Al – Cuando la reina Vasti se nego a cumplir, el rey se lleno de ira – cap 1 vers 10-22

Cuando la reina Vasti se negó a cumplir,
el rey se puso furioso y se llenó de ira
1: 10-22

ESCUDRIÑAR: ¿Por qué el rey Asuero envió a buscarla? Cuando ella se negó, ¿cómo reaccionó él? ¿Quién le aconsejó al rey qué hacer y por qué? ¿Quiénes fueron los magos? ¿Cuál fue su consejo? ¿Por qué fue contraproducente? ¿Qué haría que el gobierno estableciera una ley irrevocable? ¿Por qué Dios escondió Su rostro de Su pueblo dentro del texto?

REFLEXIONAR: Cuán diferente es la actitud del hombre piadoso hacia su esposa en comparación con la de la corte persa (ver el comentario sobre Génesis Lv – No permito a la mujer enseñar ni ejercer autoridad sobre el varón, sino estar en silencio). ¿Hubo un momento en su vida en que sintió que ADONAI había escondido Su rostro de usted debido a su pecado y desobediencia, solo para descubrir más tarde que Él estuvo allí todo el tiempo? ¿Qué aprendió de esa experiencia? ¿Cómo puede ayudar a otros?

El autor del libro de Ester sabía cuando comenzó a escribir que estaba contando una historia sobre cómo se revirtió (contra viento y marea) el destino del pueblo de Dios y se convirtió en el motivo de la celebración llamada Purim. Un evento aparentemente insignificante llevó a otro, lo que condujo al cumplimiento del Pacto entre ADONAI y Su pueblo. Por lo tanto, vale la pena señalar qué evento comenzó esa reacción en cadena.

Él no comenzó con Mardoqueo o Ester. Él no repitió la historia de los judíos. Él comenzó con un rey persa llamado Asuero, que no conocía ni adoraba a ADONAI. Pero él decidió organizar un banquete, aparentemente por necesidades puramente políticas para consolidar el apoyo a su inminente campaña militar contra Grecia. Por lo tanto, un rey completamente pagano decide por razones puramente mundanas dar un banquete diseñado para su propia egolatría. En el último día del banquete, decide darles a los hombres de su imperio una buena mirada a su bella reina Vasti. Pero ella se negó a ir, y con esa única decisión puso en marcha una cadena de eventos que condujo a la liberación del pueblo de Dios en Persia.14

Al séptimo día, cuando el rey estaba alegre a causa del vino, ordenó a Mehumán, Bizta, Harbona, Bigta, Abagta, Zetar y Carcas, los siete eunucos que servían al rey Asuero (1:10), que condujeran a la reina Vasti (1:11a). Los eunucos son mencionados aquí por una razón. Sus nombres sirven para verificar el evento, y como eran eunucos, se podía confiar en ellos para buscar a la reina y llevarla sana y salva al rey. Siete parece ser el número necesario para llevarla sentada en la litera real. Esto crearía una entrada dramática y majestuosa para ella antes de que los hombres fueran invitados a ir a la guerra por el imperio. Quizás la visión de la reina en su esplendor real estaba destinada a inspirar patriotismo y lealtad, como las apariciones públicas de la reina británica hoy.

Hoy en día, la mayoría de nosotros cree que el consumo excesivo de alcohol es totalmente inaceptable. Pero el historiador griego Herodoto nos informa que los persas bebían mientras deliberaban sobre importantes decisiones políticas (3:15). Por extraño que nos parezca a nosotros ahora, creían que emborracharse los ponía en contacto más cercano con el mundo espiritual. Si Herodoto tenía razón en este punto, el consumo excesivo de alcohol habría sido un elemento esencial del consejo de guerra de Asuero.

Los eunucos trajeron a la reina Vasti ante el rey, ornada con la corona real, para mostrar su belleza a la gente y a los príncipes, porque era muy hermosa (1:10b-11). A la altura de la fiesta, el rey mandó llamar a la reina Vasti para que viniera y mostrara su belleza ante la asamblea de hombres un poco borrachos. Pero la reina Vasti se negó a cumplir la orden que el rey envió a través de los eunucos, por lo que el rey se indignó en gran manera y se llenó de ira (1:12).Debido a que Asuero demostró su poder y autoridad para alinear a los príncipes y los líderes militares detrás de su plan para conquistar Grecia, la negativa de su propia reina a obedecer su orden debe haber sido extremadamente embarazosa. No es de extrañar que el rey se llenara de ira y ardiera de rabia. Desde su punto de vista, necesitaba a sus hombres para obedecer sus órdenes cuando fueran a la guerra, pero ¡en su propio palacio ni siquiera lo podía obedecer su propia esposa!

Tenga en cuenta que este pasaje es el primero de muchos en los que el autor no hace ninguna evaluación moral o ética. Él no culpa a Asuero por beber, ni elogia o condena a Vasti por negarse a cumplir la orden del rey. Este es un elemento importante en la historia y es especialmente apropiado para su significado y aplicación, ya que la providencia de ADONAI funciona a través del comportamiento humano, incluso si no siempre viene con las mejores intenciones.

Es importante entender que esta escena de apertura no se trata de beber, sexismo o las relaciones marido-mujer. En cambio, este conflicto entre Vasti y Asuero proporciona un contexto en el cual los eventos posteriores de la historia pueden ser entendidos. El punto de la caída en desgracia de Vasti es que la corte persa no era un lugar seguro porque el rey tenía un poder muy grande y lo ejercía de manera imprevisible. En realidad, ninguno de los personajes principales se presenta como modelos éticos a imitar. Más bien, la imagen panorámica aquí proporciona un telón de fondo para el conflicto principal de la historia cuando todo el poder del imperio de Persia se vuelve contra los judíos.15

Aunque él era poderoso, entonces el rey consultó a los sabios, como era la costumbre del rey con los que conocían la ley y el derecho (1:13) (vea el comentario sobre La vida de Cristo Av – La visita de los magos). Ellos eran una institución tradicional, consultados por Faraón (Génesis 41:8), y Daniel estaba entre ellos en Babilonia en la época de Nabucodonosor. Supuestamente entendían los tiempos, según creían que eran ocasiones estrictamente favorables para la acción según las estrellas. Pero aquí la expresión parece significar que sabían qué hacer.

Y estaban los más cercanos al rey: Carsena, Setar, Admata, Tarsis, Meres, Marsena y Memucán, los siete príncipes de Persia y Media, quienes veían el rostro del rey y se sentaban los primeros en el reino; ellos eran los más altos, o los mejores, en el reino. Los nombres son persas, pero los rabinos intentaron darles un significado hebreo. El rey consultó a los sabios que conocían los tiempos, diciendo: Según la ley, ¿qué ha de hacerse con la reina Vasti por no haber cumplido la orden del rey Asuero enviada mediante los eunucos? (1:14-15). Estos consejeros reales también eran expertos en política y en la ley persa. Ellos veían el rostro del rey, lo que significa que hablaron con él cara a cara, un raro privilegio. Este consejo de siete es confirmado por Esdras 7:14, Herodoto y Josefo.

Entonces respondió Memucán ante el rey y los príncipes: La reina Vasti no ha faltado el respeto solamente el rey, sino también a todos los príncipes y a todos los pueblos que están en todas las provincias del rey Asuero (1:16). Aparentemente, la respuesta de Memucán estaba destinada a justificar el comportamiento del rey y así mantener su favor. Porque esta acción de la reina llegará a oídos de todas las mujeres, las cuales podrían menospreciar a sus maridos cuando se diga que el rey Asuero ordenó a la reina Vasti que se presentara ante él, y ella no quiso (1:17). Su razonamiento sería:La reina no obedeció, por lo tanto, nosotras no debemos obedecer”.

Y en este mismo día las princesas de Persia y de Media, enteradas del proceder de la reina, podrán decir lo mismo a todos los príncipes del rey, de modo que se levantará una gran indignación y desprecio (1:18). La idea de chistes y chismes femeninos fue evidentemente suficiente motivación para un nuevo decreto real, aunque no se consideró en lo más mínimo cómo se podría aplicar. ¿Eran ellos realmente tan presumidos que pensaron que podían legislar sobre el respeto y la obediencia de sus esposas? Toda la idea fue tan absurda que solo podía costarle al rey su respeto.

Si parece bien al rey, expídase un edicto real de su parte, que sea escrito entre las leyes de Persia y de Media, con carácter irrevocable (1:19a). La irrevocabilidad del decreto del rey también se menciona en una situación similar en Daniel 6:8, 12, 15. Allí, Darío, el padre de Asuero, es manipulado por sus adivinos para emitir un decreto irrevocable que prohíbe la oración, una estratagema destinada a atrapar al piadoso Daniel. No hay evidencia extra bíblica de que las leyes persas no podían ser derogadas, por lo que la expresión aquí simplemente satirizaría la percepción de la autoridad de la monarquía persa, no la forma en que realmente funcionó.

Entonces, lo que comenzó como un problema entre dos personas de repente tomó vida propia. Los sabios representados por Memucán eran inteligentes pero apenas sabios. Al intensificar el incidente, Memucán no solo expresó su propia ansiedad y temores en términos del bien del imperio, sino que también manipuló al rey Asuero en su propio beneficio. Más tarde, Hamán usaría la misma estratagema contra los judíos en 3:8.16

Que Vasti no comparezca más ante la presencia del rey Asuero, y otorgue el rey su título de reina a otra más digna que ella (1:19b). Memucán tendría una buena razón para temer la venganza de Vasti si ella recuperara el trono. No se nos dice lo que le sucedió a Vasti. Los rabinos enseñan que fue ejecutada, y a juzgar por el número de reinas depuestas en el Oriente, probablemente tengan razón. Esta es la primera vez en el libro que la reina Vasti se nombra simplemente como Vasti. Otorgue el rey su título de reina a otra más digna que ella. Cada vez que se celebraba una fiesta, se producía una inversión de roles: la destitución de la reina Vasti abrió la puerta para la llegada de la reina Ester. ¡Providencia!

Y así, cuando el edicto del rey, el que va a hacer, sea oído en todo su reino ¡que siempre sea grande! todas las mujeres darán honra a sus maridos, desde el más importante hasta el más humilde (1:20). La historia de Ester tiene lugar en Persia. Los judíos que vivían allí habían elegido desobedecer y no regresar a la Tierra Prometida (Esdras 1:2-3). Muchos habían sido absorbidos por la cultura persa, y para hacer sus vidas más fáciles comenzaron a adorar a otros dioses. Pero irónicamente, es por eso que fueron enviados al exilio en primer lugar (Ezequiel 8). Al hacerlo, ADONAI dijo que esconderá Su rostro de ellos. Y dijo YHVH a Moisés: He aquí, tú vas a dormir con tus padres, y este pueblo se levantará y se prostituirá en pos de dioses extraños, los de la tierra en medio de la cual él está por entrar, y me abandonará, y quebrantará el pacto que hice con él. Por lo cual mi ira arderá contra él en aquel día, y los abandonaré y esconderé de ellos mi rostro, de manera que serán consumidos. Y le sobrevendrán muchos males y angustias, y dirá en aquel día: ¿No será porque mi Dios no está en medio de mí, que me han alcanzado estos males? Pero ciertamente esconderé mi rostro en aquel día por todo el mal que habrá hecho, por haberse vuelto a dioses ajenos (Deuteronomio 31:16-18).

Debido a que Isra’el había sido disciplinado por perseguir a otros dioses primero, fue sacado de la Tierra, y en segundo lugar, por no volver a esta, Dios estaba escondiendo Su rostro de ellos en el texto (1:20; también ver 5:4, 5:13 y 7:7). Dentro de la frase que todas las mujeres respetarán, el nombre de YHWH está oculto (vea el comentario sobre Éxodo At – Segunda objeción y respuesta de Moisés). Está formado por las letras iniciales de cuatro palabras hebreas consecutivas cuando se lee hacia atrás: Hi’ Wekol Hannashim Yittenu o también Hi’ Wekjol-Han·na·schím Yit·tenú.17 Podía haber ocultado su rostro de ellos, pero no los había abandonado. Ese es el punto del libro de Ester. Ocultar su nombre en el texto era como un código para los judíos. Era como si dijera: “No te preocupes, YO ESTOY aquí, no te he abandonado”. Más tarde, el escritor de Hebreos les recordará de nuevo: No te dejaré ni te desampararé (Hebreos 13:5b).

Un rabino enseñó que la razón por la cual el nombre de Dios no se podía encontrar claramente en el texto era que el autor sabía que los persas lo copiarían y que no quería que el nombre de Dios se usara para fines idólatras.

Y el consejo agradó al rey y a los príncipes, y el rey hizo conforme a la palabra de Memucán, y envió cartas a todas las provincias del rey, a cada provincia según su escritura, y a cada pueblo según su lengua, para que cada varón fuera cabeza en su casa y lo difundiera conforme a la lengua de su pueblo (1:21-22). El edicto no podía dejar de sorprender a los destinatarios por su completo ridículo. Irónicamente, al aceptar el consejo de Memucán, el rey terminó publicitando su vergüenza en todo el imperio. Su decreto de que cada varón fuera cabeza en su casa era algo que él no había podido hacer.

El episodio de Ester 1:10-22 forma el trasfondo en el que se puede captar la amenaza de un holocausto judío en manos de Persia. El poder de la nación más poderosa del mundo se llevó a cabo por capricho de los sabios que manipularon al rey con gran habilidad. Una sociedad que se suponía que estaba basada en la ley y la justicia, en realidad se basaba en las necesidades egoístas de gloria para el rey y la inseguridad de sus consejeros. Aquí, la llamada “ley” persa fue inventada en el acto por hombres pasados en copas; de hecho, la corte del rey era un lugar peligroso. La historia de Vasti estableció el tono sombrío para su sucesión. La próxima reina de Asuero lo pensaría dos veces antes de atreverse a ir en contra de sus deseos.

Cuando pensamos en la historia del pueblo de Dios, pensamos en los grandes milagros que muestran el poder de ADONAI. Pero estos poderosos actos del SEÑOR están unidos a lo largo de varios años de la historia humana por una cadena de eventos aparentemente insignificantes y ordinarios. No estamos viviendo en ese momento. Como el rey Asuero de antaño, los reyes, presidentes y gobernantes modernos toman decisiones por razones puramente políticas. Y al igual que Vasti, tomamos decisiones que tienen consecuencias de largo alcance sin siquiera saberlo, que van mucho más allá de lo que podríamos predecir. Estas decisiones de quienes tienen autoridad sobre nosotros pueden ser completamente seculares sin pensar en absoluto en Cristo. Pero como creyentes debemos entender que a través de esas decisiones seculares, Dios está avanzando en la historia humana para lograr todo lo que debe suceder antes del regreso de Su Hijo, Yeshua el Mesías, el verdadero REY de reyes.

Ntd: En esta traducción se empleó la BTX 3º edición.

2019-03-01T22:04:34+00:00 0 Comments

Leave A Comment