Ak – El rey dio un gran banquete en Susa – cap 1 vers 1-9

El rey dio un gran banquete en Susa,
y mostró la gran riqueza de su reino
1: 1-9

ESCRUDIÑAR: ¿Cuál pudo haber sido la ocasión para este opulento banquete ofrecido por el rey Asuero? ¿Qué justificaría una “casa abierta” de seis meses? ¿Quién viene? ¿Qué piensa de todos los detalles arquitectónicos, la moda y el vino que se ofrecen aquí? ¿Qué le dice eso sobre la riqueza del rey? ¿Popularidad? ¿Ego? ¿Por qué cree que su esposa, la reina Vasti, organiza un banquete por separado para las mujeres?

REFLEXIONAR: ¿Cómo es usted similar o diferente del rey de Persia? ¿Puede ser influenciado por la opulencia de esta vida? ¿Por qué sí o por qué no? ¿Qué transferencia de fortuna ha tenido en su vida? ¿Cómo la ha manejado? La construcción del imperio tomó el centro en la vida del rey de Persia, ¿qué hay en el centro de la suya? ¿Por qué?

Esta sección establece el tono del libro. La gran riqueza, el esplendor y la gloria de la majestuosidad de Asuero llaman la atención sobre sus fastuosos banquetes en Susa, donde está reuniendo apoyo y lealtad para su campaña militar contra Grecia. Sin embargo, la ironía de esta imagen se nos ha perdido hoy. Los lectores originales habrían sabido que cuatro años después de este banquete, Asuero volvería virtualmente a la quiebra por su mal aconsejado ataque. Dado que el autor de Ester escribía años después de la derrota de Asuero, podría haber elegido presentarlo como el rey persa que perdió la batalla épica en Helesponto con los griegos. En cambio, eligió presentar a Asuero en la grandeza y confianza de sus días de gloria. La inversión no declarada del destino del rey, que habría sido conocida por el autor y los lectores originales, prepara el escenario y presagia otros cambios de la fortuna en todo el libro de Ester.9

Aconteció en los días de Asuero (1:1a). En hebreo, el libro comienza con la fórmulalingüística, ahora sucedió. Esta fórmula introductoria se encuentra en otros libros históricos como Josué, Jueces y Samuel, cuya historia continúa lo que había sucedido de antemano. También se puede usar al comienzo de una narración (Ruth 1:1). El autor presenta el libro de tal manera que sugiere a sus lectores que la historia que sigue son eventos que realmente sucedieron.

Estos eventos sucedieron en los días de Asuero, o Jerjes en griego (1:1b), el rey persa que reinó del 486 al 465 aC (vea la línea de tiempo en AdLa precisión histórica de Ester). Se lo menciona en Esdras 4:6 como el rey reinante cuando los opositores a la reconstrucción del Templo presentaron acusaciones en su contra. Su nombre era pronunciado Ahashwerosh una forma distorsionada del persa Khshayasha. No tiene ningún significado en hebreo.

El mismo rey Asuero que reinó desde la India hasta Etiopía sobre ciento veintisiete provincias (1:1c). Incluía Judá y Jerusalén, que se extiende desde la porción noroeste de la península de la India hasta la región superior del Nilo en Egipto. De su padre, Darío I, heredó el gran imperio persa que era el imperio más grande del mundo hasta ese momento. La región administrativa estándar dentro del imperio persa se llamaba satrapía y era gobernada por un oficial llamado un sátrapa. Era responsable de la administración de la región, incluso la recaudación de impuestos y la formación de un ejército en nombre del rey. La división del Imperio Persa en 127 provincias parece contradecir las veinte provincias mencionadas por Herodoto. No existe evidencia histórica de que en algún momento hubo hasta 127 satrapías, ni siquiera las 120 mencionadas en Daniel 6:1.

Pero aquí en 1:1, la palabra hebrea utilizada no significa satrapía, sino provincia y probablemente se refiere a una región más pequeña que rodea una ciudad. En Daniel 2:49 la misma palabra hebrea se refiere a la provincia de Babilonia; en Esdras 2:1 y Nehemías 7:6 se refiere a la provincia de Judea que rodea la ciudad de Jerusalén. Tanto Jerusalén como Judá eran una pequeña parte de la satrapía más grande de la región del Trans- Éufrates. No sabemos su relación exacta, pero una provincia era una subdivisión de un satrapía (Esdras 2:1). Además, casi con certeza la cantidad de provincias cambiaba a medida que las ciudades se ganaban o perdían durante la guerra. Y debido a que las satrapías eran unidades administrativas, es probable que su número también haya cambiado para satisfacer las necesidades administrativas. Por lo tanto, no es sorprendente que el número de satrapías y provincias cambiara constantemente durante el período persa. Dado que tanto Daniel 6:1 como Ester 1:1 usan aproximadamente el mismo número, 120 a 127, probablemente se estén refiriendo a las provincias. Al elegir el número más grande, provincias sobre satrapías, el dominio del rey se hace lo más impresionante posible. El autor puede haber estado dando a entender que no había ningún lugar donde los judíos pudieran esconderse del decreto de muerte que pronto se pronunciaría contra ellos.10

Cuando el rey Asuero ya se había sentado en el trono de su reino, que estaba en Susa, en la ciudadela (1:2). La ciudad principal tenía una circunferencia de nueve a once kilómetros, y la fortaleza ocupaba un sitio elevado rodeado por una pared continua de cuatro kilómetros de largo, y coronado por el palacio real. Al comienzo de su reinado, el rey había sofocado las rebeliones en Egipto y Babilonia. Susa había sido la capital del antiguo Elam. Su padre, Darío I la reconstruyó y vivió allí antes de que Persépolis se convirtiera en su capital. Susa fue la antigua capital de la antigua Elam y se convirtió en una de las tres capitales de los reyes persas; pasaban los inviernos en Babilonia, la primavera en Susa y el verano en Ecbatana. Susa era tanto el nombre de la ciudad como el nombre de la fortaleza real, una zona fortificada levantada sobre el resto de la ciudad. Era una plataforma rectangular 22 metros sobre el nivel general de la ciudad, rodeada por una enorme pared de 4 kilómetros de largo.

En el tercer año de su reinado, hizo un banquete para todos sus príncipes y siervos, teniendo en su presencia al ejército de Persia y de Media, a los nobles, y a las autoridades de las provincias (1:3). El momento de este banquete se corresponde con el gran consejo de guerra del 483 aC, celebrado para planificar la próxima invasión de Grecia. Los príncipes, son los miembros de la familia real. El enorme tamaño del Imperio Persa, desde el moderno Pakistán en el este, hasta la moderna Turquía en el oeste, incluía muchas nacionalidades con diferentes idiomas, orígenes étnicos y religiones. Pasó algún tiempo después de la muerte de su padre para que Asuero asegurara el trono contra sus rivales y sofocara los levantamientos en Egipto y Babilonia. Luego se dedicó a terminar la fortaleza de Susa que su padre Darío I había comenzado. Con esas tareas completas, el rey estaba listo para dedicarse a la construcción del imperio. Como resultado, aquí lo vemos reuniendo apoyo para su campaña militar contra Grecia.

Y por muchos días, ciento ochenta días, exhibió las riquezas de la gloria de su reino y la magnificencia de su poderío (1:4). Sin duda, esta vez se trató de reuniones de planificación en las que todos los líderes provinciales se estaban preparando para el esfuerzo bélico, y se impresionaron con la magnificencia de su poderío. Su inminente campaña militar iba a ser costosa y el rey quería que todos supieran que podía cumplir sus promesas y recompensar a quienes se unieran a ella. Para algunos festejar durante 180 días parece tan absurdo que desafían la precisión histórica del libro de Ester. Pero Asuero estaba trayendo nobles, funcionarios y líderes militares de todo su vasto reino, preparándolos para el esfuerzo de guerra contra Grecia. Que todos hayan venido a Susa al mismo tiempo probablemente no fue prudente, ni logística ni militarmente. Es más que probable que hayan sido traídos de cada una de las 127 provincias en turnos. Así que la reunión de los líderes persas y la exhibición de la riqueza del rey duraron 180 días.

Y cuando se cumplieron esos días, el rey brindó un banquete a todo el pueblo que había en Susa, la ciudadela, tanto a los encumbrados como a los humildes, durante siete días, en el patio del jardín del palacio real (1:5). El rey ofreció un banquete para los residentes locales de Susa durante siete días. Esta fue la culminación de las festividades. Ambos banquetes fueron espectáculos deslumbrantes de las glorias de su reino. Este evento tendría un mayor apoyo consolidado para el rey y su campaña entre todos sus súbditos. Nadie que haya presenciado exhibiciones tan asombrosas de riqueza y lujo podría haber dudado de su poder y autoridad. El mundo le pertenecía a él, y solo a él.

El banquete se celebró en el patio del jardín del palacio real (1:5b). La corte del rey estaba decorada con hermosos jardines que tenían varios frutales y flores. Diferentes árboles, como la palma, el ciprés, el olivo y la granada, también probablemente fueron plantados allí. Algunas veces las cortes tenían piso de mármol hermoso, con una fuente en el centro.

A continuación, se destaca el deslumbrante lujo del palacio persa. El jardín tenía toldos de fino algodón blanco y azul, colgados entre columnas de alabastro por aros de plata, y sujetos con cordones de lino color púrpura. Los reclinatorios eran de oro y plata, y estaban sobre un enlosado de pórfido y de mármol, con incrustaciones de nácar y de ónice (1:6). Los toldos de fino algodón blanco y azul colgaban entre las columnas de mármol de la corte. El azul y blanco eran los colores reales (8:15). Y conforme a la generosidad del rey, daban a beber vino real en abundancia, en copas de oro de distintas clases (1:7). Había sofás de oro y plata para el alojamiento de los invitados mientras cenaban. Solo las descripciones del Tabernáculo (Éxodo 25-28) y del Templo (1 Reyes 7 y 2 Crónicas 3-4) superan los vivos detalles que se dan aquí. La imagen visual es importante en la mente del lector. Los escritores del TaNaJ eran económicos con sus palabras. Al pasar tiempo en la naturaleza del jardín y la sala, el autor claramente mostró que, la sensación de en medio de tal opulencia y falsa pretensión, la verdadera riqueza podría ser descubierta al ser fiel a la voluntad de ADONAI.11

Y la bebida era brindada, según lo establecido, sin compulsión para nadie, por cuanto el rey había dispuesto que los funcionarios de su palacio vieran que cada cual hiciera según su propio gusto (1:8). Según la ley persa, cada invitado tenía que beber cada vez que el rey bebía, pero esta vez se les permitía beber como quisieran. Asuero renunció magnánimamente a este edicto por aquellos que no podían seguirle el ritmo. ¡Lo que indica que era una especie de bebedor! El autor hace hincapié en las muchas veces que el rey bebe en esta historia (1:10, 3:15, 5:6, 7:2); de hecho, la palabra hebrea para banquete está relacionada con la palabra beber.12

También Vasti, la reina, ofreció un banquete para las mujeres de la casa real que pertenecían al rey Asuero (1:9). Las mujeres no tenían sus fiestas en el mismo ambiente que los hombres. Esta separación era una costumbre antigua. El nombre Vasti no concuerda con el historiador griego Herodoto, quien se refiere a la esposa de Asuero como Amestris. Los nombres de Asuero, Vasti, Ester, Mardoqueo y Haman no llegan a través de la traducción. En lugar de ser el nombre real de la persona histórica, estos nombres probablemente fueron elegidos o creados por el autor humano para caracterizar a las personas que, sin embargo, realmente existían en la historia con otros nombres. Se dice que el nombre de Vasti suena similar a la antigua expresión persa que significa mujer hermosa. Como tal, simplemente habría sido un recurso literario utilizado para caracterizar a la mujer conocida de otra manera en la historia como Amestris.

Tal vez Herodoto solo menciona a Amestris, sea o no ella realmente Vasti, porque solo estaba interesado en la reina madre que dio a luz a los sucesores del trono. Todas las otras esposas y concubinas, de las cuales los reyes de Persia típicamente tenían muchas, eran presumiblemente irrelevantes para su propósito de rastrear la sucesión de la dinastía persa. Esta motivación parece probable porque Herodoto menciona solo a dos de las varias esposas del padre de Asuero, Darío I. Ambas mujeres nombradas dieron a luz hijos que luchaban por el trono de su padre, que finalmente ganó Asuero. Si Herodoto solo incluyó a las madres reina, entonces el problema está resuelto. Solo se esperaría que Amestris fuera nombrada por él dado que dio a luz a Jerjes (Herodoto usó su nombre griego) sucesor, Artajerjes. No hay nada en el relato de Herodoto que sea inconsistente con que Vasti sea la esposa de Asuero, o con su caída en desgracia como está registrado en Ester.13

Aunque la magnificencia del imperio de Asuero ahora yace en ruinas bajo siglos de polvo, el mundo sigue siendo testigo de las llamativas muestras de valentía militar. Después de los persas, los griegos Ptolomeo y Seléucidas dominaron el Mediterráneo oriental, trayendo conflictos y agitación al pueblo judío. Entonces los romanos, la máquina militar más grande de su tiempo, intentaron destruir a la comunidad mesiánica naciente. El libro de Apocalipsis, que contiene una descripción de la Ciudad santa de Dios, o la Nueva Jerusalén (ver el comentario sobre Apocalipsis Fr – Luego vi un cielo nuevo y una tierra nueva), fue escrito para asegurar a los primeros creyentes que incluso la opresión de la misma Roma no pudo frustrar el plan soberano del SEÑOR para llevar toda la historia a la culminación en Yeshua el Mesias.

No importa qué tan grande crea un imperio que sea durante su apogeo, el Rey del universo se sienta en lo alto en Su trono sonriendo y burlándose de su impotencia (Salmo 2:4). Al operar detrás de escena, como lo hizo aquí en el libro de Ester, ADONAI es el Rey de reyes. Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye en enemigo de Dios (Santiago 4:4b). Por lo tanto, el libro de Ester es una advertencia de que cualquier poder o posición mundana que uno obtenga, en el análisis final, habrá una reversión de la fortuna que terminará en muerte física y espiritual.

Para los creyentes en Yeshua, la providencia de Dios es nuestro gran consuelo. A lo largo de cada generación, en cada rincón del mundo, Él gobierna en supremacía y se pondrá en evidencia cuando llegue el momento de reunir todas las cosas en el Mesías, las que están en los cielos y las que están en la tierra (Efesios 1:10). Estar en Cristo es estar en el lado ganador de la historia, y ser victorioso incluso frente a los problemas en esta vida.

Ntd: En esta traducción se empleó la BTX 3º edición.

2019-03-01T22:01:58+00:00 0 Comments

Leave A Comment