Bc – Venga hoy el Rey con Aman al banquete que le tengo preparado – cap 5 vers 1-8

Venga hoy el Rey con Amán al banquete
que le tengo preparado

5: 1-8

ESUDRIÑAR: en el tercer día – ¿de qué? ¿Por qué ese detalle es relevante para la trama? ¿Cuál podría ser el propósito de la táctica dilatoria de Ester? ¿Cuál fue la respuesta del rey hasta ahora a las peticiones de Ester? ¿Qué implica eso?

REFLEXIONAR: ¿Qué hubiera pedido usted si se le hubieran ofrecido la mitad del Imperio Persa? Si pudiera tener alguna solicitud otorgada por el Rey Mesías, ¿cuál sería? ¿Qué garantías tiene de que cuando le pide algo a Dios, se le concederá (vea el comentario sobre La vida de Cristo Kq – Nadie viene al Padre excepto a través de mí)?

En el Capítulo 1, la Reina Vasti arriesgó su vida al negarse a comparecer ante Asuero cuando fue convocada (1:12); pero ahora, en el Capítulo 5, la reina Ester arriesga su vida al presentarse ante el rey sin invitación (5:1-3). La evidencia arqueológica muestra que sus temores no eran infundados. Se han excavado dos bajorrelieves en Persépolis, la capital veraniega, que muestran a un rey persa sentado en su trono con un largo cetro en la mano derecha. También se ve a un soldado de pie detrás del trono, sosteniendo una gran hacha. 64

Después de confiar su causa en las manos de Dios, Ester se preparó para acercarse al rey. En el tercer día de ayuno, ella no solo trató de embellecerse para una audiencia con el rey a la que no estaba invitada: ella se puso sus ropas reales. Probablemente ella llevaba con un atuendo de luto mientras estuvo ayunando. Sin duda, estas estaban en consonancia con las espléndidas túnicas del rey de púrpura fenicia, pesadas con bordados de oro, vestidas con prendas blancas y púrpuras.65 Al mismo tiempo ella decidió identificarse con su gente, ella también reclamaría su autoridad y poder como la Reina de Persia, así fue ante el rey.

Los rabinos enseñan que Isra’el nunca es dejado en duros aprietos durante más de tres días. En un Midrash judío, el milagro de la liberación a través de Mardoqueo y Ester se compara con los eventos en la vida de Abraham, Jacob y Jonás, que también involucran tres días (Génesis 22:4, 31:22; Jonás 1:17). Esto vincula este milagro a la tradición judía de que la muerte física era segura solo después de tres días (vea el comentario sobre La vida de Cristo Ia – La Resurrección de Lázaro: La primer señal de Jonás), y la vida espiritual “llegaría al tercer día“. El concepto se basa en Oseas 6:2, donde el profeta declara: Nos dará vida después de dos días: Al tercer día nos resucitará, y viviremos delante de Él.

Al noroeste del complejo del palacio estaba la sala del trono. Tenía aproximadamente 18 metros cuadrados, su techo estaba sostenido por seis filas de seis columnas robustas que se elevaban a una altura de 19,8 metros. Al este y al oeste, la sala del trono estaba rodeada por pórticos de dos filas de seis columnas más a una profundidad de 17 metros. Al norte y al oeste, debajo del nivel de la plataforma, había jardines exuberantes, fácilmente regadas por el río cercano y protegidos por una torre en la esquina noroeste.66

Si se invitaba a alguien a la sala del trono debía postrarse en adoración, ya que, según la antigua costumbre oriental, el rey era divino en un sentido muy real.67 El mero hecho de que ella estaba en el patio interior del palacio, frente al trono habitación, la ponía en gran peligro. El rey estaba sentado en su trono real, dentro de la cámara real, frente a la entrada del palacio (5:1a). En aquellos días, un rey se protegía de un intento de asesinato al no permitir que alguien en su presencia le hablara directamente. Por lo tanto, se entendía bien que quienquiera que apareciera ante el rey arriesgaba deliberadamente su vida. Mientras ella reunía el coraje para acercarse al rey, su corazón latía tan fuerte que probablemente podía oírlo, la amenaza de muerte y la esperanza de vida estaban igualmente presentes.

Pero Dios movió al rey cuando ella se le acercó en el trono. Se supone que las columnas no perturbaban la visión del rey mientras él se sentaba en su trono. Y sucedió que cuando el rey vio a la reina Ester, que estaba en pie en el patio, ella halló gracia ante sus ojos, y el rey extendió a Ester el cetro de oro que tenía en su mano. Entonces Ester se acercó y tocó la punta del cetro. La corte estaba con todo su esplendor real, el rey extendió el cetro para garantizarle el acceso protegido. Esto indicaba que debía acercarse y tocar la punta del cetro de oro para simbolizar su aceptación. Sabemos por fuentes extra bíblicas que el rey Asuero era un gobernante muy cruel, impulsivo y temperamental. Pero sucedió que su estado de ánimo estaba bien cuando apareció Ester. ¡Providencia! Así que ella se acercó y mientras él le tendía la punta del cetro de oro, lo tocó (5:2).

En el tercer día, Asuero extendió su cetro de oro a Ester, por temor a que viniera a su presencia sin haber sido invitada. Ella se le acercó y completó su gentil gesto tocando la punta del cetro. Por lo tanto, su seguridad en su presencia estaba garantizada. Esto representa el acto de un rey lleno de gracia que posee el poder de la vida y la muerte. Si ADONAI no hubiera extendido la cruz de Jesucristo al mundo, todos morirían en Su presencia. En el tercer día después del juicio y muerte en la cruz, Yeshua el Mesías se levantó a la vida eterna, garantizando la seguridad para entrar en la presencia de Dios a todos los que se acercan con fe para tocar ese cetro en forma de cruz.68 Surgirá una estrella de Jacob; Y de Israel se levantará un cetro (vea el comentario sobre La Vida de Cristo Av – La Visita de los “magos).

La Biblia dice Que el Mesías murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; que fue sepultado y que fue resucitado al tercer día, conforme a las Escrituras (1 Corintios 15:3b-4). Si usted cree eso y nunca le ha pedido a Yeshua que sea su Señor y Salvador, usted podrá orar esta simple oración hoy: Dios, admito que he pecado. Creo que Jesucristo murió por mis pecados, y quiero confiar en que Él me salvará en este momento. Es importante que comprenda que repetir esta oración no lo salva. Es solo la fe en Cristo como su Señor y Salvador lo que lo salva. Ahora necesita encontrar una buena iglesia o sinagoga mesiánica que enseñe la Palabra de Dios fielmente para que pueda crecer en su fe y tener comunión con otros creyentes. ¿Por qué debería Dios dejarlo entrar a Su cielo? Está bien. El Mesías murió por todos sus pecados. . . ¡pasado, presente y futuro!

Por primera vez en el libro, se dirige directamente a Ester como Reina Ester. Y el rey le dijo: ¿Qué deseas, reina Ester? Cualquier cosa que me pidas, hasta la mitad del reino, te será concedida (5:3). Esta expresión es un modismo comúnmente utilizado por los reyes antiguos y no fue pensado para ser tomado literalmente. Simplemente significaba que el rey estaba dispuesto a ser generoso en el cumplimiento de la solicitud, esto era una buena señal. Siglos más tarde, Juan el Bautista fue asesinado cuando Herodes ofreció la mitad de su reino a la hija de Herodías (Marcos 6:23). Fue entonces, frente a todos sus oficiales, que Herodías supo que Herodes no se arriesgaría a perder reputación rechazando su pedido de la cabeza de Juan. Ester, sin embargo, no iba a poner al rey al tanto, por el momento. En lugar de exigir la sangre de Amán en ese mismo momento, ella espera su momento.

La respuesta de Ester fue sorpresiva, además el rey nunca estaba solo en la sala del trono. Aunque no se mencionan, los sirvientes estarían presentes, así como los guardias y otros funcionarios. No era ni el momento ni el lugar para revelar sus verdaderas intenciones. Ester replicó: Si place al rey, venga hoy el rey con Amán al banquete que le tengo preparado (5:4). Los tres días de oración y ayuno por ella misma, sus asistentes y todos los judíos en Persia le habían dado a la reina Ester una sabiduría piadosa y una confianza que no era la suya. Incluso había preparado una comida, creyendo que su invitación al rey sería aceptada.

Una vez más, el nombre de Dios está escondido en el libro de Ester (vea también 1:20, 5:13 y 7:7). En 5:4 dentro de la frase si place al rey. . . venga hoy, el nombre de YHWH (vea el comentario sobre Éxodo At – Segunda objeción y respuesta de Moisés) está oculto. Está formado por las letras iniciales de cuatro palabras hebreas sucesivas cuando se lee hacia adelante: Yavó’ Hammélek WeHamán Hayyóm o también Ya·vóh’ Ham·mé·lekj Weha·mán Hai·yóhm.69 Sin embargo, Dios es el verdadero héroe de la historia. Aunque está oculto a la vista, Él está en todas partes trabajando tras bambalinas. Él cumple Sus promesas y defiende a Su pueblo, incluso a los que eligen no regresar a la Tierra Prometida. Él elige trabajar a través de Ester y Mardoqueo, a pesar de sus fracasos, malas elecciones y desobediencia total. Cuando la crisis golpeó, los tuvo justo donde los quería.70

En su última audiencia del día, Asuero, consciente más de su hambre que de su supuesta divinidad, no tardó en aceptar la oferta de Ester para la cena. Ella le pidió al rey que invitara también a Amán. En consecuencia, Ester tenía a los dos hombres más poderosos de Persia comiendo de “su mano”. Y ordenó el rey: llámese presto a Amán, para que se haga como Ester ha dicho. Así el rey fue con Amán al banquete que había preparado Ester (5:5). Era un honor inusual ser invitado a un banquete con la reina, ya que los oficiales persas eran habitualmente protectores de sus esposas.

El rey comprendió que Ester no había arriesgado su vida simplemente por venir e invitarlo a un banquete. Él, por lo tanto, repitió su investigación sobre la verdadera naturaleza de su deseo. Una vez que terminó la tranquila comida oriental, los tres se recostaron en sus sofás y bebieron vino, una actividad que el autor aprovecha cada oportunidad para señalar. Y al brindar en el banquete, el rey dijo a Ester: ¿Cuál es tu petición? Pues te será concedida; ¿y cuál es tu demanda? ¡Hasta la mitad del reino te será concedida! (5:6). Una vez más, no está escrito para ser tomado literalmente, sino simplemente que Asuero estaba dispuesto a ser generoso en satisfacer su pedido.

Ester respondió: Mi petición y mi demanda es: Si he hallado gracia ante los ojos del rey, y si place al rey conceder mi petición y cumplir mi demanda, que el rey venga con Amán al banquete que les prepararé, y mañana haré conforme a la palabra del rey (5:7-8). Ella simplemente contestó usando una táctica dilatoria. El SEÑOR le había dado Su sabiduría a Ester y ella debió haber sentido que no era el momento adecuado para su pedido. En la providencia de Dios, se tuvieron que resolver algunos otros detalles. La demora permitió que madurara la autoconfianza equivocada de Amán.

Ntd: En esta traducción se empleó la BTX 3º edición.

2019-03-01T23:16:50+00:00 0 Comments

Leave A Comment