Bd – La rabia de Aman contra Mardoqueo – cap 5 vers 9-14

La rabia de Amán contra Mardoqueo
5: 9-14

ESCUDRIÑAR: A medida que aumenta la tensión, también lo hacen los ánimos. ¿Por qué Amán está de buen humor? ¿Qué enfurece más a Amán con respecto a Mardoqueo? ¿Qué ironía ve aquí (ver 3:2-6)? ¿Qué dice esto sobre Amán y sobre la naturaleza humana?

REFLEXIONAR: ¿usted en qué basa su felicidad? ¿Puede estar en paz en medio de la confusión en su vida? Comparándose con Amán, ¿cómo reacciona cuando alguien toca su “botón caliente”? ¿Se cuece usted a fuego lento, explota o simplemente reacciona igual que su provocador?

Ester, la anfitriona, ha estado dirigiendo el desarrollo durante la fiesta de su cena, pero ahora el autor nos permite ver lo que le sucede a cada uno de los invitados inmediatamente después.71

Al regresar a casa desde el primer banquete con el rey y la reina, Amán estaba en la cima del mundo por el inesperado honor que se le había dado. Salió pues Amán aquel día radiante de alegría y corazón gozoso pero cuando Amán vio a Mardoqueo en la puerta real, que permanecía allí sin siquiera moverse a su paso, Amán se llenó de ira contra Mardoqueo (5:9). Antes de que Amán pudiera abandonar el palacio, su alegría se detuvo en seco. Mardoqueo, con su ayuno terminado, había dejado su cilicio y estaba de vuelta en su lugar habitual donde con su deliberada indiferencia provocaba a Amán. Pero se refrenó, y se fue a su casa, e hizo venir a sus amigos y a Zeres su mujer (5:10). De acuerdo con su temperamento calculador, Amán no permitió que su furia se mostrara por el momento, pensó que obtendría su venganza a su debido tiempo.

De vuelta en su casa, todos tuvieron que soportar las interminables impresiones de Amán de la cena. Sería como invitar a todos sus vecinos a ver el video de sus vacaciones, Amán reunió a sus amigos (consejeros en 6:13b); y les contó la gloria de su riqueza, y la multitud de sus hijos, y como el rey lo había engrandecido y exaltado sobre los príncipes y sobre los servidores del rey (5:11). De acuerdo con el historiador griego Herodoto, los persas eran considerados de mayor honor cuando tenían el mayor número de hijos, y Amán tenía diez hijos (9:7-10). Sus jactancias arrojan algo de luz sobre sus prioridades. Mencionó su gran riqueza incluso antes que sus hijos.

Y Amán agregó: Además de esto, la reina Ester a ninguno ha permitido entrar con el rey al banquete que le hizo, sino a mí; y mañana también he sido invitado por ella, con el rey (5:12). Era un raro privilegio para una persona, sin importar cuán alto fuera su cargo, ser invitado a un banquete con el rey. Ocasionalmente, esto estaba permitido; por lo tanto, Amán tenía razón para sentirse muy honrado por la invitación que recibió de la reina con el permiso del rey. En su mente, estaba tan favorecido que no sospechó que Ester tuviera ningún motivo oculto para invitarlo a una segunda cena con Asuero el día siguiente. Amán no se dio cuenta de que, en realidad, era una invitación a su propia ejecución.

Pero cuando Mardoqueo lo ignoró, se dijo a sí mismo: “nada me aprovecha mientras vea al judío Mardoqueo sentado a la puerta del rey(5:13). Con su lugar de poder y todas sus riquezas, Amán todavía estaba descontento e infeliz porque una persona se negó a honrarlo. Su orgullo fue la fuente de su pecado. Por tercera vez en el libro de Ester, el nombre de Dios está oculto (véanse 1:20 y 5:4). En 5:13 dentro de la frase que nada me aprovecha, el nombre de YHWH (ver el comentario sobre Éxodo At – Segunda objeción y respuesta de Moisés) está oculto. Está formado por las letras finales de cuatro palabras hebreas sucesivas cuando se lee hacia atrás: zeH ‘eynennW shoveH lY o también wekjol-zéH ’eh•nén•nU scho•wéH lI.72 Sin embargo Su nombre no se mencionó abiertamente, pero Él estaba allí, trabajando entre bastidores para el bien de ellos.

Entonces su mujer Zeres y todos sus amigos le dijeron: Manda a preparar un madero alto, de cincuenta codos, y por la mañana di al rey que cuelgue a Mardoqueo en él; después ve alegre con el rey al banquete. Y la propuesta agradó a Amán, y preparó el madero (5:14).Cincuenta codos o equivalen a unos 23 metros. En lugar de ser ahorcados por el cuello en una horca moderna, los persas empalaban a las personas con clavos en un poste de madera a la vista de todos, como una lección para que todos puedan ver. Esa palabra ronda la historia (2:23, 6:4, 7:9-10, 8:7, 9:13 y 25). Pero el poste que construyó Amán para Mardoqueo terminó siendo su propio medio de ejecución. ¡Providencia!

El consejo de Zeres nos recuerda a Jezabel cuando su esposo, el rey Acab, hacía pucheros como un mocoso consentido (Primeros Reyes 21:1-6). Al igual que Amán, todo el poder y la fama de Acab no lo satisficieron. Su apetito por las cosas no podría ser satisfecho. Quería solo una cosa más, el viñedo propiedad de Nabot. La solución de Jezabel fue arreglar el asesinato de Nabot para que Acab pudiera tener lo que quería. Como Jezabel, Zeres le aconsejó a Amán que simplemente encontrara una excusa para matar a Mardoqueo.

La altura del poste de setenta y cinco pies de Aman construido para empalar a Mardoqueo ha sido visto por algunos como extravagante y carente de autenticidad. El tamaño del poste era tan alto para que todos lo vieran. A algunos les parece exagerado. Y ciertamente era innecesariamente alto, pero todo lo construido en Persia era a gran escala, como la imagen de Nabucodonosor de 60 codos de altura y seis codos de altura (Daniel 3:1).73 El espectáculo sería una lección para que todos lo vean. La persona clavada alposte sería visible desde todas las direcciones, más alta que todos los árboles. La vista demostraría que Amán tenía el control y que nadie debería tratar de interponerse en su camino. Por lo tanto, el tamaño del poste realmente igualó el tamaño del orgullo de Amán.

Su esposa Zeres y todos sus amigos le dijeron: después ve alegre con el rey al banquete. Y la propuesta agradó a Amán, y preparó el madero. El autor nuevamente señala la idea mundial de felicidad. Si Amán pudiera primero deshacerse de Mardoqueo, entonces sería feliz con la cena del día siguiente. Amán quería que todos presenciaran como él aplastaba a Mardoqueo. Su esposa y sus consejeros supusieron que el rey le concedería de inmediato su pedido. Y la propuesta agradó a Amán, y preparó el madero (5:14b). ¡La enormidad del mal de Amán es capturada en la enormidad del poste de la muerte que inconscientemente construyó para sí mismo!

Aquí la tensión entre Amán y Mardoqueo alcanzó su punto máximo. A partir de este punto, la tensión se aliviaría poco a poco a través de circunstancias que ya se habían puesto en marcha. A medida que los acontecimientos se desarrollan, nos recuerdan los eventos aparentemente insignificantes que el autor había mencionado anteriormente pero no lo había enfatizado. ADONAI estaba trabajando detrás de un acto tan vengativo como el de Amán queriendo empalar a Mardoqueo en un madero.74

Ntd: En esta traducción se empleó la BTX 3º edición.

2019-03-01T23:16:27+00:00 0 Comments

Leave A Comment