Mira, Él viene con las nubes
1: 4-8

ESCUDRIÑAR: ¿Qué tiene de significativo la forma en que Juan se refiere a Dios? ¿Cuáles son los significados de los títulos que le da a Jesús? ¿Cómo Él se refiere al Espíritu Santo? ¿De qué manera viene Él con las nubes? ¿En qué sentido es Jesús (Yeshua) Mesías el Alfa y la Omega? ¿Qué tema del libro de Apocalipsis se anuncia en 1:7? ¿Qué tiene de significativo el hecho de que todo ojo lo verá?

REFLEXIONAR: Si le pidieran que le dijera a alguien tres hechos sobre Jesús que son especialmente significativos para usted, ¿qué diría? ¿Por qué son importantes para usted? ¿Estos versículos provocan esperanza o miedo en usted? ¿Por qué?

El libro de Apocalipsis es el último thriller de acción. Cualquiera que ame los libros llenos de aventura y emoción ciertamente amará este libro. Contiene drama, suspenso, misterio, pasión y horror. Habla de la apostasía de las personas que fingen ser religiosas. Habla de un colapso económico incomparable y de la última guerra de la historia humana. La guerra que pondrá fin a todas las guerras, la Campaña de Armagedón, describe los desastres naturales que rivalizan en intensidad solo con el diluvio mundial de los días de Noé, ya que Dios derramará Su ira sobre la tierra maldita por el pecado. Habla de las intrigas políticas que conducirán a la ascendencia del dictador más malvado y poderoso que el mundo haya conocido. Finalmente, y lo más aterrador de todo, describe el juicio final y la sentencia de todos los rebeldes, angelicales y humanos, al tormento eterno en el infierno. Sin embargo, sorprendentemente, también es un libro de esperanza y alegría con un final feliz, ya que el pecado, la tristeza y la muerte son desterrados para siempre (21:4, 22:3). Por lo tanto, tomará algún tiempo para que se desarrolle el drama, por lo que, como cualquier buen escritor, Juan ofrece a sus lectores una vista previa de lo que vendrá más adelante en el libro.

Las cartas modernas tienen el nombre del remitente al final, pero los escritores antiguos ponían sus nombres al principio. Entonces aquí Juan seidentifica como el escritor a las siete iglesias en la provincia de Asia (1:4a). Hoy pensaríamos en esta área geográfica como Turquía. Debido a que fue escrito para siete iglesias, deja en claro que, sea lo que sea la revelación, también fue una carta. Sin duda, es un apocalipsis y una profecía, pero también fue una carta a las iglesias históricas reales que existieron en el primer siglo en Asia Menor. El propósito de los escritos de Juan era alentar, fortalecer y amonestar a los creyentes que formaban parte de estas iglesias, porque estaban bajo una gran persecución debido al problema del culto al emperador. Está claro que Juan estaba profundamente preocupado por estas iglesias debido a su conocimiento íntimo de cada una. Pero todos los creyentes deben aprender de lo que está escrito aquí.

Gracia y paz para ti: la palabra gracia proviene del griego que significa el favor inmerecido de Dios, y paz es la traducción hebrea de shalom, y tiene un significado específico para cualquiera que venga del lado semítico (1:4b). Shalom se refiere a la prosperidad de la persona en su totalidad, no solo su prosperidad física, sino también la prosperidad espiritual.

De Dios Padre: Esta gracia y paz vinieron de, la preposición de origen, lo que es y que era y que ha de venir (1:4c). Esta descripción enfatiza Su eternidad y nos lleva de regreso a la zarza ardiente donde Dios reveló Su nombre a Moisés. Después de que Moisés se opuso, Dios le dijo: Yo Soy EL QUE SOY(Ehyeh Asher Ehyeh: YO SOY/SERÉ EL QUE SOY/SERÉ). Y añadió: Así dirás a los hijos de Israel: YO SOY me ha enviado a vosotros. Dijo además ’Elohim a Moisés: Así dirás (Moisés) a los hijos de Israel: YHVH, el Dios de vuestros padres, Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros. Éste es mi Nombre para siempre jamás, y éste es mi memorial de generación en generación (Éxodo 3:14-15).

De Dios el Espíritu Santo: Este mensaje es también “de” los siete espíritus que están ante su trono (1:4d), el trono del Padre. Esta palabra de se repite tres veces para la Trinidad. Aquí señala al Espíritu Santo en Su plenitud porque siete es el número de plenitud. Para estar seguro, es una manera inusual de referirse al Espíritu Santo, pero Él es Aquél delque se habla aquí. Descrito en lenguaje antropomórfico, así como Yeshua el Mesías puede sentarse a la diestra de Dios Padre, el Ruaj HaKodesh puede ministrar ante Su trono. Los siete espíritus se refieren a siete atributos del Santo Espíritu, que se dan en Isaías 11:2. Allí, Isaías describe la imagen de una menorá con sus siete brazos (4:5). El brazo medio de la menorá es lo que Isaías llama el Espíritu de ADONAI. Luego, Isaías usa la palabra Espíritu tres veces más después de eso, y cada vez se le dan dos atributos: primero, el Espíritu de sabiduría y de inteligencia, en segundo lugar, el Espíritu de consejo y de poder, y en tercer lugar, el Espíritu de conocimiento y de temor de ADONAI.

Todos los siete espíritus se refieren al ministerio del Santo Espíritu. Pablo dijo: no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo mención en mis oraciones, para que el Dios de nuestro Señor Jesús el Mesías, el Padre de la gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento pleno de Él (Efesios 1:16b-17). Pero Él es también el espíritu de entendimiento. Cuando Yeshua se disponía a abandonar esta tierra, Él dijo a Sus apóstoles: cuando venga Aquél, el Espíritu de la Verdad, os guiará en toda la verdad (Juan 16:13a). Ciertamente Él es el espíritu de consejo porque Jesús lollama a Él el Consejero, Aquél que vendría a usted y le dará la guía (Juan 15:26). Sin duda Él es también el Espíritu de poder. Justo antes de ser llevado al cielo, Jesús dijo: recibiréis poder cuando venga sobre vosotros el Espíritu Santo (Hechos 1:8a). Él es sin duda el Espíritu del conocimiento. Pablo nos dice que el Espíritu todo lo escudriña, aun las profundidades de Dios. Pues ¿quién de los hombres sabe lo íntimo del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así también, nadie ha conocido las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios (Primera a los Corintios 2:10b-11). Y Él es también el Espíritu del temor de ADONAI. La respuesta del ministerio del Espíritu en la vida del creyente es darnos un temor reverente de Dios para evitar el mal.

En 3:1 y 5:6 se nos dice que Jesucristo tiene la plenitud del Ruaj HaKodesh. En Juan 3:34-35 dice que Él recibe el Ruaj sin límite. Esto se debe a que solo Cristo tendrá la plenitud del Espíritu. Todos los demás reciben el Espíritu con límites. Algunos en mayor cantidad que otros, por eso las personas tienen diferentes dones y diferentes cantidades de dones espirituales (cada creyente tiene al menos un don espiritual). Pero en el caso del Mesías, Él tiene el Ruaj sin límite.

Y de Dios el Hijo: Por último, la gracia y la paz también fluyen de Jesucristo, quien tiene una triple designación que lo describe a Él como profeta, sacerdote y rey. Primero, es el testigo fiel y el profeta (1:5a). De pie ante el gobernador romano, Pilato le dijo a Él, ¿Así que tú eres rey? Jesús (Yeshúa) respondió diciendo: Tú dices que soy rey. Yo, para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad. Todo el que es de la verdad, oye mi voz (Juan 18:37). Así es como Él sedescribe a sí mismo a la iglesia de Laodicea, diciendo: Esto dice el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios (3:14), proclamando de Dios la verdad. La palabra para testigo aquí proviene de la palabra griega que significa mártir. Él demostró ser Él testigo fiel en su vida terrenal, siendo obediente a ADONAI incluso hasta el punto de la muerte, y habría tenido una importancia particularmente grande para los creyentes del primer siglo que también se enfrentaban a una muerte como mártires. Jesús es el modelo de cómo mantenerse firme y nunca comprometer la verdad de Dios. Así que, primero, Él es un profeta.

En segundo lugar, Él es un sacerdote. Él es el Primogénito de los muertos (1:5b). La palabra griega prototokos (Romanos 8:29; Colosenses 1:15 y 18; Hebreos 1:6), tiene un doble significado. Aquí, la palabra griega primero tiene que ver con primero en el tiempo o primero de su tipo. La Biblia nos dice que en un principio Éste estaba ante Dios (Juan 1:2), y el apóstol Pablo (rabino Saulo) nos dice que Él es la primicia de muchos otros creyentes que vinieron después de Él (1 Corintios 15:23). Pero, en segundo lugar, prototokos también tiene que ver con la eminencia o primero en importancia, o una autoridad suprema sobre los muertos (Romanos 8:29; Colosenses 1:15 y 18; Hebreos 1:6). El concepto de que Cristo es el primogénito de los muertos, siempre se refiere al sacerdocio según el orden de Melquisedec (Hebreos 7:15-17 y 23-25). La esperanza de la resurrección es siempre el trasfondo de Su sacerdocio. Para aquellas primeras iglesias del siglo que vivieron bajo la amenaza de muerte, el hecho de que Jesús era capaz de salvarlos a ellos por completo habría sido  tremendamente alentador. No deberíamos estar menos animados.

Y, en tercer lugar, Él es Soberano de los reyes de la tierra, sus derrotados enemigos (1:5c). Él es el gobernante ahora y será el gobernante cuando Él regrese (19:11-18). Cristo es absolutamente soberano sobre los asuntos de este mundo, Él tiene el título de propiedad (5:5). Él es el Príncipe de príncipes, REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES (19:16), Él es Señor y Dios también lo exaltó hasta lo sumo, le dio el nombre que es sobre todo nombre (Filipenses 2:9b). De hecho, la máxima autoridad de Cristo es un tema que recorre el libro de Apocalipsis. Habla de la soberanía de ADONAI. Cuando Él regrese Él será el único gobernante de todo el mundo. Jesús fue incluso el gobernante sobre el emperador Domiciano. Esta referencia a Jesucristo da paso a la primera de muchas doxologías en Apocalipsis.

Por lo tanto, el mensaje de la revelación es acerca de Jesús. Él nos recuerda al comienzo del libro que todo lo que va a decir en toda la profecía se puede contar porque Él es un profeta. En segundo lugar, Él es un sacerdote, esta es nuestra esperanza y seguridad. Él está vivo y resucitó de la muerte. Eso significa que usted y yo no tenemos que enfrentar el horror de la próxima Gran Tribulación porque tenemos a Aquel que ha vivido para siempre Él intercede por nosotros. En tercer lugar, Él es El Rey y promete que vamos a compartir en Su Reino.

Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre (1:5d). Y nos ha hecho real sacerdocio (Éxodo 19:5-6; Primera de Pedro 2:9, vea también 5:10). Y nos hizo un reino sacerdotal para su Dios y Padre: a Él sea la gloria y la soberanía por los siglos, amén (1:6). Cuando los creyentes del primer siglo miraban el martirio a la cara, yo estoy seguro de que no sentían que eran un reino de sacerdotes, pero Juan losenfrentó con su verdadera realidad espiritual. Y hay muchas veces que nosotros no sentimos quesomos un reino de sacerdotes. Pero necesitamos recordar estas palabras y vernos a través de los ojos de nuestro Padre. Este es el mensaje de amor de Dios para usted.

Mientras 1:19 da el bosquejo del libro, este versículo da el tema del libro, que es la Segunda Venida de Jesucristo. Juan exige que miremos, porque He aquí viene con las nubes (1:7a). Él ha de venir era un título para el Mesías. Cuando Juan el Bautista al oír en la cárcel los hechos del Mesías, envió a decirle por medio de sus discípulos: ¿Eres tú el que ha de venir o esperaremos a otro? (Mateo 11:2-3; Lucas 7:19-20; Juan 3:31, 6:14 y 11:27). El que ha de venir (ercomai o érjomai) se usa nueve veces en el libro de Apocalipsis para referirse a Jesucristo. Por lo tanto, el tema de Apocalipsis es Él ha de venir: el Señor, Yeshua Mesías. Se trata de los eventos previos a la Segunda Venida, los eventos que acompañan a la Segunda Venida y los eventos posteriores a la Segunda Venida.

He aquí viene con las nubes (1:7b). La gloria Shekinah es la manifestación visible de la presencia de Dios, que se ve en forma de luz, fuego, humo, nubes o una combinación de estos. Apareció como una columna de nube de díay de noche una columna de fuego en el desierto (Éxodo 13:21-22). La columna de nube se puso entre el ejército de Egipto e Isra’el (Éxodo 14:19). ¡He aquí la gloria de YHVH estaba en la nube! (Éxodo 16:10). Al dar la Torá en el Monte Sinaí, una nube muy espesa apareció sobre el monte (Éxodo 19:16, 24:15-18). Y ocurría que cuando Moisés entraba en la Tienda, la columna de nube descendía y permanecía en la entrada de la Tienda mientras Él hablaba con Moisés (Éxodo 33:9). Tanto el Tabernáculo (Éxodo 40:34-38) como el Templo (Primeros Reyes 8:10-12) se llenaron de una nube que simboliza la gloria de Dios en sus dedicatorias. Jesús ascendió al cielo en las nubes (Hechos 1:9), y, como lo indica el presente versículo, el Mesías volverá con las nubes del cielo (Salmo 18:11-12; Mateo 16:27-28, 24:30, 25:31; Marcos 13:26; Lucas 21:27 y Apocalipsis 1:7). El profeta Daniel profetizó: Proseguí mirando en las visiones nocturnas, y he aquí con las nubes de los cielos venía uno como hijo de hombre, y llegó hasta el Anciano de días, y lo hicieron acercarse ante Él (Daniel 7:13). Tenga en cuenta que, en las Escrituras, las nubes son siempre un símbolo de la gloria de Dios, la gloria Shekinah. Esa es la razón por la que todo ojo le verá cuando Él regrese. Su gloria será obvia para toda la raza humana.

…y todo ojo lo verá, y también aquéllos que lo traspasaron, y harán lamentación por Él todas las tribus de la tierra. Sí, amén (1:7c). Aunque los verdugos literales y que rechazaron a Cristo están muertos y no serán resucitados hasta después del Milenio, el remanente fiel de Israel me mirará a mí, a quien traspasaron (Zacarías 12:10b). Los judíos experimentarán profundo dolor por los siglos de haberlo rechazado a Él como nación; esta pena abrirá el camino al arrepentimiento y la aceptación de Él como el Mesías y Salvador del pueblo judío. Sin embargo, la Segunda Venida de Cristo será visible para todo el mundo de los incrédulos, en contraste con Su Primera Venida en Su nacimiento en Belén y con el futuro arrebatamiento de la Iglesia, que pasará desapercibido como un ladrón en la noche (Primera Tesalonicenses 5:2).

Yeshua el Mesías concluye diciendo: Yo soy el Alfa y la Omega, dice el Señor Dios, el que es, y que era, y que está viniendo, el Todopoderoso (1:8). Aquí sabemos que el Hijo está hablando y no el Padre porque la visión es de Jesús. Está en primera persona, y Jesús está hablando. Alfa es la primera letra del alfabeto griego y Omega es la última letra. Durante los días de Isaías Su profeta, Dios había dicho: Yo, YHVH, que soy el primero, También soy con los postreros (Isaías 41:4b; también vea Isaías 44:6 y 48:12). Entonces esto dijo Jesús: Escribe estas palabras… (21:5). Y más tarde en la revelación Él dirá: ¡He aquí vengo pronto!, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra. Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el postrero, el principio y el fin. Yo Jesús he enviado a mi ángel para daros testimonio de estas cosas sobre las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David, la ESTRELLA resplandeciente de la mañana (22:12-13 y 16). Él tendría las mismas características que ADONAI porque ambos son eternos. Sería un terrible error si pensáramos que a Dios no le importa lo que se interponga entre el Alfa y la Omega. Es por esto que Él nos recuerda que no sólo es Él el Dios del pasado y el futuro, sino del presente. Como Dios Todopoderoso, el Señor ejerce control sobre todo el tiempo.

Él es el Todopoderoso (1:8b) o Dios del cielo de los ejércitosangelicales. La parte poderosa de esta palabra es traducida poder en 1:6 (NVI, RV). Se podría decir que Jesús es el que gobierna todo, refiriéndose a la extensión de Su poder sobre todos y todo. ¿Quién es el rey de toda la tierra? ¿Quién es el rey de reyes y señor de señores? ¿Quién es a quien debemos alabar y honrar? ¡Es Jesucristo! Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies (Salmo 110:1b). Por lo cual Dios también lo exaltó hasta lo sumo, y le dio el nombre que es sobre todo nombre; para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra, y toda lengua confiese que Jesús el Mesías es el Señor para gloria de Dios Padre (Filipenses 2:9-11). Él es quien controla la historia y llevará a cabo todos los eventos descritos en este libro. Nadie puede evitar que Yeshua lleve a cabo Su voluntad soberana. Nadie ni nada puede impedir que Jesucristo regrese en gloria. Amén.