Av – La defensa contra los Apóstatas. Judas 17-23

La defensa contra los Apóstatas
Judas
17-23

Judas es conocido por su condena a los maestros apóstatas. Como resultado, muchas personas al instante piensan que su carta tiene básicamente un mensaje negativo, y que no es muy aplicable a los creyentes que no están involucrados en ninguna enseñanza falsa. Eso es muy comprensible porque Judas 5-16 solo critica y condena a personas que son lobos vestidos de oveja, enseñando falsa doctrina y llevando vidas impías.

Pero Judas hace mucho más que esto. No debemos olvidar que su carta no fue escrita a maestros apóstatas, sino a creyentes fieles. Se enfrentaron a un tsunami de enseñanzas falsas en las congregaciones de Dios, y necesitaban seguridad e instrucción. Esto es exactamente lo que Judas les proveyó. Por lo tanto, la sección central larga y negativa de la carta, debe considerarse como una imagen más grande de Judas 3-4 y 17-23.

Los dos pasajes anteriores tienen mucho en común. Ambos comienzan con la palabra: Amados. Ambos hablan de personas sin Dios (Judas 4 y 18-19). Ambos apelan a la enseñanza pasada para mostrar sus puntos: la condenación de los apóstatas estaba escrita hace largo tiempo (Judas 4), y la venida de los falsos maestros fue anunciada por los apóstoles (Judas 17). Y, al igual que Judas exhortó a los creyentes a contender ardientemente por la fe una vez dada a los santos (Judas 3), ahora los alienta a que se edifiquen sobre vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo, (Judas 20). De esta forma, Judas demuestra que ahora está volviendo al tema que había comenzado al principio: la forma en que debemos responder a la falsa enseñanza.

Específicamente, Judas les dice a sus lectores originales que hagan tres cosas:

(1) Deben recordar que los apóstoles mismos habían predicho el tipo de falsa enseñanza que estaban experimentando (Judas 17-19). Desde un punto de vista estrictamente humano, esos falsos maestros habían entrado disimuladamente (Judas 4). Pero, ADONAI sabía todo el tiempo que ellos venían y no le sorprendió, Él estaba y está en control. Por lo tanto, este recordatorio tranquilizaría a los lectores de Judas porque el SEÑOR sabía lo que estaba sucediendo entre ellos.

(2) Los lectores originales de Judas debían dedicarse a su propio crecimiento espiritual (Judas 20-21). No deben permitir que los apóstatas los desvíen de su propio desarrollo en la fe.

(3) Los lectores originales de Judas debían comunicarse con los contaminados por la falsa enseñanza (Judas 22-23). Retirarse a su propia cueva espiritual no era suficiente, sus lectores debían hacer lo que pudieran para recuperar a esas personas antes de que fuera demasiado tarde.100

2019-08-01T00:11:05+00:00 0 Comments

Leave A Comment