Be – La Iglesia en Filadelfia 3: 7-13

La Iglesia en Filadelfia
3: 7-13

ESCUDRIÑAR: ¿Qué fue diferente en esta iglesia de todas las demás? ¿Qué abre la llave de David? ¿Por qué dice Cristo que algunos afirman ser judíos aunque no lo son? ¿Quiénes eran ellos? ¿Qué hicieron? ¿Cómo pudo esta iglesia perseverar? Describa a los enemigos de ellos. ¿Cómo encajaba su recompensa con su fidelidad?

REFLEXIONAR: Jesús (Yeshua) ha puesto una puerta abierta al reino de Dios ante cada persona (Juan 3:16). ¿Qué ha hecho usted con esa puerta abierta? ¿La ha abierto usted para la salvación? ¿O le cerró la puerta en la cara al Señor? Tales oportunidades insuperables desvían nuestra atención de nosotros mismos y nos obligan a confiar completamente en ADONAI. Entonces, al mirar más allá de sus propias “limitaciones” actuales y las puertas que Jesús ha cerrado en su vida, ¿qué otra oportunidad podría pasar por alto?

Hay quienes dicen: “No pisaría ese lugar, son solo un grupo de hipócritas. Lo sé muy bien, ella vive como el diablo toda la semana y va allí el fin de semana”. La verdad es que no hay lugares perfectos de adoración. De hecho, la iglesia local es simplemente un grupo de pecadores reuniéndose. Los creyentes son simplemente personas imperfectas y pecadoras. El cuerpo de Cristo formado por creyentes judíos y gentiles (Efesios 2:14), no es un lugar para personas sin debilidades; es una comunión de aquellos que son conscientes de sus debilidades y anhelan la fuerza y ​​la gracia de Dios para llenar sus vidas. Es una especie de hospital para enfermos y necesitados.

Escribe al ángel de la iglesia en Filadelfia (3:7a): Como todas las iglesias, la de Filadelfia no era perfecta. Sin embargo, Jesús elogió a sus miembros por su fidelidad y lealtad. Ellos, y la congregación de Esmirna, fueron los únicos dos de las siete que no recibieron ninguna reprimenda de Jesús (Yeshua). A pesar de sus luchas carnales, los creyentes en Filadelfia fueron fieles y obedientes, sirviendo y adorando al Señor. Ellos proporcionan un buen modelo de una iglesia fiel.102

1. La descripción de Cristo: Por primera vez, Su descripción no se refiere a la visión del Hijo del Hombre glorificado en 1:12-16. Esto sugiere un mensaje distintivamente nuevo para esa iglesia particular. Primero Él hace hincapié en suspropios atributos únicos de santidad y veracidad diciendo: Esto dice el Santo, el Verdadero (3:7b). El Santo (qadôsh ó cadósh), se traduce como Soberano Señor, Santo y Verdadero (o Dios el Padre) en 6:10. (Además, en el Talmud, el libro de Oración y otros escritos judíos, es común referirse a Dios como Cadosh Baruj Hu o el Santo, bendito sea Él). Pero aquí, y en Primera de Juan 2:20, este título se refiere a Jesús (Yeshua), porque aquí el Santo está hablando de Sí mismo. En consecuencia, el Mesías debe identificarse con Dios, pero Él no es el Padre. Jesús es el Verdadero, el que es fiel.

Además, Cristo se describe a sí mismo como el que tiene la llave de David (3:7c). Está claro de 5:5 y 22:16 que David es un símbolo del oficio mesiánico. Tener la llave es tener la autoridad porque quien la tenía supervisaba totalmente la cámara real. Él era quien decidiría quién podía y quién no podía ver al rey. Hay una referencia a la llave de David que es particularmente importante. La Biblia nos dice lo que el Señor puso sobre los hombros de Eliaquim, el mayordomo principal del rey: Pondré la llave de la casa de David sobre su hombro: Cuando abra no habrá quien cierre, Y cuando cierre, no existirá quien abra (Isaías 22:22). Las llaves en oriente, siendo inusualmente grandes y pesadas, generalmente se llevaban sobre los hombros. Esta idea se expresa en Isaías 9:6, donde se dice del Mesías: Porque un Niño nos es nacido, Hijo nos es dado; El dominio estará sobre su hombro, Y se llamará su nombre: Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.103

Por lo tanto, Eliaquim fue presentado a la gente en los días de Ezequías como un presagio visible del Mesías venidero, sobre cuyos hombros el SEÑOR colocaría los reinos del mundo. Al igual que Eliaquim, Jesús se presenta como el que abre y ninguno cerrará, y que cierra y ninguno abre (3:7d). Esto enfatiza Su omnipotencia. No hay nadie más poderoso que Él. Durante los días de Isaías, ADONAI le preguntó a Israel: Lo que Yo hago, ¿quién lo podrá deshacer? (Isaías 43:13)? Obviamente, nadie. No se puede cerrar la puerta al Reino de Dios si Él abre, y nadie puede forzar la puerta al Reino para abrir si Él cierra la misma.

Jesús dio a sus discípulos la comisión de ir y hacer discípulos a todas las naciones sobre la base de lo que Él había dicho en Mateo 28:18: Toda potestad me ha sido dada en el cielo y en la tierra. Solo Él controla la puerta de la oportunidad para la predicación del evangelio. Ningún líder mundial puede cerrar esa puerta amenos que el Mesías la cierre. Esto no solo es cierto para el Gran Movimiento Misionero, sino también para el individuo. La fallecida Dra. Henrietta Mears fue una gran líder de los jóvenes y a menudo usó Apocalipsis 3:7c para desafiar a los llamados del Señor a obedecer Su palabra sin temor ni reservas. Este mensaje es muy necesario para los siervos del Señor hoy.104

2. La iglesia: el mensaje a esta iglesia es en algunos aspectos el más interesante de todos los siete mensajes (3:7a). Era una iglesia pequeña, que poseía solo un poco de fuerza, pero permaneció fiel al Señor. Algunos creyentes de Filadelfia fueron martirizados con Policarpo en Esmirna. Sus enemigos vinieron del exterior, no del cuerpo de Cristo porque no se menciona herejía o división. Tenía mucho en común con esto en Esmirna. Ambas no recibieron amonestaciones, solo elogios. Ambas sufrieron por aquellos que afirmaron ser judíos, pero no lo eran, ambas fueron perseguidas por los romanos, ambas estaban seguras de que su oposición era satánica y se les prometió una corona.105 La iglesia allí duró siglos, inquebrantable incluso después de que la región fue invadida por los musulmanes, y finalmente cedió a mediados del siglo XIV.

3. La ciudad: Filadelfia estaba a unos 45 kilómetros al sureste de Sardis (3:7b). Desde el valle del río Hermus, donde se encontraban Sardis y Esmirna, un valle más pequeño del río Cogamis se ramifica hacia el sureste. Un camino a través de este valle proporciona el mejor medio para ascender los 762 metros desde el valle de Hermus hasta la vasta meseta central.

Fue la más joven de las siete ciudades de Asia Menor, fundada en algún momento después de 189 aC. por el rey Eumenes de Pérgamo o su hermano, Atalo II. En cualquier caso, Atalo era tan leal y dedicado a su hermano que le dieron el sobrenombre de Filadelfo, que es similar a la palabra griega Filadelfia, que significa amor fraternal (Romanos 12:10; Primera Tesalonicenses 4:9; Hebreos 13:1; Primera Pedro 1:22; Segunda Pedro 1:7 dos veces; y aquí en Apocalipsis 3:7). El amor fraternal aparece siete veces en el Nuevo Pacto, pero solo aquí se usa para la ciudad misma.106 Filadelfia tenía la intención de servir como una “ciudad misionera” para llevar la cultura griega al área recientemente anexada de Lidia y Frigia. Esto tuvo tanto éxito que para el año 19 dC. el idioma lidio había sido completamente reemplazado por el griego, que se había convertido en el idioma oficial del Imperio Romano.

Es conocida como la ciudad de los terremotos y fue destruida varias veces. El devastador terremoto del año 17 dC arrasó doce ciudades en Asia Menor durante la noche. Aunque el daño inicial fue mayor en Sardis, Filadelfia, al estar más cerca de la línea de falla, experimentó secuelas posteriores durante años. Muchas de las personas permanecieron fuera de la ciudad, viviendo en chozas. Vivían con el miedo constante de otro desastre y el hábito de salir al campo abierto probablemente no había desaparecido cuando las siete cartas se escribieron en el año 95 o 96 dC.107 La ciudad también se encontraba cerca del borde de una región volcánica cuyo suelo fértil era ideal para viñedos. Debido a esto, la gente de allí adoraba a Dioniso, el dios del vino. Filadelfia fue próspera en parte por la industria de la uva que floreció en el área, pero también por su ubicación. Estaba en la ruta comercial normal, y tenía una ubicación estratégica que se encontraba en la frontera de tres antiguas provincias romanas, Misia, Lidia y Frigia. Si usted quería ir a algún lugar de Asia Menor, tenía que pasar por Filadelfia. Se hizo conocida como la “puerta de entrada al Este u oriente”108

4. La preocupación: debido a su fidelidad, esta iglesia, junto con la de Esmirna, no recibió ninguna reprensión en la carta del Señor. El hecho de que Jesús (Yeshua), el santo, verdadero soberano, omnipotente Señor de la Iglesia, no encontró nada para condenarlos, debe haber sido extremadamente alentador para ellos.

5. La recomendación: Al no encontrar nada en sus obras que Él desaprobara, Jesús los elogió a ellos en su fidelidad, diciendo: Yo sé tus obras. He aquí que he puesto delante de ti una puerta abierta que nadie puede cerrar (3:8a). Jesús tiene la llave de esa puerta de salvación. De hecho, Su nombre significa salvación. Se había colocado ante ellos una puerta abierta del reino de Dios y nadie podía cerrar la misma.

Porque, aunque tienes poco poder, has guardado mi Palabra y no negaste mi nombre (3:8b). Ellos tienen poca fuerza mundana,pero mucho poder espiritual, ya que han cumplido Su palabra y no han negado Su nombre. Evidentemente hubo persecución de algún tipo durante el primer siglo, pero los creyentes allí se mantuvieron firmes. Tal pequeño grupo de creyentes eran muy valiente, y junto con Pablo podrían decir: Por lo cual me complazco en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias por causa del Mesías; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte (Segunda Corintios 12:10). Entonces, a pesar de su pequeño tamaño, había abundancia de fruto espiritual.109

Entonces Jesús les advirtió sobre aquellos que afirmaban ser el pueblo de Dios pero que no lo eran, sino que mentían. Él dijo: He aquí entrego a algunos de la sinagoga de Satanás, de los que dicen ser judíos y no lo son (3:9a).Aparentemente, los falsos apóstoles y otros falsos maestros que plagaron a las otras iglesias no habían podido ser escuchados en Filadelfia o Esmirna.110 Al parecer, se organizaron en una pseudo- sinagoga mesiánica. Como suele suceder, su falsa doctrina probablemente condujo a un comportamiento pecaminoso e inmoral. Jesús (Yeshua) declaró: dicen ser judíos y no lo son. Así como en 2:9, (único dos versículos del Nuevo Pacto) los judíos incrédulos son llamados no judíos, por lo tanto, eran mentirosos que fingían ser judíos practicantes. Desde el punto de vista del Mesías, debido a que estaban para un evangelio diferente No que haya otro, sino que hay algunos que os inquietan y quieren pervertir el evangelio del Mesías (Gálatas 1:6b-7a), en realidad no eran de una verdadera sinagoga mesiánica de Dios, sino de una sinagoga falsificada de Satanás (3:9a).

Pero en el contexto más amplio de la historia, debemos recordar que todavía es el período descrito por Oseas cuando Israel está al margen del programa profético de Dios y se considera que no es Su pueblo (Oseas 1:8-9). Pero en el futuro volverán a ser Su pueblo (Oseas 1:10-2:1, 2:23, 3:5). Aquí Juan espera con interés el Reino Mesiánico, cuando Jesús (Yeshúa) actúe: He aquí que los constreñiré de tal modo que vendrán y se postrarán delante de tus pies y reconocerán que Yo te he amado (3:9b). Es interesante notar que las misiones a los judíos entraron en juego durante este tiempo. Primero comenzó en Alemania, echó raíces en Inglaterra y finalmente se concretó en los Estados Unidos de Norteamérica. Sigue siendo un momento en que muchas de las ramas se están reimplantando en su propio olivo. Entonces llegará un día en que los reyes y reinas de la tierra se postrarán ante los judíos mesiánicos en el Reino Milenial (Isaías 49:23; 60:14).

Por cuanto has guardado la Palabra de mi paciencia, Yo también te guardaré de la hora de la prueba que está a punto de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran en la tierra (3:10). Jesús prometió que, dado quehabían guardado la Palabra de su paciencia, les dice: Yo también te guardaré de… (6:10, 8:13, 11:10, 13:8, 13:12-14, 17:2 y 8). Debido a que los creyentes en Filadelfia habían pasado tantas pruebas, Jesús (Yeshua) prometió guardarlos de la prueba final. La naturaleza radical de la promesa se extiende mucho más allá de la congregación local de Filadelfia en el primer siglo para abarcar a toda la Iglesia fiel a lo largo de la historia del Nuevo Pacto (Brit Hadashah). La hora de la prueba es la 70ª Semana de Daniel (Daniel 9:25-27). Pero será librado del Tiempo de angustia para Jacob (Jeremías 30:7), o el período de siete años conocido como la Gran Tribulación.111 Jesucristo promete mantener a Su Cuerpo de creyentes fuera de esta hora de prueba que vendrá sobre los incrédulos. Sin embargo, si los perdidos se arrepienten durante ese tiempo, serán martirizados y salvos.

Cristo prometió a la iglesia en Filadelfia que permanecería fuerte y segura (3:11-12). Él dijo: ¡Vengo pronto! (3:11a). La venida del Señor a Éfeso (2:5), Pérgamo (2:16) y Sardis (3:3) representaba una amenaza para cada iglesia. En Éfeso, el candelabro sería retirado a menos que se arrepintieran; en Pérgamo, Jesús (Yeshua) pelearía contra ellos con la espada de Su boca; en Sardis Él vendría como un ladrón en la noche (3:3). El venir a Filadelfia, sin embargo, pondría fin al tiempo de persecución de ellos y los establece como ciudadanos permanentes del reino de Dios.112 Y debido a que estamos en la Era de la Iglesia de Filadelfia ahora, esto sucederá solo después de que ocurran varias cosas específicas (ver Bq – La secuencia de eventos de pretribulación). Sin embargo, la respuesta de cada creyente debe ser: Amén, ven Señor Jesús (22:20).

6. El mandato: Retén firme lo que tienes, para que ninguno tome tu corona (3:11b). Debido al inminente regreso del Mesías por Su Cuerpo, se les ordena a los creyentes que retengan lo que tienen. Los creyentes en la iglesia en Filadelfia habían sido fieles al Señor en medio de la persecución y debían continuar en su fidelidad. Los que retienen su fe demuestran la autenticidad de su salvación (Mateo 10:22; 24:13). Al escribir a la iglesia en Colosa acerca de Jesús (Yeshua), Pablo dijo: ahora os reconcilió en su cuerpo de carne por medio de la muerte, para presentaros santos y sin mancha e irreprensibles delante de Él, ya que en verdad permanecéis fundamentados en la fe, y firmes y sin moveros de la esperanza del evangelio que habéis oído, el cual ha sido proclamado en toda la creación que está debajo del cielo del cual yo, Pablo, llegué a ser ministro (Colosenses 1:22-23). La Biblia enseña que, para empezar, aquellos que abandonaron su fe nunca fueron realmente creyentes: Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros, porque si hubieran sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestara que no todos son de nosotros (Primera de Juan 2:19). Nuestra salvación está segura en Cristo, pero a estos creyentes en Filadelfia se les ordenó aferrarse.

¡Vengo pronto! Retén firme lo que tienes, para que ninguno tome tu corona. La promesa de Cristo a la que se mantuvo fiel fue que ninguno tome tu corona (3:11b). La corona de la vida también fue prometida a los creyentes en Esmirna. Dios ha prometido esta corona a todos aquellos que permanecen fieles a Él cuando están bajo persecución. Bienaventurado el varón que soporta la prueba, porque cuando salga aprobado, recibirá la corona de la vida, que prometió a los que lo aman (Santiago 1:12). La corona era la corona que se le otorgaba al ganador de una competencia deportiva (Primera a los Corintios 9:25; Segunda Timoteo 4:8). La metáfora habría sido especialmente apropiada para esta iglesia porque la ciudad de Filadelfia era conocida por sus juegos y festivales.113

7. El consejo: A la luz de los antecedentes históricos del desastroso terremoto de Filadelfia, es significativo que Jesús (Yeshua) prometió que se convertirían en pilares en el Templo de Dios, para que nunca más salieran de él. Al que venza, lo haré columna en el santuario de mi Dios, y nunca más saldrá fuera (3:12a). Un vencedor es aquel que vence al mundo (1 Juan 2:15-16) por fe en el Mesías (Juan 16:33). Un pilar representa estabilidad, permanencia e inmovilidad. Los pilares también pueden representar honor. En los templos paganos, los pilares a menudo se tallaban para representar una deidad específica. La promesa maravillosa que Cristo hace a los creyentes es que ellos tendrán un lugar eterno de honor en el templo de Dios.114 Para las personas que estaban acostumbradas a huir de su ciudad debido a los terremotos, la promesa de que ellos nunca más tendrían que salir de sus hogares en la Nueva Jerusalén (21:1-27), fue entendida por ellos como la seguridad eterna en el reino de Dios (vea el comentario sobre La vida de Cristo Ms – La seguridad eterna del creyente).

Entonces, para asegurarle a ellos que su ciudadanía estaba en el cielo, Jesucristo dijo: y escribiré sobre él el nombre de mi Dios y el nombre de la ciudad de mi Dios: la nueva Jerusalem, la cual desciende del cielo, de mi Dios (3:12b). La gente se identifica con el nombre que se les dio, y Él dijo: escribiré sobre él el nombre de mi Dios. En el TaNaJ, Dios puso Su nombre (YHVH) sobre el pueblo de Isra’el al hacer que los levitas recitaran la bendición de Aarón (Números 6:24-27). Los fieles verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes (22:4), y el nombre del Mesías (14:1), incluyendo su propio nuevo nombre (2:17, 3:12b, 19:12). Por lo tanto, como prueba de propiedad, los creyentes tendrán tres nombres escritos en ellos: el nombre de Dios, la Nueva Jerusalén, y el nuevo nombre de Yeshua el Mesías. Curiosamente, los seguidores del anticristo también tendrán su nombre escrito en ellos (vea Dp – La marca es el nombre de la bestia o el número de su nombre).

El consejo: El que tiene oído, oiga qué dice el Espíritu a las iglesias, cierra las siete cartas (3:13). Los creyentes deben prestar atención a las verdades que se encuentran en cada carta porque estas iglesias describen siete clases diferentes de creyentes en el cuerpo de Cristo. Esta carta a la iglesia en Filadelfia revela cómo el Señor derrama Sus bendiciones sobre aquellos que permanecen fieles a Él. Eso debería motivar a cada uno de nosotros a seguir su ejemplo.

Gracias a Ti, Señor, que has abierto la puerta del cielo para mí. Que muchos pasen por esa puerta para disfrutar la vida eterna contigo.115

El nombre Filadelfia significa literalmente amor fraternal. Nuestro Señor seleccionó esa iglesia para describir el tipo de avivamiento que comenzó alrededor de 1730 y continuará hasta el Arrebatamiento. Así como Sardis salió de Tiatira, el renacimiento de Filadelfia salió de Sardis. Las congregaciones de la Reforma quedaron muertas como iglesia estatal. Filadelfia, sin embargo, estuvo marcada por la vitalidad de la vida. En esa época, ADONAI produjo avivamientos en Europa y las Islas Británicas, incluso se extendió a Estados Unidos. Esos avivamientos, a su vez, produjeron lo que hoy se conoce como el Gran Movimiento Misionero.

Fue este movimiento de Dios el Espíritu Santo lo que hizo que un zapatero inglés se cargara tanto por los perdidos de la India que en 1793 se convirtió en el primer misionero extranjero. Otros jóvenes a quienes el Espíritu de Dios también tocó siguieron a William Carey, y comenzó el movimiento. Nuestro Señor colocó ante esa generación una puerta abierta. Y esa puerta abierta encontró a hombres como Adoniram Judson, David Livingston, Jonathan Goforth, Hudson Taylor y literalmente miles de otras personas que iban a África, China, Japón, Corea, India, Sudamérica y las islas del mar.

Hubo dos factores que llevaron al Gran Movimiento Misionero. El primero fue la impresión de la Biblia en el idioma de las personas y la tendencia natural de la persona común a tomar la Palabra de Dios literalmente. Por lo tanto, cuando un joven como William Carey leyó la orden de Cristo de ir y hacer discípulos de todas las naciones (Mateo 28:19), se sintió inclinado a obedecerlo. El segundo fue el creciente interés del estudio de la doctrina de la Segunda Venida. Alrededor de 1800 se revivió la doctrina del regreso premilenial del Mesías, que había estado casi muerta desde finales del siglo III. Esta enseñanza condujo a una Iglesia santa y separada. En preparación para el regreso de Jesús (Yeshua), Su cuerpo de creyentes estaba dispuesto a hacer lo que Él ordenara.116

Esta es la última mención de la Iglesia verdadera y universal hasta que lleguemos a la cena de bodas del Cordero en 19:7. La Iglesia estará ausente durante la Gran Tribulación porque, como en la costumbre de la ceremonia de boda judía, el novio o Cristo, lleva a Su Novia, la Iglesia, a Su hogar en el cielo.

Cuando ocurra el Arrebatamiento, la Iglesia, formada por todos los verdaderos creyentes en el Mesías, seremos arrebatados simultáneamente con ellos en las nubes al encuentro con el Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor (Primera Tesalonicenses 4:17b). Como resultado, solo quedará una sombra de la verdadera Iglesia universal. En realidad, simplemente tendrá la apariencia de ser religiosa. Por lo tanto, a medida que continuamos hacia el sur, como si completáramos un círculo, llegamos al último tramo de nuestro viaje. Justo en el oscuro y polvoriento camino llegamos a los gnósticos apóstatas de Laodicea.

2020-03-21T00:06:13+00:00 0 Comments

Leave A Comment