Ah – Personas sin Dios se han deslizado secretamente entre ustedes, Judas 4 y 2 Pedro 2:1 y 3b

Personas sin Dios
Se han deslizado secretamente entre ustedes
Judas 4 y Segunda de Pedro 2:1 y 3b

ESCUDRIÑAR: ¿Qué pasa con las personas sin Dios que se describen aquí, están ellos sin Dios? ¿Qué dijo Pablo acerca de pensar que las personas podrían aprovechar la gracia de Dios para continuar en sus formas inmorales? ¿Qué ha dado ADONAI al Cuerpo de Cristo, o al justo del TaNaJ, para detectar a estos malvados apóstatas?

REFLEXIONAR: ¿Cómo puede detectar a estos “lobos con ropa de oveja?” ¿Cómo puede estar seguro? Una vez que sabe quiénes son, ¿qué debe hacer al respecto? Hay más de una forma de negar a Jesús (Yeshua) el Mesías. Pueden negar a Jesús en tiempos de persecución; pueden negar al Mesías por conveniencia; ellos pueden negar a Jesús (Yeshua) por sus vidas y conducta; y pueden negar a Cristo desarrollando ideas falsas sobre él. ¿Puede detectar estos tipos de apostasía a su alrededor hoy? ¿Cómo puede combatirlos en su propia vida?

Porque han entrado disimuladamente ciertos hombres impíos (destinados desde antiguo para este juicio), los cuales convierten en lascivia la gracia de nuestro Dios, y niegan a Jesús el Mesías, nuestro único Soberano y Señor (Judas 4).

Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como también habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, negando aun al Soberano que los adquirió, trayendo sobre sí mismos destrucción repentina. Sobre los cuales la sentencia pronunciada desde antiguo no está ociosa, y su perdición no dormita (Segunda de Pedro 2:1 y 3b).

¿Por qué Judas se vio obligado a escribir esta extraña carta que lleva su nombre? ¿Por qué es necesario para nosotros luchar seriamente por la fe de nuestros padres? Aquí está la respuesta. Los impíos (falsos maestros) habían entrado disimuladamente entre los verdaderos creyentes. El Adversario había sembrado su cizaña entre el trigo (ver el comentario sobre La vida de Cristo Ev La parábola del trigo y la cizaña). Los falsos maestros habían envenenado sus iglesias (sinagogas mesiánicas), amenazando a los justos del TaNaJ.

La sana doctrina está bajo asedio hoy, de hecho, siempre ha sido así. Esto comenzó en el jardín del Edén, cuando Satanás torció la palabra de Dios y convenció a Eva para que desobedeciera a su Creador (vea el comentario sobre Génesis Ba – La mujer vio el fruto del árbol y lo comió). Desde entonces, el padre de la mentira (Juan 8:44) ha continuado sin descanso su amarga ofensiva contra la verdad divina (Hechos 20:29-30; Efesios 6:10-18). Su objetivo es simple, resistir la llegada del Reino del Señor a cualquier costo.

Judas ciertamente entendía lo que estaba en juego; sabía que los lobos feroces vestidos con piel de ovejas estaban infiltrando las iglesias “sinagogas mesiánicas”. Él reconocía que se avecinaba una batalla, un conflicto que marcaría la última campaña del diablo en su larga guerra contra la verdad. Es por eso que Judas escribió esta carta. Para alertar a sus lectores de los peligros doctrinales que enfrentaban debido a los agentes encubiertos del Adversario. Como un resumen general de sus tropas sobre el enemigo, Judas describe a estos falsos maestros para sus lectores.23 La situación comenzó con Caín; en los días de Judas había muchos falsos maestros, y aún hoy continúa empeorando. La apostasía alcanzará su clímax en los postreros tiempos… Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios (Primera a Timoteo 4:1)

Porque han entrado disimuladamente ciertos hombres impíos (Judas 4b). La palabra griega para han entrado disimuladamente significaentrar por la puerta trasera, o deslizarse sutilmente. En otras palabras, los falsos maestros se han colado en la asamblea de los creyentes. Pablo (Saulo) nos da una buena descripción de sus tácticas: Porque éstos son falsos apóstoles, obreros deshonestos, en que se disfrazan de apóstoles del Mesías. Y no es de extrañar, porque el mismo Satanás se disfraza de ángel de luz. Así que, no es muy extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia (Segunda a Corintios 11:13-15a). La palabra griega de mayor importancia aquí es metasquematizo (o metasjematízo), que significa enmascaramiento. Se refiere a alguien que cambia su apariencia externa y que no refleja su verdadero carácter interno. Lucifer hizo eso después de que él se rebeló y se convirtió en un ángel caído, Satanás. Pero el Adversario sabía que no podía atraer a los humanos como el compendio del mal. Tiene que hacerse pasar por ADONAI si espera ser adorado como ADONAI. Así, él se disfraza de ángel de luz, como hacen los hombres sin Dios que han entrado disimuladamente entre los creyentes. En esta tercera terna, Judas observa tres cosas acerca de esos falsos maestros.24

Primero, Sobre los cuales la sentencia pronunciada desde antiguo no está ociosa, y su perdición no dormita (Judas 4a; Segunda de Pedro 2:3b; Segunda a Corintios 11:15b). Aunque los falsos maestros no enfrentarán su juicio eterno hasta la muerte, Dios decretó su sentencia desde hace mucho tiempo. A lo largo de la historia, desde el primer pronunciamiento de juicio sobre la serpiente en el jardín del Edén (Génesis 3: 13-15), ADONAI ha condenado a todos los que distorsionan la verdad divina. Había profetas hablantes como Enoc (ver At Enoc, el séptimo de Adán profetizó acerca de estos hombres), y profetas que escribían (Isaías 8:19-21, 28:15; Jeremías 9:6-9; 14:14-15; Sofonías 3:1-8; Apocalipsis 21:8 y 27), pero ya sea en forma oral o escrita, los apóstatas contra quienes profetizaron estaban condenados (vea el comentario sobre Apocalipsis Fo El Gran Juicio del Trono Blanco).

Segundo, son hombres impíos (Judas 4c). No debemos pensar que la inmoralidad abierta u otra maldad sea necesariamente la única característica de la apostasía, sino la falta de lo que se menciona repetidamente en el TaNaJ como el temor de ADONAI, y los insensatos desprecian la sabiduría y la instrucción de Dios (Proverbios 1:7). La palabra griega que se usa para impíos es asebes que significa ser irreverente. Los apóstatas parecen amar a Dios, pero no tienen respeto por el Señor, que tendrán apariencia de piedad, pero negarán su eficacia. Apártate de ellos (Segunda a Timoteo 3:5), niegan el evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo el que cree: al judío primeramente, y también al griego (Romanos 1:16), y también niegan el poder transformador de Cristo que permite a un verdadero creyente vivir la vida sobrenatural que se pide en el Nuevo Pacto (Filipenses 3:10).

Los impíos (apóstatas) pueden parecer buenos a los ojos de los demás. Pueden no parecer abiertamente malvados, criminales o corruptos. Sin embargo, la Biblia los llama impíos porque les falta el temor de ADONAI. Judas no habla de apariencias externas, sino del corazón (Primera Samuel 16:7). Cuando sus corazones no aceptan toda la Palabra dada por nuestro Señor, el Espíritu Santo los muestra a ellos como sin Dios. La apostasía siempre comienza con el rechazo de la Palabra de Dios. Cuando algo se coloca por encima de la Palabra, ya sea tradición, costumbre, credo, lealtad a una organización o cualquier otra cosa, no importa lo buena que parezca, lleva a la apostasía.25 Así, la misma Palabra de Dios alza el dedo de la culpa contra ellos.

Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como también habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, negando aun al Soberano que los adquirió, trayendo sobre sí mismos destrucción repentina (Segunda de Pedro 2:1). Lo que dijo Pedro sobre los falsos maestros que vendrán es lo mismo que dice ahora Judas sobre ellos que ya llegaron. Estos hombres impíos convierten en lascivia la gracia de nuestro Dios (Judas 4d). Lascivia significa seducir o desviar a alguien sexualmente. Ellos pervirtieron la gracia de Dios en una excusa para la aselgeia que es la palabra griega traducida para libertinaje sexual o inmoralidad desvergonzada. La mayoría de la gente quiere ocultar su pecado; tienen suficiente decencia pues no quieren ser descubiertos. Pero los impíos están tan perdidos a la decencia que no les importa que vean su pecado. Vemos esto todo el tiempo hoy.

No solo eso, el verbo convertir está en el participio presente masculino. Ellos pervierten continuamente la gracia de Dios. No había forma de detenerlos. Este fue su modo de operación persistente y apremiante. No detuvieron su práctica constante de cambiar la gracia de Dios a Inmoralidad descarada. Se convirtió en un hábito. Como bestias brutales, eso es todo lo que sabían hacer.

¡Estos falsos maestros estaban, sin duda, teñidos de gnosticismo y su creencia de que, puesto que la gracia de Dios era lo suficientemente amplia como para cubrir cualquier pecado, podrían pecar como les gustaba! A más pecado, mayor es la gracia; por lo tanto, pensaron “¿por qué preocuparse por el pecado” (Romanos 6:1-2; Gálatas 5:13; Primera de Pedro 2:16; Segunda de Pedro 2:19)? Así, la gracia fue pervertida en una inmoralidad desvergonzada.26

Y tercero, niegan a Jesús el Mesías, nuestro único Soberano y Señor (Judas 4e). Ellos niegan tanto Su Persona como Su ministerio porque los apóstatas falsos maestros se veían a sí mismos como sus propios amos. Como resultado, se negaron a reconocer honestamente el señorío absoluto de Jesucristo (Salmo 89:27; Hechos 7:55-56; Romanos 5:1, 6:23; Efesios 1:21-22; Filipenses 2:11; Colosenses 1:18, 2:10; Primera a Timoteo 6:15; Apocalipsis 5:12, 19:16). Ellos no se someterían a Jesús (Yeshua) como divino Maestro y Señor, ni iban a darle el honor que requiere singularmente como Dios el Hijo y Salvador de los pecadores. En consecuencia, ellos negaron a Cristo Su posición legítima como Dios (Juan 5:23) como Rey (Mateo 25:34; Juan 1: 49-51, 12:13, 18:37), y como el Mesías (Mateo 2:4-6; Marcos 8:27-29; Lucas 2:25-35; Juan 4:25-26). Al hacerlo, se confirma que son falsos, ya que profesan conocer a Dios, pero con sus hechos lo niegan, siendo detestables y rebeldes, descalificados para toda buena obra (Tito 1:16).27

Si esas personas eran gnósticos, tendrían dos conceptos erróneos acerca de Jesús.

Primero, la teoría gnóstica común era que “el eón Cristo” (ver Ac – El Libro de Judas desde una perspectiva judía: Propósito), descendió sobre el hombre Yeshua en su bautismo y lo dejó antes de su muerte. Ellos creían que, ya que el cuerpo era malo, Jesús solo parecía tener un cuerpo y era una especie de espíritu fantasma en la forma aparente de un hombre. La palabra griega para parecer es dokein y estas personas se llamaban docetistas. Negarían la humanidad real de Yeshua.

En segundo lugar, negarían Su singularidad. Creyeron que había muchas etapas entre la cuestión del mal de este mundo y el espíritu perfecto de Dios, y han creído que Jesús era sólo una de las muchas etapas en el camino.28 El título de Jesús el Mesías, nuestro único Soberano y Señor refutaba esas dos herejías destructivas.

Y esto es lo que nuestro Señor dijo de ellos: A quien me niegue ante los demás, lo desecharé ante mi Padre que está en los cielos (Mateo 10:31). Otro escritor inspirado dijo: Si le negamos, Él también nos negará (Segunda a Timoteo 2:12). El Ruaj Ha Kodesh reprende a cualquiera que se niegue a reconocer la verdad sobre estos apóstatas: ¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Mesías? Éste es el anticristo, el que niega al Padre y al Hijo. Todo el que niega al Hijo, tampoco tiene al Padre. El que confiesa al Hijo, también tiene al Padre (Primera de Juan 2:22-23).

Juan escribe: Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus, si proceden de Dios; porque muchos falsos profetas han salido al mundo. En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesús el Mesías ha venido en carne, procede de Dios; y todo espíritu que no confiesa a Jesús, no procede de Dios; y éste es el del anticristo, del que habéis oído que viene, y ahora está ya en el mundo (Primero Juan 4:1-3).

No es de extrañar que Judas estuviera alarmado. Se enfrentó a una situación en la que los falsos maestros se habían deslizado secretamente a las iglesias (sinagogas mesiánicas) y estaban pervirtiendo la gracia de Dios en una justificación, incluso una razón, para practicar la inmoralidad descarada.

2019-06-03T10:16:11+00:00 0 Comments

Leave A Comment