Tengo las llaves de la muerte y del Hades
1: 17-20

ESCUDRIÑAR: ¿Cómo reacciona Juan ante la visión y la voz de Cristo? ¿Por qué cree que Juan reaccionó como lo hizo? ¿Por qué Jesús (Yeshua) lo tocó a él con su mano? ¿Por qué es eso significativo? ¿Por qué cree que Jesús le dijo a Juan no temas? ¿Qué le dijeron a Juan que hiciera? ¿Cómo serían los títulos del Mesías un seguro a los creyentes que recibieran esta carta? ¿Quiénes son las siete estrellas? ¿Qué es el Hades? ¿Cómo se puede dividir el libro de Apocalipsis basado en 1:19?

REFLEXIONAR: ¿Cómo reaccionaría si viera lo que Juan vio? ¿Cree que tendría temor? ¿Tiene temor hoy? ¿Conoce y adora al asombroso, glorioso y poderoso Jesús que se ve en las Escrituras, o ha adoptado un Jesús (Yeshua) culturalmente apropiado, amable y fácil de usar según su propia imaginación? ¿Cómo debería afectar mi actitud en la oración la representación de Juan de Jesús? ¿Debo ser impertinente o casual cuando me acerco a Él? Lea el Salmo 111:10; Proverbios 1:7 y 9:10. Según ellos, ¿cuál es la única cosa que es esencial para profundizar nuestra comprensión de la obediencia a La Palabra de Dios? Pregúntese: “¿Tengo el tipo de respeto y reverencia necesarios para tener verdadera sabiduría y comprensión?”

La visión del Señor resucitado fue abrumadora para Juan, incluso si hubiera sido el discípulo a quien Jesús amaba (Juan 20:2). Juan, el evangelista, teólogo, anciano, apóstol y miembro selecto del círculo íntimo del Mesías,se vio instantáneamente reducido a un pecador tembloroso que yace impotente ante el Rey de reyes y Señor de señores. En resumen, la visión loaterrorizó.

Al igual que los profetas de la antigüedad cuando venían a la presencia de Dios, Juan cayó a sus pies como muerto (Josué 5:14; Jueces 13:20; Ezequiel 1:28; Daniel 8:17). Sin embargo, en medio del terror desgarrador de Juan, el inigualable Hijo de Dios seagachó, extendió la mano, Su mano perforada y consoló a Su viejo amigo. Jesús había hecho lo mismo hace mucho tiempo en la Transfiguración (Mateo 17:7). Y una vez más, Él puso su diestra sobre Juan y lo consoló. Su toque siempre es reconfortante y tranquilizador. Ayudando al anciano apóstol a pararse, le dijo a Juan: No temas (1:17a). Palabras similares de seguridad fueron dadas a aquellos abrumados por la presencia de Dios en toda la Biblia (Génesis 15:1, 26:24; Salmo 25:1-22; Isaías 41:10; Mateo 14:27, 17:7, 28:10).

YHVH está conmigo, no temeré. ¿Qué puede hacerme el hombre? YHVH está conmigo entre los que me ayudan, Por tanto, yo miraré por encima de los que me aborrecen (Salmo 118:6-7).

El alivio que Jesús (Yeshua) ofreció se basó en quién es Él y la Autoridad que Él posee. En primer lugar, Él seidentificó a Sí mismo como YO SOY, el nombre del pacto de ADONAI. Luego, el SEÑOR se reveló a Sí mismo como el YO SOY a Moisés en la zarza ardiente (Éxodo 3:14). Entonces Jesús les dijo a los líderes religiosos judíos de su época: Antes que Abraham llegara a ser, YO SOY (Juan 8:58). El hecho de que Él afirmó ser Dios no pasó desapercibido a Sus detractores porque ellos alzaron piedras para apedrearlo y castigarlo por blasfemia.

En segundo lugar, Jesús seidentifica a Sí mismo como el Primero y el Último, un título usado por ADONAI en el TaNaJ (Isaías 41:4, 44:6, 48:12). Cuando otros dioses han venido y se han ido, solo Él permanece. El SEÑOR existía antes que ellos y Él continuará existiendo eternamente, mucho después de que hayan sido olvidados. La aplicación de Cristo de ese título a Sí mismo es otra prueba poderosa de Su deidad.

En tercer lugar, el Mesías afirmó que Él era el que Vive. Él proclamó: aunque estuve muerto, pero he aquí vivo por los siglos de los siglos (1:18a).Esto proporcionaría una tremenda seguridad a los creyentes perseguidos del primer siglo que enfrentaban una muerte indescriptible en el Coliseo Romano. El texto griego dice literalmente, quedé muerto. El que Vive, que nunca podría morir, se hizo hombre y murió. Como Pedro lo explica: porque también el Mesías padeció una vez por los pecados, el Justo por los injustos, para llevaros a Dios; muerto en la carne, pero vivificado en el espíritu (1 Pedro 3:18). Él murió en Su condición humana sin dejar de vivir como Dios.30 En Su muerte y resurrección, Jesús (Yeshua) Mesías learrebató a Satanás cualquier autoridad que el diablo pudiera haber tenido sobre la muerte (Hebreos 2:14-15).31

Como el eterno Yo soy el Primero y el Postrero, y el que vive, solo Yeshua tiene las llaves de la Muerte y del Hades (1:17b-18b), es decir, autoridad sobre la muerte y el lugar de los muertos (Isaías 25:8; Oseas 13:14; Juan 5:21:1 Corintios 15:54-57; Hebreos 2:14), no el emperador romano. Las llaves eran un símbolo de autoridad en el pensamiento judío (Mateo 16:19). Tanto la muerte como la resurrección del creyente están en Sus manos. Después de la revelación de Cristo en gloria, a Juan nuevamente se le ordenó escribe.

Como un periodista en medio de un evento histórico, Juan comenzó a registrar frenéticamente la visión de Jesús que todavía estaba impresa en su mente. Escribe pues las cosas que has visto, y las que son, y las que están a punto de suceder después de éstas (1:19). Este parece ser el bosquejo divino de Apocalipsis. A Juan se le dijo escribe acerca de la visión del Mesías, lo que has visto en el Capítulo 1. Entonces él escribió el presente mensaje, el que ahora es historia, de Cristo a las siete iglesias en los Capítulos 2 y 3. Finalmente, el propósito principal del libro es profético, lo que sucederá en el futuro. Juan introdujo los eventos anteriores, los culminantes, y los siguientes a la segunda venida en los Capitulos 4 a 22.32 Esto constituye un esbozo divino del libro.

Jesús ayudó a Juan y a todos nosotros a interpretar dos símbolos de esa visión: las estrellas y los candelabros. Él dijo: El misterio de las siete estrellas que viste en mi diestra, y los siete candelabros de oro: Las siete estrellas son los ángeles de las siete iglesias, y los siete candelabros son las siete iglesias (1:20). Con solo una excepción (12:1), donde la palabra estrella se usa simbólicamente en la Biblia, siempre es un símbolo de un ángel.33 Por lo tanto, se revela que el misterio de las siete estrellas son los ángeles de las siete iglesias, y los siete candeleros de oro son las siete iglesias.34 Este hecho no es sorprendente en vista de la innumerable compañía de ángeles (Hebreos 12:22) y su asignación como ángeles ministradores para aquellos que heredarán la salvación (Hebreos 1:14). Los ángeles están presentes en las asambleas durante sus servicios (Primera Corintios 11:10) y están intensamente interesados en su protección (Primera Corintios 4:9; Efesios 3:10; Primera Timoteo y 3:16 5:21; Hebreos 13:2; Primera Pedro 1:12). Es cierto que la idea de un ángel que protege a cada cuerpo de creyentes es algo que extiende nuestro pensamiento; sin embargo, parece ser la enseñanza de la palabra de Dios aquí.35 Antes de revelar las tremendas escenas proféticas de los capítulos 4-22, Cristo dio un mensaje personal a cada una de las siete iglesias con aplicaciones prácticas obvias para los creyentes de todos los tiempos (2:1 a 3:22).

Pero primero debemos analizar dos principios que podemos extraer de la impresionante experiencia de Juan en Patmos. Primero, para comprender mejor quién es realmente el Mesías, debemos cuanto antes responder con sumisión y obediencia. Juan dijo: Cuando lo vi, caí como muerto a sus pies (1:17a). A veces oímos a la gente hablar sobre un encuentro con Cristo cara a cara, dándole a Él un gran abrazo y saliendo con Él. Jesús es visto como su amigo. Pero Juan no lo vio así después de su breve vistazo de la gloria revelada del Mesías; él estaba como postrado adorando al Señor resucitado. Segundo, cuanto mayor sea nuestra disposición a someternos a Cristo, más profundas serán sus verdades reveladas para nosotros. No, no recibirá visiones divinas en el futuro. No, Yeshua mismo no le dará un mensaje para su pastor o rabino mesiánico. Laprofunda comprensión de Juan sobre el Señor lollevó a una completa sumisión a Su autoridad. A su vez, esto condujo a una comprensión más profunda de Yeshua y Sus planes para el futuro. Al abrir la Palabra de Dios y encontrarnos con Jesús, nuestras actitudes de humildad y sumisión nos llevarán a una relación más profunda con Él.

Confía en YHVH con todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia inteligencia. Reconócelo en todos tus caminos, Y Él enderezará tus sendas (Proverbios 3:5-6).