Az – La iglesia en Éfeso. 2: 1-7

La iglesia en Éfeso
2: 1-7

ESCUDRIÑAR: ¿Qué sabe sobre la iglesia en Éfeso (vea Hechos 18:18 a 19:41)? ¿Qué cosa buena caracterizó a estos creyentes? ¿Cómo podrían sus fortalezas haber sido la causa de su fracaso? ¿Cómo cree que fue su adoración? ¿Quiénes eran los nicolaítas? ¿Qué es el arrepentimiento? ¿Por qué esto era necesario para la iglesia de Éfeso?

REFLEXIONAR: De las cualidades positivas mencionadas sobre esta iglesia, ¿cuál lo describe mejor a usted? ¿o a su iglesia? ¿a su sinagoga mesiánica? ¿Por qué? ¿Hay algo que pueda estar sustituyendo el amor de Jesús (Yeshua) en su vida? ¿Hay alguna forma en que haya dejado su primer amor por Él? ¿Algo o alguien más ha ocupado Su lugar? ¿Dios ha quitado el testimonio suyo? ¿Qué secretos ha encontrado para mantener vivo ese amor?

Hoy, creer en ADONAI puede significar casi cualquier cosa. Se ha reducido a creer en prácticamente todo, pero al mismo tiempo, no significa nada… porque significa muy poco. Pero, aunque el mundo puede estar confundido acerca de lo que es un creyente en Jesús, la Biblia es clara. Son los que están unidos a Dios por medio de Cristo. Ellos se han arrepentido de sus pecados y son salvos solo por la fe en Jesús (Yeshua) Mesías. Como resultado, ADONAI ha perdonado sus pecados y los ha convertido en Sus hijos y los ha transformado en nuevas criaturas habitadas por Dios el Espíritu Santo.

Muchas cosas caracterizan a un creyente en Jesús, pero la característica principal es el amor de Dios. Cuando le preguntaron por el mayor mandamiento de la Torá, Jesús respondió: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente (Mateo 22:37). Los que aman a Jesús (Yeshua) Mesías son bendecidos (Efesios 6:24), y los que no, son malditos (1 Corintios 16:22). Pero, aunque el amor de Dios siempre estará presente en los verdaderos creyentes, puede fluctuar en su intensidad. Los creyentes no siempre amarán a Jesucristo con todo su corazón, alma y mente, lo cual es un pecado. No hay mejor ilustración en la Escritura de la seriedad de permitir que disminuya el amor por Jesús (Yeshua) que esta carta a la iglesia en Éfeso.40

1. La descripción de Cristo: A pesar de que Él no se nombra específicamente, es obvio que se trata de Jesucristo como Él fue representado en la visión de 1:9-20. Solo podría ser el Mesías, esto dice el que sostiene las siete estrellas en su diestra, el que anda en medio de los siete candelabros de oro (2:1c). De hecho, Cristo se identifica a Sí mismo a cada uno de los primeras cinco iglesias mediante el uso de una frase de esa visión (2:8 con 1:18; 2:12 con 1:16; 2:18 con 1:14-15 y 3:1 con 1:16). Eso refuerza la verdad de que Él es el autor de las cartas. Son Su palabra directa, a través del apóstol Juan, a esas congregaciones locales, a otras iglesias como ellas de años posteriores, e incluso hasta hoy. El Mesías caminó entre las siete iglesias en Asia Menor en ese momento. Él tenía el control total, y esos creyentes del primer siglo no tenían nada que temer. Ni siquiera a Domiciano.

2. La iglesia: Escribe al ángel de la iglesia en Éfeso (2:1a). Quizás ninguna iglesia en la historia tuvo un testimonio y una herencia tan ricas como esta. El nombre de Éfeso significa el deseado. El equilibrio de autoridad y ministerio había cambiado de Jerusalén a Éfeso después de que Jerusalén fue destruida en el año 70 dC. Éfeso era entonces el centro principal de enseñanza y práctica de la iglesia. Fue una gran iglesia que comenzó en el hogar de Aquila y Priscila que habían llegado allí con Pablo (Hechos 18:18-19). En realidad, las iglesias de Corinto, Éfeso y Roma comenzaron en la casa de Aquila y Priscila. Pablo pasó unos tres años en Éfeso (Hechos 20:31) y ésta se convirtió en el centro de evangelismo para toda Asia Menor (Hechos 19:10). No hay dudas de que las otras seis iglesias en Asia Menor fueron fundadas como resultado del ministerio de Pablo en Éfeso. Más tarde, el ministerio allí fue llevado a cabo por Timoteo, el compañero de Pablo (Primero Timoteo 1:3), y según los padres de la fe, Ireneo y Eusebio, después de la muerte de Pablo, por el apóstol Juan. No hay duda que Juan era líder de la comunidad de creyentes de Éfeso cuando él fue detenido y desterrado a Patmos.

3. La ciudad: Si bien no es su capital (Pérgamo era la capital oficial de la provincia), Éfeso (2:1b) era la ciudad más importante de Asia Menor. De hecho, dado que el gobernador romano vivía allí, se podría argumentar que Éfeso era la capital de facto. Su población en tiempos del Nuevo Pacto se estimó entre 250.000 y 500.000 personas. Situada en la desembocadura del río Caístro en un golfo del mar Egeo, tenía un gran puerto marítimo. Desde su elevación de 137 metros dominaba la vista, la característica más llamativa y pintoresca de la ciudad.41 Cuatro grandes rutas comerciales convergieron en Éfeso, como resultado, se le llamó la metrópoli de Asia y los romanos sintieron que era el mayor centro comercial al este de Roma. El teatro de la ciudad, donde el apóstol Pablo (rabino Saulo) y sus compañeros fueron arrastrados (Hechos 19:29), tenía una capacidad para 25.000 personas. Los eventos atléticos, que rivalizaban con los juegos olímpicos, se llevaron a cabo en un estadio allí. Como ciudad libre, Roma le otorgó el autogobierno y no se estacionaron tropas romanas allí. También sirvió como una ciudad con tribunales donde los romanos juzgaron casos importantes y dispensaron justicia regularmente.42

También fue un centro religioso. El culto al emperador fue muy fuerte allí, y se construyeron templos para Claudio, Adriano y Severo. Sin importar a qué dioses adoraran, cada individuo debía jurar lealtad a César como el supremo señor sobre todo. También fue conocido por sus artes mágicas y fue uno de los centros de ocultismo. Había sido durante mucho tiempo el hogar de la Diosa Madre, identificada por los griegos como Artemisa o Diana en latín (Hechos 19:35). A esta diosa se le dedicó un enorme templo que era conocido como una de las maravillas del mundo antiguo con un árbol de “salvación” en medio del templo. Aproximadamente cuatro veces el tamaño del Partenón, tenía 130 metros de largo, 61 metros de ancho y 18 metros de alto. Tenía 127 pilares de mármol, 36 de ellos cubiertos con oro y joyas. Debido a que su santuario interior era supuestamente sagrado, este templo sirvió como uno de los bancos más importantes del mundo mediterráneo. El templo también proporcionó refugio a criminales. Además, la venta de pequeños ídolos utilizados en la adoración de Artemisa proporcionó una importante fuente de ingresos para la ciudad (Hechos 19:24). Cada primavera se celebraba un festival de un mes en honor a la diosa, con eventos deportivos, teatrales y musicales.43

La adoración de Artemisa era indescriptiblemente malvada. La inmoralidad sexual era desenfrenada en Éfeso, y era una de las ciudades más inmorales del mundo antiguo. Este templo también se convirtió en el lugar de culto de la diosa Roma y del emperador romano.44 Miles de sacerdotisas, que no eran otra cosa que prostitutas rituales, desempeñaron un papel importante en la adoración de Artemisa. Los terrenos del templo eran una escena caótica compuesta por sacerdotes, prostitutas, banqueros, criminales, músicos, bailarines y fieles frenéticos e histéricos. El filósofo Heráclito fue llamado filósofo llorón porque dijo que nadie podía vivir en Éfeso y no llorar por su inmoralidad. Apretados en medio de la idolatría pagana que caracterizaba a Éfeso, había un grupo de fieles creyentes. Fue a ellos a quienes el Mesías sedirigió en la primera de Sus siete cartas.45

4. La recomendación: Yo conozco tus obras, y arduo trabajo, y tu perseverancia, y que no puedes soportar a los malos, y probaste a los que se llaman apóstoles y no lo son, y los hallaste mentirosos (2:2). La palabra griega para arduo trabajo es kopos, que significa trabajo agotador. La perseverancia significa resistencia. A pesar de sus difíciles circunstancias, fueron fieles a ADONAI y habían trabajado mucho y duro para el evangelio. Pero el arduo trabajo nunca puede ser sustituto del amor al Señor en sus vidas, en mi vida o en la suya.Al parecer, la iglesia de Éfeso tenía la capacidad de discernir la verdad espiritual. Ellos podían reconocer a los falsos maestros y sus enseñanzas. Muchos años antes, Pablo les había dicho a ellos: Yo sé que después de mi partida, entrarán entre vosotros lobos feroces que no perdonan al rebaño, y de entre vosotros mismos se levantarán hombres que hablan perversidades, para arrastrar a los discípulos tras sí. Por tanto, velad, recordando que, por tres años, noche y día, no cesé de amonestar con lágrimas a cada uno (Hechos 20:29-31). La falsa doctrina estuvo en su camino y ellos lucharon contra ella,creyeron en la verdad teológica y en la sana doctrina. Probaron los espíritus para ver si eran de Dios (1 Juan 4:1-3). La iglesia de Éfeso no toleraba a los hombres malos. Pero a pesar de lo correcta que era su posición doctrinal, había algo fundamentalmente incorrecto en ellos.

En la segunda recomendación, Jesús (Yeshua) dice: y tienes perseverancia, y soportaste por causa de mi nombre, y no has desmayado (2:3). Este problema con los falsos maestros no era temporal; el problema había sido constante. Debido a que ellos se negaron a inclinarse ante la diosa Diana o las imágenes del emperador, fueron difamados, calumniados, boicoteados y maltratados. Al igual que los comerciantes judíos en Berlín en la década de 1930, los creyentes en Éfeso habrían sido objeto de violencia física, ostracismo social y represión económica. No obstante, ellos soportaron; llevaron la carga y habían perseverado y sufrido por causa de Cristo, durante más de treinta y cinco años. Ahora usted podría pensar que fue una expresión de amor, sin embargo, de acuerdo con 2:4 no fue así: Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor. Era una extraña paradoja, pero ellos habían dejado su primer amor a pesar de que habían sufrido dificultades por causa del Señor. Nada puede sustituir nuestra relación con Jesús. Absolutamente nada.

La tercera recomendación de Cristo está relacionada con el discernimiento doctrinal. Los efesios olfatearon, rechazaron y pusieron a prueba a los llamados “apóstoles”. Ellos tomaron su posición en contra de un grupo de falsos maestros activos en Asia Menor a fines del primer siglo. Jesús dijo: Sin embargo, tú tienes esto: que aborreces las obras de los nicolaítas, las cuales Yo también aborrezco (2:6). La palabra Nicolaítas proviene de dos palabras griegas, una es laos, que significa pueblo, y la otra, nikao, que significa conquistar. Obtenemos la palabra laico de la última parte de esa palabra. Parecía un esfuerzo para usurpar la autoridad legítima de loslíderes de la iglesia y gobernar sobre la gente.

Juan había enviado maestros itinerantes a sus conversos en Asia Menor y fueron rechazados por un líder dictatorial llamado Diótrefes, quien incluso excomulgó a los creyentes que mostraron hospitalidad con losmensajeros de Juan. Así, Juan dice: Escribí alguna cosa a la iglesia, pero Diótrefes, que ambiciona la primacía, no nos reconoce. Por esto, si voy, le recordaré las obras que él hace, denigrándonos con palabras maliciosas; y no satisfecho con esto, no solo no acoge a los hermanos, sino que impide a los que quieren hacerlo, y los expulsa de la iglesia (Tercera de Juan 9-10). Los nicolaítas eran falsos profetas que entraron en estas primeras iglesias con el propósito de usurpar la autoridad de Pablo e incluso de Cristo mismo. Para lograr esto, ellos afirmaban tener poderes divinos, incluso haciendo pseudo-milagros. Los nicolaítas eran hombres elocuentes y persuasivos. Pedro dijo que: habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, negando aun al Soberano que los adquirió, por avaricia os explotarán con palabras manipuladas; sobre los cuales la sentencia pronunciada desde antiguo no está ociosa, y su perdición no dormita. Hablaban palabras arrogantes y necias, seducen con las pasiones sensuales de la carne a los que hasta hace poco iban escapando de los que viven en error (Segunda de Pedro 2:1, 3, 18). Estos conquistadores del pueblo han entrado disimuladamente (destinados desde antiguo para este juicio), los cuales convierten en lascivia la gracia de nuestro Dios, y niegan a Jesús el Mesías, nuestro único Soberano y Señor (Judas 4b). Pero los efesios fueron bien enseñados en doctrina, por Pablo, por Timoteo y luego por Juan. Ellos reconocían a los falsos profetas y odiaban sus prácticas. Por lo tanto, Jesús (Yeshua) los elogió por ello.

Este peligro no era exclusivo de las primeras iglesias, y Jesús desea que todos los creyentes observen y rechacen las prácticas de los nicolaítas. Los peligros son igual de reales hoy. Los falsos profetas, los pseudo-milagros, las personas conquistadoras, los falsos maestros que niegan la deidad de Cristo, los maestros antinomianos que dicen que la gracia de Dios cubre el comportamiento deliberadamente inmoral, los hombres y las mujeres que toman autoridad por ellos mismos que el Mesías nunca les dio, son al menos un gran problema en la Iglesia dehoy como lo era entonces. La visión de la posición de Cristo en contra del pecado y el abrazo al pecador deben darnos confianza para decir la verdad en amor (Efesios 4:15), mientras dejamos que solo ADONAI juzgue al mundo (Primera Corintios 5:9-12).46

5. La preocupación: como un giro inesperado en el camino durante un viaje agradable por el campo, el Mesías interrumpió Sus elogios a los efesios con una palabra abrupta: Pero. La pequeña palabra griega ala indica un fuerte contraste, y en el caso de Éfeso, fue muy significativo: Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor (2:4). Faltaba algo en sus vidas. Ellos seocuparon de otras cosas. ¿Cómo pasó esto? Ciertamente, Marta podría ser elogiada por su fidelidad en la cocina, pero el Señor le dijo que había dejado de lado lo mejor. María se sentó a los pies de Jesús en relación con Él, y Jesús (Yeshua) ledijo que era mejor que todo el ocupado trabajo de Marta. Se había conformado con algo bueno, en lugar de algo mejor. Lo primero que sucede en la vida del creyente es su primer amor. Usted todavía puede estar activo y lograr mucho para ADONAI. Pero lo primero que pasa es el amor por Jesús mismo. Todos estamos agradecidos por lo que Él ha hecho. Nosotros lo amamos a Él por Su muerte en la cruz, nos encanta que Él se levantó de entre los muertos. Nos encanta el Mesías en el sentido de que un día Él va a volver y vamos a verlo a Él. Sin embargo, aquí hay más que amor a Él por lo que ha hecho… en tiempo pasado. Has dejado tu primer amor. ¿Fue Jesús (Yeshua) su primer amor? Si algo se interpone en el camino de su amor por Él, Él lo quiere fuera del camino.

No se nos dice por qué esto les sucedió a los efesios. Algunos han dicho que estaban demasiado ocupados cazando herejías. Ellos estaban muy interesados​​en la ortodoxia. Sin embargo, he conocido personas que son muy ortodoxas, pero mantenían sus puntos de vista teológicos con una actitud menos que amorosa. Para ellos, es más importante ganar su argumento teológico que cualquier otra cosa. Tal vez simplemente fueron descuidados. Esto sucede a veces, podemos descuidar nuestra fe si no tenemos cuidado. Esta erosión no ocurre de la noche a la mañana. Nadie de repente se despierta un día y dice: “Ya no amo a Jesús. Estoy cansado de Jesús (Yeshua) y he terminado con Él”. No sucede como si un día nos despertamos y nos encontramos algo distantes en nuestra relación con el Mesías. Ocurre a lo largo de los años: después de las dificultades, preguntas que no puede responder, pruebas que no parecen tener ningún propósito, la pérdida de la esperanza o la pérdida de un ser querido. Para evitar esto, debemos recordarnos constantemente lo que Jesucristo ha hecho por nosotros. Es decir, todos los días necesitamos renovar nuestra fe.

En medio del arduo trabajo y la resistencia de los efesios por Cristo, su amor por Él comenzó a desvanecerse. Treinta y cinco años antes, Pablo había escrito a la iglesia en Éfeso, felicitándolos por su amor (Efesios 1:15-16, 6:23-24). Éfeso también significa querido. Piense en el amor entre dos recién casados. El esfuerzo por establecer un hogar, adaptarse a los hábitos de cada uno y desarrollar un nuevo horario de trabajo a menudo ocurre en situaciones difíciles, pero el primer amor hace que la pareja recuerde estos primeros tiempos con humor y ternura. Los efesios habían perdido ese tipo de amor. No fue suficiente que continuaran con sus actividades. Jesús quería más que sus actos de discernimiento doctrinal. Él quería la devoción y adoración de sus corazones.

¿Acaso no conocemos todos a las personas “religiosas” que parecen agobiadas y sombrías mientras intentan complacer a ADONAI? Están tan ocupados haciendo los negocios del Rey, que no tienen tiempo para el Rey. Quizás han perdido algo de ese primer amor que trae alegría incluso para las tareas difíciles. Tal vez necesiten hacer algunos ajustes en su forma de vida, para renovar y nutrir su amor por Dios. El rey David lo dijo mejor: Restitúyeme el gozo de tu salvación (Salmo 51:12a).

¿Qué pasa con usted? ¿Hay momentos en los que puede buscar insistentemente que la presencia de Jesús (Yeshua) llene su corazón? Puede ser un momento reflexivo después de los servicios, las oraciones, o un breve momento de silencio que le da la oportunidad de descansar en los abrazos amorosos del Señor. ¿Hay algún pecado que llama al arrepentimiento? Busque el perdón y conozca la alegría que proviene de un corazón iluminado por el amor de Jesús. ¡Esté atento al Espíritu y regrese a su primer amor!47

6. El mandato: Después de acusar a los efesios de abandonar su primer amor, Cristo señaló tres formas simples de dar un giro en U y restablecer sus caminos en la dirección correcta. Recuerda, por tanto, de dónde has caído y arrepiéntete, y haz las primeras obras, pues si no, Yo iré a ti y quitaré tu candelabro de su lugar, a menos que te arrepientas (2:5). Las tres formas simples son recordar, arrepentirse y hacer las primeras obras. Primero, ¡debían recordar la altura desde la que habían caído! Los efesios se habían alejado mucho de las raíces del amor, y el Mesías losestaba llamando a volver de sus caminos y regresar a casa. Se les dijo que recordaran porque ellos lo habían olvidado. El amor que tenían por el Señor se había enfriado. Como creyentes, a veces recordar cómo solía ser la vida puede ser el primer paso en nuestro camino de regreso a nuestro primer amor por Jesús y un amor enérgico por los demás.

En segundo lugar, se les dijo que se arrepintieran, es decir, que se dieran la vuelta y fueran en la dirección opuesta, y que en obediencia hicieran las primeras obras. En cualquier cambio auténtico de acciones una nueva actitud debe ser el primer paso. El arrepentimiento es un verdadero cambio interno, no una falsa modificación externa del comportamiento. Es una obra de gracia creada por Dios el Espíritu Santo, que implica una decisión profundamente personal. Esto sugeriría que el enfriamiento de nuestro amor por Cristo es un pecado del cual hay que arrepentirse. Si no te arrepientes, Yo iré a ti y quitaré tu candelabro (menorá) de su lugar (2:5b). Si ellos no se arrepintieran, conduciría a la destrucción del testigo, el testimonio y la efectividad de esa iglesia en el mundo. Su ángel sería sacado y el Mesías ya no sería de permanencia en medio de ellos. Sí, un grupo de personas continuó reuniéndose en Éfeso durante muchos años después, incluso llamándose a sí mismos una iglesia. Pero ya no le pertenecería a Jesús. Finalmente, la ciudad de Éfeso se convirtió en una ruina. Esta corrección a la iglesia de Éfeso representa a cualquier otra persona cuyo amor por Cristo se ha enfriado. Esta advertencia todavía se aplica hoy a nosotros.48

En tercer lugar, una respuesta tácita de los efesios fue reavivar su relación de amor con el Señor. Después de recordar y arrepentirse, los creyentes que habían dejado su primer amor necesitaban reavivarlo nuevamente. ¿Cómo se hace esto? Tiene que trabajar en eso, tiene que hacer primero las cosas que usted hizo cuando llegó a conocer y amar a Jesús (Yeshua). Las emociones son el vaivén de esto y no el motor. Una vez que se ha comprometido a la acción y es fiel, después de un tiempo, los sentimientos inevitablemente lo seguirán.

7. El consejo: ¡Escucha! ¡Esto es para ti! El que tiene oído, oiga qué dice el Espíritu a las iglesias. Al que venza, le daré a comer del árbol de la vida, que está en el paraíso de Dios (2:7). Oiga lo que el Espíritu Santo dice a las iglesias enese momento y ahora. Es un principio espiritual que solo aquellos que desean conocer la voluntad de Dios pueden saber (Juan 7:17). Solo aquellos que tienen oídos espirituales pueden escuchar lo que dice el Espíritu Santo. Esta es una promesa de Jesús. Al que venza, le daré el derecho a comer del árbol de la vida (Génesis 3:22-24), que está en el paraíso de Dios. Los creyentes son vencedores. Porque todos los que nacen de Dios vencen al mundo. Esta es la victoria que ha vencido al mundo, incluso nuestra fe. ¿Quién es el que vence al mundo? Solo aquellos que creen que Jesús es el Hijo de Dios (Primera de Juan 5:4-5).

Esto habría sido especialmente reconfortante para aquellos creyentes que vivían en Éfeso, porque ellos sabían muy bien de un árbol-santuario en el centro del templo de la diosa Artemisa. Se suponía que ese árbol santuario era un lugar de salvación para el criminal, un lugar de refugio, rodeado por un muro. Pero esa “salvación” había corrompido la ciudad. El efesio que tuvo que vivir en esa ciudad inmoral entendió bien el contraste con la Ciudad Santa, donde nunca jamás entre en ella ninguna cosa inmunda, que hace abominación o mentira, sino sólo los que han sido inscritos en el rollo de la vida del Cordero (21:10 y 27). Para aquellos efesios, la salvación de la cruz se destacó en marcado contraste con la “salvación” de Artemisa, que dio a los delincuentes inmunidad para continuar sus crímenes, incluso si estaban a punto de morir.49 Es lo mismo para nosotros hoy. Si ha vencido al mundo por fe en Jesús (Yeshua) el Mesías, tendrá vida eterna. El que tiene al Hijo tiene la vida; el que no tiene el Hijo de Dios no tiene vida (Primera de Juan 5:12).

El ejemplo de la iglesia de Éfeso advierte que la ortodoxia doctrinal y el servicio externo no pueden tapar un corazón frío. Los creyentes deben prestar atención al consejo de Salomón: sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón, Porque de él mana la vida (Proverbios 4:23).50

Señor de mi salvación, amante perfecto, lléname con más de Tu amor y presencia, que yo nunca olvide que Tu eres la fuente de la vida.51 En el nombre de Aquel que sostiene las siete estrellas en su mano derecha, el que anda en medio de los siete candelabros de oro. Amén.

La comunidad mesiánica de Éfeso es una imagen de creyentes durante la Era de la Iglesia Apostólica del 30 al 96 dC. Cuando se escribió esta carta, la iglesia en Éfeso estaba en su segunda generación, aquellos que habían entrado en esa iglesia a unos treinta años desde que Pablo había ministrado en medio de ellos. A pesar de que continuaron con el trabajo fielmente como los que habían precedido a ellos, el amor de Dios que había caracterizado la primera generación había desaparecido. Este enfriamiento del corazón fue un peligroso precursor de la apatía espiritual y la eventual extracción del candelabro de su lugar. Desafortunadamente, esto se convirtió en el patrón de la Iglesia a partir de entonces: primero un enfriamiento del amor espiritual, luego el amor de Dios reemplazado por un amor por las cosas del mundo, con el compromiso resultante y la corrupción espiritual. Esto fue seguido por la desviación de la fe y la pérdida de un testimonio espiritual efectivo.52 Los creyentes durante la era Apostólica de la Iglesia predicaron el evangelio a todo el mundo, pero con las sucesivas generaciones, dejaron su primer amor.

Las siete iglesias a las que el Señor comunicó su mensaje se distribuyeron geográficamente en un círculo. Después de salir de Éfeso y viajar hacia el norte por una de las varias rutas principales, usted llegaría a la ciudad de Esmirna, a unos 56 kilómetros al norte, de modo que allí es donde viajaremos a continuación.

2020-02-11T00:43:24+00:00 0 Comments

Leave A Comment