By – El Arrebatamiento de la Iglesia. Primera Tesalonicenses 4: 13-18

El Arrebatamiento de la Iglesia
Primero Tesalonicenses 4: 13-18

ESCUDRIÑAR: ¿Cómo se habrían sentido los creyentes de Tesalónica si hubieran permanecido ignorantes de la resurrección y el regreso de Cristo? ¿Cómo los alentaría la palabra de Pablo aquí?

REFLEXIONAR: ¿Las palabras de Cristo del apóstol Pablo (rabino Saulo) viniendo como un ladrón en la noche (en un momento desconocido) alivian o despiertan miedo dentro de usted?

Segunda Tesalonicenses 2:1-12 menciona a un inicuo (hombre sin ley)que es retenido hasta un tiempo posterior. Puesto que el inicuo (el anticristo) no puede ser revelado hasta que quien (el Espíritu Santo) ahora lo detiene sea quitado de en medio, la Tribulación no puede ocurrir hasta que el Cuerpo de Cristo sea removido de la tierra. Como ni el Arrebatamiento ni el Cuerpo de Cristo se mencionan en Apocalipsis, Capítulos 6-18, podemos concluir que el Arrebatamiento precede a la Gran Tribulación. De todas las posiciones sobre el momento del Arrebatamiento, sólo la posición pretribulacional armoniza con la Escritura cuando entendemos que Limitador (o refrenador)se refiere al Espiritu Santo.145 Tres pasajes clave necesitan ser estudiados para una comprensión completa del Arrebatamiento (también vea el comentario sobre Isaías Eu – El Arrebatamiento y la Gran Tribulación).

El primer pasaje se encuentra en Juan 14:1-3. Este pasaje no detalla el momento del Arrebatamiento, pero contiene la promesa de este. Ahí, Jesús (Yeshua) dice: No se turbe vuestro corazón; creed en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si no, os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y cuando me vaya y os prepare lugar, vengo otra vez y os tomaré a mí mismo, para que donde Yo estoy, vosotros también estéis. Este pasaje da un punto clave: esta venida para los creyentes es con el propósito de llevarlos a donde Él iba. Como Jesús iba al cielo, esta es una venida para llevar a los justos al cielo y no a la tierra. Esto es importante porque en el postribulacionismo los creyentes se encuentran con el Señor en el aire y regresan con Él a la tierra. Esta no es la promesa aquí. Él viene a llevarnos al cielo.146

El segundo pasaje es Primera Tesalonicenses 4:13-18, que describe el programa del Arrebatamiento. Pablo escribió al cuerpo de creyentes en Tesalónica: Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los demás que no tienen esperanza. Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en Él (4:13-14). La profecía del Arrebatamiento es tan segura de cumplirse como las profecías de la muerte y resurrección del Mesías.

Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros los que vivamos, los que quedemos hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron (4:15). No hay una tradición escrita de esto, sino que el Señor habló a Pablo directamente a través de la tradición oral, Pablo les aseguró a los tesalonicenses que podían suprimir sus miedos.

Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo, y los muertos en el Mesías resucitarán primero. Después nosotros, los que vivamos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados simultáneamente con ellos en las nubes al encuentro con el Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, consolaos los unos a los otros con estas palabras (4:16-18). La palabra para arrebatamiento proviene de la traducción latina de la Biblia llamada Vulgata Latina. Allí, la palabra arrebatar se traduce rapiemur, y de aquí es de donde se obtiene el término Arrebatamiento. Los eventos descritos aquí y en Primera Corintios 15:50-53 a continuación, difieren considerablemente de los que acompañarán el regreso de Jesús a la tierra para establecer Su reino terrenal (Apocalipsis 19:11-21). Esta diferencia corrobora la distinción entre el Arrebatamiento y la Segunda Venida.147

De la traducción griega de la Biblia, la frase arrebatados proviene de la palabra arpazo o jarpazo. Tiene cuatro significados, todos ellos nos dicen mucho sobre el Arrebatamiento. Primero, puede significar llevarse a la fuerza. Satanás y sus demonios, cuyo reino atraviesa la atmósfera más baja de la tierra, ofrecerán oposición a los creyentes que atraviesan su territorio camino al cielo. Pablo habla del adversario en Efesios 2:2 como príncipe de la potestad del aire, y la palabra para aire allí significa la atmósfera más baja, más densa. Por eso será necesario que el Señor baje y nos lleve con una fuerza sobrenatural contra la oposición del dragón de la antigüedad y sus demonios.

En segundo lugar, puede significar arrebatarle el camino al peligro. La Biblia enseña que Dios no nos ha destinado para la ira, sino para alcanzar la salvación por medio de nuestro Señor Jesús, el Mesías (1 Tesalonicenses 5:9), y uno de los propósitos de la Gran Tribulación es traer ira sobre un mundo incrédulo. El profeta Isaías nos dice: He aquí viene implacable el día de YHVH, Con indignación y ardiente ira, Para dejar la tierra desolada Y extirpar de ella los pecadores (Isaías 13:9). Por lo tanto, en eltiempo de Dios, la ira de la Gran Tribulación visitará la tierra. Debido a que la Iglesia está compuesta de Sus hijos, nuestro Señor vendrá y nos arrebatará del peligro.

En tercer lugar, puede significar agarrar y llevar rápidamente. Ser arrebatado se usa cuando el poder divino transfiere a una persona rápidamente de un lugar a otro. El Cielo está más allá de la estrella más lejana. A la luz de una estrella le lleva 500.000.000 años alcanzar la tierra, viajando a 200.000 km en cada segundo. Y si el Cuerpo de Cristo viajara tan rápido en el Arrebatamiento, requeriría 500.000.000 de años para llegar al Cielo. Pero iremos al Cielo con la velocidad del pensamiento. Un momento estaremos en la tierra, y al siguiente estaremos en el Cielo.

Por último, puede significar reclamar por uno mismo con entusiasmo. El gran Esposo del Cielo vendrá a reclamar a Su novia, el cuerpo de Cristo, y la llevará ansiosamente con Él al Cielo.148 Cuando observamos estos cuatro significados, obtenemos una imagen mucho más clara de lo que significa el Arrebatamiento para todos los creyentes. De hecho estamos aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesús el Mesías (Tito 2:13).

Hay algunos paralelos significativos entre Juan 14:1-3 y Primera Tesalonicenses 4:13-18. Las palabras o frases son casi un paralelo exacto. Se siguen el uno al otro en ambos pasajes en exactamente el mismo orden. Solo se trata de los justos en cada caso. No hay una sola irregularidad en la progresión de las palabras del primero al último. Cualquiera de las columnas lleva al creyente, de los problemas de la tierra a las glorias del cielo. Por lo tanto, es obvio que estas dos secciones de las Escrituras hablan del mismo evento. ¿De qué otra forma se explica la progresión de ocho palabras/frases específicas en exactamente el mismo orden, en dos pasajes diferentes, por dos voceros diferentes? Está claro que estos pasajes se refieren a un solo evento: el Arrebatamiento del Cuerpo de Cristo.149

Se pueden los siguientes paralelos entre Juan 14:1-3 y Primera Tesalonicenses 4:13-17

En Juan 14:1-3 vemos la palabra turbe en el versículo 1
y en 1 Tesalonicenses 4:13-18 vemos la palabra entristezcáis en el versículo 13

En Juan 14:1-3 vemos la palabra creed en el versículo 1
y en 1 Tesalonicenses 4: 13-18 vemos la palabra creemos en el versículo 14

En Juan 14:1-3 vemos las palabras Dios y en mí (Jesús) en el versículo 1
y en 1 Tesalonicenses 4:13-18 vemos las palabras Jesús y Dios en el versículo 14

En Juan 14:1-3 vemos las palabras si no, os lo hubiera dicho en el versículo 2
y en 1 Tesalonicenses 4: 13-18 vemos las palabras os decimos en el versículo 15

En Juan 14:1-3 vemos las palabras vengo otra vez en el versículo 3
y en 1 Tesalonicenses 4: 13-18 vemos las palabras venida del Señor en el versículo 15

En Juan 14:1-3 vemos que la palabra os tomare en el versículo 3
y en 1 Tesalonicenses 4:13-18 vemos las palabras seremos arrebatados en el versículo 17

En Juan 14:1-3 vemos las palabras os tomaré a mí mismo en el versículo 3
y en 1 Tesalonicenses 4: 13-18 vemos las palabras al encuentro con el Señor en el versículo 17

En Juan 14:1-3 vemos las palabras donde Yo estoy, vosotros también estéis en el versículo 3
y en 1 Tesalonicenses 4: 13-18 vemos las palabras y así estaremos siempre con el Señor en el versículo 17

El tercer pasaje, Primera Corintios 15:50-53, trata sobre la naturaleza pasajera de nuestros cuerpos en el momento del Arrebatamiento. Pero esto digo, hermanos: La carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios; ni la corrupción hereda la incorrupción. He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos, pero todos seremos transformados, en un instante, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta (porque sonará la trompeta), y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. Porque es necesario que esto corruptible sea vestido de incorrupción, y esto mortal sea vestido de inmortalidad. El ojo puede moverse mucho más rápido que cualquier otra parte visible de nuestros cuerpos; por lo tanto, el cambio será instantáneo.Esa trompeta sonará al final de la Dispensación de la Gracia, cuando todos los creyentes serán removidos de la tierra. La resurrección de Cristo rompió el poder de la muerte para aquellos que creen en Él, y un día, cuando Jesús (Yeshua) regrese, todos seremos transformados. El Arrebatamiento podría ser el noveno o décimo dolor de parto, dependiendo de cuándo se firme el pacto de siete años entre el anticristo y la nación de Isra’el.

Después de los terribles eventos de la Gran Tribulación, Jesús declara que vendrá sobre todos los que habitan sobre la faz de toda la tierra (vea el comentario sobre La vida de Cristo Jr – El día y la hora desconocidos). En otras palabras, nadie que viva sobre la faz de toda la tierra podrá escapar de los juicios de la Gran Tribulación. No obstante, habrá una forma de escapar de la ira de Dios. Deberán creer en Jesús; creer lo que Él dijo que Él era, el divino Hijo de Dios. El medio de escape es estar en pie delante del Hijo del Hombre fuera de la tierra porque no habrá escape en la tierra (Lucas 21:34-37). Después del Arrebatamiento, los creyentes estarán en pie delante del Hijo del Hombre en el tribunal de Cristo (vea Cc – Porque todos debemos comparecer ante el tribunal de Cristo).

2020-04-26T15:49:57+00:00 0 Comments

Leave A Comment