Los tiempos de los gentiles
Lucas 21:24

Comprender la profecía significa comprender los tiempos de los gentiles. Se puede deducir una definición de los tiempos de los gentiles de Lucas 21:24 que dice: Y caerán a filo de espada, y serán llevados cautivos a todas las naciones, y Jerusalem será hollada por los gentiles, hasta que se cumplan los tiempos de los gentiles. Los tiempos de los gentiles se puede describir mejor como ese largo período de tiempo desde el cautiverio de Babilonia en 586 aC hasta la Segunda Venida de Cristo al final de la Gran Tribulación, durante el cual los gentiles dominarán la ciudad de Jerusalén y a los judíos. Esto no descarta el control judío transitorio de la ciudad, pero todo ese control judío será temporal hasta la Segunda Venida. Tal control temporal fue ejercido durante el período macabeo (164-163 aC), la primera revuelta judía contra Roma (66-70 dC), la segunda revuelta judía (la revuelta de Bar Cochba) contra Roma (132-135 dC), y desde 1967 como resultado de la Guerra de los Seis Días. Esto también es temporal, ya que los gentiles continuarán pisoteando Jerusalén durante al menos otros tres años y medio durante la Gran Tribulación (Apocalipsis 11:1-2). Como resultado, cualquier control judío de la ciudad de Jerusalén antes del retorno del Mesías debe ser visto como temporal y no significa que los tiempos de los gentiles hayan terminado. No hay eliminación gradual, sino un final repentino de una vez por todas. Por lo tanto, los tiempos de los gentiles solo pueden terminar en el contexto de la Segunda Venida de Jesucristo.

Para entender la secuencia de los tiempos de los gentiles hay cuatro pasajes en el libro de Daniel y dos pasajes en el libro de Apocalipsis que necesitan ser estudiados. En esta sección estudiaremos Daniel 2:31-45, 7:1-28, 8:1-25 y 11:3-45. Pero más tarde, mientras estudiamos el libro de Apocalipsis, veremos más de cerca Apocalipsis 13:1-10 y 17:7-14. Hay varias visiones en el libro de Daniel, pero cuatro visiones se refieren específicamente a los tiempos de los gentiles. Cada una de estas visiones se basa y elabora sobre las anteriores.

En primer lugar, en Daniel 2:31-35, el rey Nabucodonosor tuvo una visión que Daniel interpretó correctamente. Daniel vio una impresionante estatua que tenía una cabeza de oro (Imperio Babilónico); el pecho y los brazos de plata (Imperio medo-persa); el vientre y los muslos de bronce (el Imperio Griego); piernas de hierro (Imperio de los Imperialistas) que culmina con los pies y dedos de los pies en parte de hierro y en parte de arcilla (la sub-etapa de los Diez Reinos dentro del Imperio de los Imperialistas). Este pasaje proporciona una línea de tiempo de todo lo que seguirá.

En segundo lugar, en el Capítulo 7, Daniel escribe sobre los cuatro reinos gentiles que se vieron en la estatua del Capítulo 2. Podemos comparar estos capítulos de tres maneras.  Primero, son visionarios. En el capítulo 2 el visionario fue un rey pagano, Nabucodonosor, pero en el capítulo 7 el visionario fue Daniel mismo. En segundo lugar, podemos comparar los intérpretes. Daniel fue el intérprete en el Capítulo 2, pero un ángel fue el intérprete en el Capítulo 7. En tercer lugar, podemos comparar las dos perspectivas. Daniel 2 nos da la perspectiva de los tiempos de los gentiles desde un punto de vista humano como algo majestuoso, pero Daniel 7 nos da la perspectiva del punto de vista de Dios como algo terrible. Había cuatro reinos, representados como cuatro bestias.

En tercer lugar, en el Capítulo 8, Daniel describe la segunda visión que ADONAI le dio. La visión se refiere a una parte del período general de tiempo simbolizado en la primera visión; a saber, con respecto a los imperios Medo-Persa y Griego. También se hace referencia al Anticristo del tiempo futuro en la interpretación de la visión en este capítulo. Una vez más, los animales se usan para simbolizar, pero en lugar del oso y el leopardo que se usaron en la primera visión para esos dos reinos; se usan un carnero de dos cuernos y una cabra de un cuerno. En esta visión también, aparece un cuerno pequeño. Él sería un presagio del anticristo que seguirá su patrón en la Gran Tribulación del futuro.36

Por último, en su tercera visión, Daniel describe por primera vez el futuro histórico cercano de la batalla subsiguiente entre los Ptolomeos de Egipto y los seléucidas de Siria después de la muerte de Alejandro (Daniel 11:5-35). Luego Daniel vuelve hacia el futuro lejano escatológico para darnos una visión más detallada del anticristo (Daniel 11:36-39). Daniel profetiza acerca de los Diez Reinos que el anticristo conquistará para establecer su imperio absoluto (Daniel 11:40-44), y luego Daniel incluso describe su eventual muerte (Daniel 11:45).

Por lo tanto, cuatro reinos gentiles controlarán los tiempos de los gentiles antes de que sea sucedido por un reino judío (Daniel 7:17-18). El primer reino fueron los babilonios, el segundo fueron los medo-persas, el tercero fueron los griegos, y el cuarto es el Imperio los Imperialistas. Sin embargo, el quinto y último reino aplastará a todos estos reinos, y será el Reino Mesiánico.

En resumen, la cuarta bestia de Daniel (Imperio de los Imperialistas)está integrada por: la Etapa del Imperio Romano (As), la Etapa del Equilibrio de Poder (At), la Etapa del Gobierno Mundial (Au), la Etapa de los Diez Reinos (Av) y la Etapa del Anticristo (Aw), tomados del clásico libro de Arnold Fruchtenbaum, The Footsteps of the Messiah (Los pasos del Mesías), páginas 33-37.