribieron estas palabras! ¿Cómo explicamos esta paradoja? Necesitamos darnos cuenta de que la encarnación-crucifixión-resurrección-ascensión, por un lado, y la Segunda Venida, por otro lado, son realmente un evento divino. Solo se mantienen separados por la misericordia del Mesías, que desea dar a la humanidad todas las oportunidades para arrepentirse (Segunda de Pedro 3:9). Por lo tanto, cuando pensamos en la inminencia de esta manera, podemos ver que la Segunda Venida siempre está un poco más allá de nosotros porque la encarnación-crucifixión-resurrección-ascensión ya ha tenido lugar. Esta es una parte esencial de nuestra fe. Desde el nacimiento de Cristo, los creyentes han estado viviendo en los últimos días. Y ahora, hijitos, permaneced en Él, para que cuando sea manifestado, tengamos confianza y no nos apartemos de Él avergonzados en su venida (Primera de Juan 2:28).

DIOS…la declaró enviándola por medio de su ángel a su siervo Juan (1:1f): La frase: la declaró, es del verbo griego semaino (o esemanen), que significa dar a conocer por señales o símbolos, pero también incluye la comunicación por palabras.10 En el libro de Apocalipsis, tenemos tanto palabras como símbolos. Es el único libro de la Biblia en el que Su ángel da a conocer esto a su autor humano. Más tarde, Jesús (Yeshua) reafirmaría esto al anunciar: Yo Jesús he enviado a mi ángel para daros testimonio de estas cosas sobre las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David, la ESTRELLA resplandeciente de la mañana (22:16a). Los ángeles fueron tan activos en darle el libro de Apocalipsis a Juan, como lo fueron en darle la Torá a Moisés (Hechos 7:53; Gálatas 3:19; Hebreos 2:2). Por lo tanto, los ángeles son muy visibles en el libro. Aparecen en todos los capítulos excepto en los capítulos 4 y 13. De hecho, las palabras ángel o ángeles aparecen setenta y un veces en Apocalipsis, más que en cualquier otro libro de la Biblia. Por lo tanto, este libro nos dice mucho sobre el ministerio de los ángeles.

A su siervo Juan (1:1g), el cual dio testimonio de la palabra de Dios y del testimonio de Jesús el Mesías: de todo cuanto vio (1:2). El escritor de la revelación se identifica a sí mismo como Juan, y el testimonio uniforme de la Iglesia primitiva era que este fue, de hecho, Juan el apóstol. Algunos afirman que fue otro Juan, en gran parte porque el vocabulario de Apocalipsis parecía diferente del vocabulario del evangelio y las epístolas de Juan. Sin embargo, no puede haber duda de que el discípulo al cual Jesús amaba (Juan 13:23a) escribió la revelación, así como la Palabra de Dios y el testimonio sobre Jesús el Mesías en el libro de Juan.

Juan siempre tuvo cuidado de hacer hincapié en que él escribió sólo lo que había visto y oído. Pero él realmente tiene una visión completa. En lasobservaciones finales de su evangelio, dijo: Éste es el discípulo que da testimonio de estas cosas, y el que escribió estas cosas. Y sabemos que su testimonio es verdadero (Juan 21:24). Al escribir sobre los asombrosos eventos de la crucifixión, Juan escribió sobre sí mismo: Y el que lo ha visto, da testimonio, y su testimonio es verdadero, y él sabe que dice la verdad, para que también vosotros creáis (Juan 19:35). Las palabras de apertura de su primera epístola de nuevo hacen hincapié en que él había visto y oído, y acerca de Aquel del queestaba escribiendo, concluyendo con él diciendo: Lo que hemos visto y oído os lo anunciamos (Primera de Juan 1:3a). Aunque Juan vio cuarenta y cuatro visiones diferentes de la revelación, él quería que nosotros supiéramos que él solamente estaba escribiendo lo que había visto y oído, nada más ni nada menos. Para nosotros, la Revelación es una profecía, para Juan fue una historia real, registrada justo como él laobservó.11

Bienaventurado el que lee y los que oyen las palabras de la profecía, y guardan las cosas en ella escritas (1:3a). En el primer siglo, no todos tenían una Biblia y, cuando se juntaban para adorar, generalmente alguien leía las Escrituras en voz alta siguiendo el modelo de la sinagoga. Juan dice que uno es bendecido solo por leerlo. Esta es la primera de las siete bendiciones en el libro de Apocalipsis (1:3, 14:13, 16:15, 19:9, 20:6, 22:7, 22:14). Esta primera bendición es paralela a Lucas 11:28: Pero Jesús respondió: Antes bien, bienaventurados los que oyen la palabra de Dios y la obedecen. Es muy significativo que desde el principio del libro de Apocalipsis tengamos este llamado a la acción. Juan pide una respuesta moral. Esto es bastante diferente a la mayoría de la literatura apocalíptica. Este es el único libro de la Biblia que promete una bendición para el que lee, escucha y guarda las palabras de esta profecía.

El libro de Apocalipsis encierra promesas de bendición, al igual que las bienaventuranzas en Mateo 5:3 y 11. Por lo tanto, la promesa de bendición aquí en 1:3 está relacionada a la de 22:14, donde Jesús proclama: Bienaventurados los que lavan sus ropas, para tener derecho al árbol de la vida, y entrar en la ciudad por las puertas.

Bienaventurados… los que oyen las palabras de la profecía, y guardan las cosas en ella escritas (1:3b). Está claro que no se puede guardar lo que no se tiene, ni podría ser bendecido por eso. Por lo tanto, esta sorprendente promesa supone que aquellos que leen la revelación o la escuchan serán capaces de entenderla y aplicarla a sus vidas con la ayuda del Espíritu Santo. Esto solo puede ser cierto si las palabras de esta profecía se toman literalmente, cuando sea posible.

Pero estas palabras no solo deben leerse o escucharse, sino que deben tomarse en serio. Hay muchas bendiciones de Dios que son incondicionales, y los creyentes tienen derecho a ellas simplemente por el hecho de seguir a Cristo. Sin embargo, otras bendiciones de ADONAI son condicionales, y esta bendición aquí es una de ellas. Estudiar la profecía le da a uno amor y añoranza por el regreso de Cristo. Aquellos creyentes que aman y esperan Su regreso recibirán una corona especial (1 Tesalonicenses 2:19). Pero los creyentes a veces se privan de las bendiciones disponibles porque no toman en serio los aspectos condicionales del Señor. Si bien las bendiciones están disponibles por el estudio de la Palabra de Dios en general, una bendición especial está disponible a través del estudio y la aplicación de este libro en particular. El creyente, después de leer y escuchar lo que enseña el libro de Apocalipsis, también debe estar atento a que estas cosas sucedan y estar alerta para el cumplimiento de estas cosas. La misma advertencia para mirar se dio en el monte de los Olivos cuando Jesús dijo: ¡Velad, pues, porque no sabéis en cuál día viene vuestro Señor! Pero sabed esto: Si el dueño de la casa hubiera sabido a qué hora de la noche vendría el ladrón, velaría y no permitiría que se horadara su casa. Por esto, vosotros también estad preparados, porque el Hijo del Hombre viene a la hora que no pensáis (Mateo 24:42-44).

…porque el tiempo está cerca (1:3c): esta frase reafirma la verdad enseñada anteriormente en el primer versículo. Los eventos descritos en este libro son inminentes. La palabra griega para tiempo, no se traduce de cronos, que se refiere al tiempo en un reloj o calendario, sino de kairos, que se refiere a un tiempo decisivo, es decir, el tiempo del fin (Daniel 8:17; 11:35 y 40, 12:4 y 9). Entonces, debido al contexto del libro, esta vez obviamente se refiere a la Segunda Venida de Cristo (Lucas 12:35-40). A pesar del escepticismo de los burladores, quienes demandan: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? ¡Pues desde que durmieron los padres todo permanece igual desde el principio de la creación! (Segundo Pedro 3:4), Jesús el Mesías regresará. Y Su regreso está cerca.12 Si Él viniese hoy, ¿estará usted listo? ¿O se quedaría atrás?

Cuando la esperanza del retorno de Jesús (Yeshua) está en su corazón, usted sentirá lo que Juan sintió cuando él escribió: ¡Mirad qué clase de amor! El Padre nos ha concedido que seamos llamados hijos de Dios, y lo somos; por esto no nos conoce el mundo, porque tampoco lo conoció a Él. Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser, pero sabemos que cuando Él sea manifestado, seremos semejantes a Él, porque lo veremos tal como es. Y todo el que tiene esta esperanza en Él, se purifica a sí mismo, como Él es puro (1 Juan 3:1-3). Cuando la esperanza del regreso de Cristo, que es de lo que se trata el libro de Apocalipsis, está fija en usted, literalmente descansando en usted, se convierte en parte de su vida. Está usted buscando que Jesús aparezca, usted lo cree, está en su corazón. Con todos sus problemas y los problemas del mundo, usted se anticipa a esto y entonces usted es bendecido espiritualmente. Amén.