La Cuarta Trompeta:
un tercio del sol, la luna y las estrellas
fueron golpeadas y oscurecidas
8: 12-13

ESCUDRIÑAR: ¿Por qué Dios juzgó la tierra con oscuridad? ¿Qué ramificaciones tendría sobre los habitantes de la tierra? ¿Cuál es Su propósito?

REFLEXIONAR: ¿Cuándo su pecado lo ha hecho a usted ciego al mundo? ¿Cuándo ha estado parcialmente cegado? ¿Por qué? ¿Cuál fue el mayor dolor que ha tenido en su vida? ¿Qué aprendió de eso? ¿Cómo puede ayudar a otros a evitar la misma trampa?

Cuando el cuarto ángel tocó su trompeta, el enfoque del juicio de Dios cambió de la tierra a los cielos. Aun recuperándose de los efectos de las primeras tres trompetas, las personas tratarán desesperadamente de encontrar explicaciones naturales para cada crisis. Habrá seminarios, conferencias, sesiones de emergencia de las Naciones Unidas y estudios científicos, todos buscando frenéticamente hacer frente a los desastres ecológicos. Sonará otra trompeta angelical, pero esta vez el resultado será tan extraordinario que desafiará toda comprensión científica. Este juicio es contra los cuerpos celestes.

Al igual que las plagas de Egipto, estos juicios atacarán a los dioses de este mundo y a las religiones paganas que adoran a estos objetos. Y el cuarto ángel tocó la trompeta, y fue herida la tercera parte del sol, y la tercera parte de la luna, y la tercera parte de las estrellas, para que se oscureciera la tercera parte de ellos, y el día no resplandeciera en su tercera parte, y asimismo la noche (8:12). La palabra herida, o la palabra griega plesso, es el verbo del que proviene el sustantivo plaga. Los cuerpos celestes serán golpeados con una plaga del Señor. Los astrólogos, los adivinos y las brujas que confían en las estrellas para predecir el futuro quedarán sin palabras (vea el comentario sobre Génesis Lw – El testigo en las estrellas).

No serán destruidos, solo su luz de alguna manera se verá impedida de llegar a la tierra. La luz normal del sol durante el día se reducirá en un tercio, al igual que la luz de la luna y las estrellas en la noche. Las nubes o la bruma en el cielo no pueden ser la explicación de este fenómeno porque Juan específicamente nos dice que fue causado por que los cuerpos celestes fueron golpeados de tal manera que redujeron su salida de luz. La luna brilla por la luz reflejada, por lo tanto, su luz se reduciría si se redujera la salida de luz del sol. Es difícil decir exactamente cómo sucederá esto (después de todo, será un milagro), pero por un tiempo, tal vez un día, tal vez varios días, la salida del sol se reducirá. Las estrellas producen su propia luz, pero de alguna manera su luz también se reducirá en un tercio. Como resultado, el día y la noche serán solo dos tercios tan brillantes como lo normal, a pesar de que los cielos pueden estar completamente libres de neblina o cualquier otra cosa que obstruya la luz.256 Nadie lo sabe, pero el Señor puede cambiar el espectro visible de color del sol y de las estrellas hacia el rango ultravioleta, el cual no se puede ver, reduciendo nuestra capacidad de ver la luz.

No importa cuánto intenten ignorar lo obvio, será imposible para los científicos de la tierra ignorar la increíble oscuridad. También alterará toda la meteorología y climatología de la Tierra. Probablemente seguirán violentas e impredecibles tormentas atmosféricas, así como interrupciones en los ciclos botánicos y biológicos.257

La oscuridad atraviesa el TaNaJ como símbolo de juicio. El profeta Amós habló del Día de ADONAI como un día de oscuridad en lugar de luz (Amós 5:18). Para Joel será día de tinieblas y lobreguez, Día de nublado y de densa oscuridad (Joel 2:2a). Jesús, citando a Isaías 13:10, dice que en el Día de ADONAI habrá señales en el sol, la luna, y las estrellas; y sobre la tierra, angustia de las gentes en desespero ante el bramido del mar y el oleaje, desfalleciendo los hombres por el miedo y la expectación de lo que vendrá sobre la tierra habitada, porque las potencias de los cielos serán sacudidas (Lucas 21:25-26). Estas profecías se cumplirán cuando suene la cuarta trompeta.

En el Nuevo Pacto, la oscuridad a menudo se asocia con lo demoníaco. Los incrédulos serán arrojados a la oscuridad exterior, donde hay llanto y crujir de dientes (Mateo 8:12). En Segunda Corintios 6:14-15, la luz y Cristo es contrastada con la oscuridad y Belial. Según Colosenses 1:13, el pueblo de Dios es aquel que ha sido liberado del poder de las tinieblas (véase también Colosenses 2:13-15). Esta cuarta trompeta, entonces, es una advertencia piadosa por los tres males que seguirán.258

Y vi, y oí un águila volando en medio del cielo, que decía a gran voz: ¡Ay! ¡Ay! ¡Ay de los que moran en la tierra, por causa de las otras voces de la trompeta de los tres ángeles que están a punto de tocar! (8:13). La palabra águila es la palabra griega aetos y se puede traducir ya sea águila o buitre. En este contexto, un buitre es un ave de rapiña y simboliza la muerte inminente. Vuela en el cielo para que todos puedan verlo, y grita a gran voz para que ninguno deje de escuchar. Habacuc describió a los babilonios invasores como un águila cuando se precipita sobre la presa (Habacuc 1:8). ADONAI es justo. Los habitantes de la tierra serán advertidos. ¡Arrepentirse!

Esta “ave” anuncia: ¡Ay! ¡Ay! ¡Ay! de los que moran en la tierra, por causa de las otras voces de la trompeta de los tres ángeles que están a punto de tocar. Los últimos tres juicios están separados de los cuatro anteriores porque son tres ayes. Con la caída de Babilonia, o un gobierno mundial, el infortunio contra ella se repite dos veces para enfatizar (18:10, 16 y 19). Pero aquí se repetirá tres veces, correspondiente a las últimas tres trompetas (shofares).259 Tan malos como fueron los primeros cuatro juicios, los siguientes tres serán mucho peores. Los dos primeros problemas serán invasiones demoníacas, y el tercero contendrá los siete juicios de las copas.