An – Ester fue llevada al palacio del rey y confiada a Hegai, quien se hizo cargo del haren cap 2 vers 1-11

Ester fue llevada al palacio del rey y confiada a Hegai,
quien se hizo cargo del harén
2: 1-11

ESCUDRIÑAR: El versículo 1 es un versículo bisagra, que abarca cuatro años (1:3 y 2:16). En ese momento, ¿qué había pasado con la ira del rey, con su memoria y con su decreto para Vasti? ¿Quiénes fueron los antepasados ​​de Mardoqueo (1º Samuel 9:1-2 y 2º Samuel 16:5-13)? ¿Cómo se relacionan Mardoqueo y Ester el uno con el otro? ¿Qué podría haber pasado si Ester no hubiera obedecido a Mardoqueo?

REFLEXIONAR: ¿Cómo se sentiría si el SEÑOR, como Rey de su vida, tardara cuatro años en resolver un gran problema para usted? ¿Cuán importante es para usted y para Dios el tiempo, se opone usted a Su tiempo? ¿Qué evento de cambio de vida tuvo en su vida? ¿Cómo lo manejó? ¿Lo hizo o se quebró? ¿Cómo? ¿Cómo puede usar esa experiencia para ayudar a otros?

Vasti se negó a ir al rey Asuero en el tercer año de su reinado en el 483 aC. Ester fue hecha reina en el séptimo año de su reinado en el 479 aC (2:16-17). Durante los cuatro años transcurridos, el rey estaba librando una guerra desastrosa con Grecia. Su humillante derrota drenó los tesoros del imperio persa y lo desacreditó a los ojos de sus súbditos. Poco después de su regreso de Grecia, Ester fue elegida como su nueva reina. El historiador griego Herodoto describe la vida de Asuero después de su derrota militar como una vida de excesos. Pasó mucho tiempo con las esposas de algunos de sus oficiales, creando tal discordia e ira que eventualmente fue asesinado, oh ironía, en su dormitorio en el 465 aC.19

Cuatro años más tarde, cuando la ira del rey Asuero se hubo aplacado, se dio cuenta de que había sido insensato en sus acciones (2:1a). A lo largo del libro, es evidente que el rey fue guiado por sus sabios (1:13-14). Los líderes fuertes escuchan consejos, pero saben cómo reconocer la necedad. Asuero se acordó de Vasti, y de lo que había hecho y de lo que había sido decretado contra ella (2:1b). Que Asuero recordara a Vasti implica algo de arrepentimiento por todo el incidente, pero el rey quedó atrapado por su propio decreto irrevocable (1:19).

Entonces los asistentes personales que servían al rey dijeron: Búsquense para el rey jóvenes vírgenes y de hermoso parecer (2:2). Después de cuatro años, los sabios ciertamente no querían que Asuero tuviera dudas sobre Vasti. Ella ciertamente podría ser la ruina de ellos. La búsqueda de “miss” Persia nos parece hoy tan extravagante, que incluso para los estándares persas, las reinas normalmente no eran elegidas de esa manera. Según Herodoto, el padre de Asuero, Darío, solo tenía esposas de la nobleza de Persia. La mayoría de las veces, provenían de las familias de sus siete consejeros más cercanos (1:14). Pero seguramente un rey que tenía un poder tan absoluto podría casarse con cualquier mujer que quisiera.

Designe el rey funcionarios en todas las provincias de su reino para que reúnan a todas las jóvenes vírgenes y de hermosa apariencia en Susa (2:3a). Además de una o más esposas, el rey normalmente tenía muchas concubinas. Eran vírgenes para ser llamadas por placer del rey. Ellas vivieron vidas de lujoso aislamiento en su harén. La mayoría de las jóvenes eran desarraigadas de sus familias y entraban en un estado de viudez perpetua. Se dice que Artajerjes II, el hijo de Asuero, tenía 360 hermosas concubinas en su harén. Si bien este puede parecer un proceso extremadamente denigrante para nosotros hoy, no fue sexismo. Los jóvenes eran tratados peor que las jóvenes. Herodoto nos dice que quinientos muchachos jóvenes eran arrestados cada año y castrados para servir como eunucos en la corte persa. Todos estaban sujetos a los caprichos del rey, en cualquier lugar, en cualquier momento. Su poder era inflexible y absoluto.

Las jóvenes fueron alojadas en el harén, bajo la custodia de Hegai, eunuco del rey, guardián de las mujeres, y que se les den sus atavíos (2:3b). Era costumbre poner a un eunuco a cargo de la casa de las mujeres, una posición de mucha responsabilidad. Los tratamientos de belleza incluían la purificación y el uso de finos ungüentos. Al igual que los jardines y el salón de banquetes, Asuero apreciaba las cosas bellas. Desafortunadamente, “cosas bellas” son exactamente lo que el rey creía que eran las mujeres. Como Vasti había demostrado, y como Ester mostraría pronto, (además de Mardoqueo), las mujeres eran más valientes e inteligentes que los hombres en esta historia. 20

Entonces la joven que sea agradable ante los ojos del rey, que reine en lugar de Vasti. Y el consejo agradó al rey, y lo hizo así (2:4). Asuero podría haber tenido cualquier mujer joven que quisiera. Una vez llevada al palacio, su único propósito en la vida era dar placer al rey: placer para su ojo, satisfacerlo en la cama y expandir su impresionante colección de cosas para que otros las admiraran.

Esta es la segunda vez que los consejeros del rey manipularon a Asuero en su propio beneficio. Él siguió mostrando un liderazgo débil, ya que permitió que otros, que tenían sus propias agendas personales, decidieran lo que decretaría. El que tiene el poder absoluto continúa cediendo ante otros que saben cómo manipular hábilmente sus necesidades. Al hacerlo, el autor nos muestra cómo se acumulan las probabilidades contra Mardoqueo y Ester. La política dentro de la corte persa es letal y los que sobreviven parecen ser capaces de manipular las necesidades del rey. Es un lugar traicionero para aquellos que se convertirían en el blanco de tal poder impulsivo e inestable.

Un mirada retrospectiva al momento de la deportación de los judíos de Jerusalén en 598 aC (vea el comentario sobre Jeremías Du – Joaquín gobernó durante 3 meses) interrumpe la historia para presentar a dos personas que serán indispensables para la trama, Ester y Mardoqueo. Toda la historia fluye rápidamente sin introducir más detalles de los necesarios.

Ahora había en la fortaleza de Susa un judío de la tribu de Benjamín. El hebreo yejudí originalmente significaba un hombre del reino de Judá, pero después del cautiverio en Babilonia llegó a ser un término genérico para todos los israelitas. Había un varón judío en Susa, la ciudadela, llamado Mardoqueo ben Jair, hijo de Simei, hijo de Cis, benjamita (2:5). Los nombres reales de Asuero, Ester, Mardoqueo y Amán no nos llegan en la traducción. En lugar de ser el nombre real de la persona histórica, estos nombres fueron probablemente elegidos o creados por el autor humano para caracterizar a las personas que, sin embargo, realmente existieron en la historia con otros nombres.

Este versículo asocia a Mardoqueo con otro de la tribu de Benjamín, el Rey Saúl, cuyo padre se llamaba Cis (1 Samuel 9:1-2). Esta referencia a un descendiente se usa en otros pasajes de la Biblia. Por ejemplo, cuando el mendigo ciego llamó a Jesús que pasaba: ¡Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí! (Lucas 18:38), no quiso decir que el rey David había engendrado a Jesús, sino que Jesús era un descendiente de David, o estaba en la línea real de David. También aquí, el autor asocia a Mardoqueo en la línea real de Saúl.

Cis (el bisabuelo de Mardoqueo) había sido deportado de Jerusalem con los cautivos que fueron deportados con Jeconías, rey de Judá, a quien Nabucodonosor rey de Babilonia había llevado cautivo (2:6). Algunos han dudado de la historia de Ester, diciendo que si Mardoqueo realmente fue llevado cautivo con Jeconías, tendría unos 120 años durante el reinado de Asuero. Una forma de resolver este problema es leer la cláusula relativa en el texto hebreo, que dice que Cis el bisabuelo de Mardoqueo, fue a quien se llevó al exilio con Jeconías. Cuando el autor menciona a Mardoqueo en relación con el exilio, continúa brindando contexto al marco histórico para que el lector pueda comprender los eventos que están por suceder. El autor señala el hecho de que cuando el rey de Judá se exilió, era representativo de todos los judíos que irían al exilio, incluidos los que nacerían en cautiverio.

Mardoqueo resultó ser llevado cautivo a Susa, donde criaría a la futura reina de Persia. ¡Providencia! Mardoqueo había criado a Hadasa (que es Ester), hija de un tío suyo (el tío de Mardoqueo fue Abihail), porque ella no tenía padre ni madre (2:7a y c, 2:15a). Los rabinos aplican los versículos: ¡Cuán bienaventurados son los que guardan el derecho, Los que practican la justicia en todo tiempo! (Salmo 52:3 o 106:3), a una persona que cría un huérfano en su casa. Parece que los descendientes de Hadasa también fueron exiliados cuando el rey Nabucodonosor de Babilonia destruyó Jerusalén en 589 aC. Los acontecimientos en su historia ocurrieron unos cincuenta años después de que sus descendientes regresaran a la Tierra. Pero ella estaba entre los judíos que optaron por permanecer en Persia en lugar de regresar a su tierra natal. Hoy, Hadasa es el nombre de la organización sionista de mujeres judías que se pronuncia contra el antisemitismo. Fue fundado en Purim en el año 1912.

La muchacha era de bella figura y hermosa apariencia. Cuando murieron su padre y su madre, Mardoqueo la tomó como hija suya (2:7b). Esta joven, también era conocida como Ester, tenía una figura encantadora y era hermosa. De hecho, algunos han llamado el libro de Ester ¡la belleza y la fiesta!. Según los rabinos, ella era una de las cuatro mujeres más bellas del mundo, las otras tres eran Sara, Rahab y Abigail (Megillah 15a). La única mujer judía que necesitaría ser atractiva para el rey resultó ser un toque de gracia. ¡Providencia!

El nombre Ester no concuerda con Herodoto quien se refiere a la esposa de Asuero como Amestris. Algunas de las aparentes discrepancias que algunos han identificado como problemas históricos pueden ser, en cambio, el uso legítimo de la licencia poética para interpretar el significado de lo sucedido. En otras palabras, algunas expresiones en la historia pueden haber sido pensadas para un efecto literario, no para exactitud histórica como la definimos hoy. Esto no debe socavar la integridad del libro. Por ejemplo, se dice que el nombre de Vasti suena similar a la expresión del persa antiguo para mujer hermosa. El nombre de Asuero suena cómico cuando se pronuncia en hebreo y correspondería a algo así como “Rey dolor de cabeza”. El nombre de Ester suena similar a Ishtar, la diosa babilónica del amor y la guerra. El nombre de Amán suena similar al nombre hebreo que significa ira. Por supuesto, estos juegos de palabras fonéticos no aparecen en la traducción. En lugar de ser el nombre real de la persona histórica, estos nombres pueden haber sido elegidos o creados por el autor para caracterizar a las personas que, sin embargo, existieron en la historia con otros nombres.21

Y cuando se divulgó la orden del rey y su edicto, aconteció que muchas doncellas fueron reunidas en la ciudadela de Susa bajo la custodia de Hegai, y Ester también fue llevada al palacio real, al cuidado de Hegai, guardián de las mujeres (2:8) (en el segundo Targum hay una historia que Mardoqueo trató de ocultarla de los oficiales del rey). Y resultó que la bella Ester estaba en el lugar correcto en el momento correcto. Está claro que ella no se ofreció voluntariamente para participar en este concurso, sino que fue tomada por la fuerza. Su belleza y su encantadora figura deben haber llamado la atención de los oficiales del rey. El autor no dedica tiempo a cómo ella se sintió. Independientemente de sus sentimientos de una manera u otra, Ester estaba a merced de un despiadado rey pagano, tal como lo estaba su pueblo. Todavía no hemos visto ni escuchado de ella porque su propia opinión personal sobre lo que le estaba sucediendo parece irrelevante a medida que los acontecimientos de la historia marchan hacia su clímax inevitable.

Ella halló gracia ante Hegai y ganó su favor. La belleza y el encanto de Ester eran abrumadores, incluso para un eunuco. La palabra favor es kjésed o hesed, y también puede referirse a la lealtad o bondad del pacto. Aunque Dios no es mencionado, el uso de esta palabra indica que Él está operando detrás de la escena para el beneficio de ella. Y sucedió que el guardián de las mujeres. ¡Providencia!

Y la joven halló gracia ante sus ojos y él fue bondadoso con ella, por lo que se apresuró a darle sus atavíos y ungüentos (2:9a). Mientras tanto, ingresó a un tratamiento de belleza de un año de duración, marinándose en óleos y perfumes durante doce meses antes de ser atendido en su presentación de una noche con el rey, que calificó el rendimiento de cada joven y decidió su destino. Inmediatamente le proporcionó sus tratamientos de belleza y comida especial, aparentemente comida de calidad superior a la ordinaria. Pero ella evidentemente no protestó por comer la comida impura de los gentiles. Él asignó a sus siete asistentes femeninas seleccionadas del palacio del rey y la trasladó a ella y a sus asistentes al mejor lugar del harén (2:9b).

Ester no declaró cuál era su pueblo ni su linaje, porque Mardoqueo le había ordenado que no lo declarara. Una vez que Ester fue seleccionada, el lenguaje corporal de Mardoqueo reflejaba su tormento por la difícil situación de ella. Como un padre frenético cuya hija está fuera en toque de queda, paseaba fuera del patio del harén día tras día, preocupado y desesperado por escuchar algo de Ester. Y cada día Mardoqueo se paseaba delante del patio del harén para saber cómo estaba Ester y cómo la trataban (2:10-11).

El autor no revela aquí abiertamente los motivos de Mardoqueo. El único criterio del rey para su esposa no era de origen étnico o convicciones religiosas sino la utilidad en su dormitorio y la obediencia en su corte. Sin embargo, Mardequeo había logrado un puesto en la corte persa y posiblemente ya conocía la opinión de Amán sobre los judíos. Tal vez Mardequeo le aconsejó a Ester que ocultara su identidad judía porque tenía buenas razones para temer el antisemitismo de Amán. Pero, por la razón que sea, así como el nombre de Dios está escondido en el libro (1:20, 5:4, 5:13, 7:7b), así también está la nacionalidad y la fe de Ester escondidas hasta el final. El autor humano no intenta reivindicar a Ester al explicar cualquier circunstancia atenuante o guía divina para su comportamiento.

La ausencia de los pensamientos de Ester sobre su situación plantea preguntas sobre su observancia de la Torá. Fue llevada al harén, ganó el favor de Hegai, el eunuco a cargo, y recibió tratamientos de belleza, comida especial y sirvientes. A diferencia de Daniel y sus amigos, ella no protesta ni se separa como lo hicieron ellos. De hecho, ella había ocultado con éxito su identidad como judía, y evidentemente había adoptado el vestir y las costumbres persas hasta el punto en que ella era indistinguible como una mujer judía. Por lo tanto, no podemos suponer que ella guardó en secreto los mandamientos de la Torá. Ese es un argumento del silencio. El texto simplemente no nos permite suponer que ella hizo.

De esta y otras declaraciones en el libro, está claro que el autor estaba enfatizando que ADONAI protegió y usó a Ester y Mardoqueo, a pesar del hecho de que no eran observantes de la Torá. Los cinco libros de Moisés ordenaban que no se casara con un pagano (Deuteronomio 7:1-4) o que tuviera relaciones sexuales con un hombre que no fuera su esposo (Éxodo 20:14). Sin embargo, este fue específicamente el propósito de su inclusión en el harén.22

El rabino Saulo (Pablo), al escribir a los creyentes en Roma, dijo: No os adaptéis al mundo, sino sed transformados por la renovación de la mente (Romanos 12:2). ¿Cómo se relaciona la fe suya con su cultura? Cuando Amán estaba tratando de convencer al rey Asuero de que exterminara a los judíos, él basó su débil excusa en la deslealtad diciendo: Existe un pueblo esparcido y disperso entre los pueblos de todas las provincias de tu reino, cuyas leyes son distintas de las de cualquier otro pueblo, y no cumplen las leyes del rey, por lo que no conviene que el rey los tolere (3:8). Así que parece que la mayoría de los judíos en Persia deben haber conservado suficiente de su carácter distintivo externo para permitir que Amán y otros vean una diferencia, cuyo vestido y costumbres eran diferentes.

Ester y Mardoqueo evidentemente habían elegido adoptar la vestimenta, las costumbres y las prácticas de sus vecinos gentiles, hasta el punto de poder ocultar con éxito su identidad como judíos. Los oficiales de la corte real a la puerta del rey llegaron a conocer a Mardoqueo como judío, pero solo porque él les había declarado que era judío (3:4). La decisión de Ester de arriesgar su vida revelándose como una judía es, por lo tanto, aún más conmovedora. Pero antes de la batalla de Mardoqueo con Amán y la amenaza del genocidio, nadie sabía que eran judíos. A veces se formula la pregunta: “Si lo trajeran a juicio por ser un creyente, ¿habría suficientes pruebas para condenarlo?” ¡Parece que no habría habido ninguna prueba para condenar a Ester o a Mardoqueo!

¿En qué punto la asimilación de la cultura compromete nuestra fe y testimonio? ¿Es la forma en que nos vestimos? ¿La forma en que hablamos? ¿Qué música escuchamos? ¿Qué películas vamos a ver? Si los creyentes que viven en una tierra hostil ocultan su fe, ¿es esa falta de fe o simplemente prudencia? Los creyentes comprometidos pueden o no estar de acuerdo en estos temas. Sin embargo, tomamos decisiones como esta todos los días porque no hay forma de evitarlas. Debemos esforzarnos por vivir en obediencia a Dios, pero no siempre es claro lo que eso significa en nuestras vidas desordenadas. Somos, después de todo, humanos.

Aquí es donde el silencio sobre la fe de Ester y Mardoqueo puede alentarnos. Incluso si no siempre tomaban las decisiones correctas, o si tenían el más puro de los motivos, el SEÑOR estaba obrando a través de sus decisiones imperfectas para cumplir Sus propósitos perfectos. Excepto Yeshua, las personas más santas de la Biblia también tomaron decisiones imperfectas. No somos diferentes a ellos. Sin embargo, Dios es todopoderoso. Nada puede interponerse en Su plan final para usted, para mí o para el universo. Si ADONAI puede trabajar a través de personas imperfectas como Ester y Mardoqueo, Él puede trabajar a través de nosotros.

Ntd: En esta traducción se empleó la BTX 3º edición.

2019-03-01T22:11:41+00:00 0 Comments

Leave A Comment