Al – Como Sodoma y Gomorra, ellos se entregan a la inmoralidad sexual y a vicios contra la naturaleza. Judas 7 y Segunda de Pedro 2:6

Como Sodoma y Gomorra, ellos se entregan a sí mismos
a la inmoralidad sexual y a vicios contra la naturaleza
Judas 7 y Segunda de Pedro 2:6

ESCUDRIÑAR: Según Judas, ¿Quiénes eran esos sodomitas? ¿Cuál es el punto de comparación? ¿Cómo se relaciona este ejemplo de la historia con los problemas de incredulidad, inmoralidad, violencia y rebelión? ¿Cómo este ejemplo nos transmite: certeza, severidad y rectitud del juicio del Señor?

REFLEXIONAR: ¿Cómo se supone que los creyentes reaccionen a la homosexualidad? ¿Es de poca importancia? ¿Evitarla? ¿Atacarla? ¿Juzgarla? ¿Cómo ve Jesús (Yeshua) al homosexual? ¿Cree que puede odiar el pecado, pero amar al pecador y aun así mantener el alto nivel de Dios? ¿Cómo? ¿Por qué sí? o ¿Por qué no?

Así como a Sodoma y Gomorra, y las ciudades vecinas, las cuales, de la misma manera que aquéllos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, sirven como ejemplo al sufrir un castigo de fuego eterno (Judas 7).

Y condenó a las ciudades de Sodoma y de Gomorra, reduciéndolas a cenizas, poniéndolas como ejemplo para los que iban a vivir impíamente (Segunda de Pedro 2:6).

Por medio de la cuarta terna, Judas les recuerda a los creyentes tres lecciones de la historia. Para la tercera lección, trae a la memoria el ejemplo de Sodoma y Gomorra. Este incidente en la historia ha causado una profunda impresión en el pueblo judío. Sodoma y Gomorra se utilizan una y otra vez en las Escrituras como el ejemplo supremo del juicio del pecado por ADONAI. Incluso son usados ​​por el mismo Jesús (Yeshua). El resplandor de Sodoma y Gomorra se extiende a lo largo de toda la Biblia (Deuteronomio 29:23, 32:32; Isaías 1:9, 3:9, 13:19; Jeremías 23:14, 49:18, 50:40; Ezequiel 16:46, 49, 53, 55; Lamentaciones 4:6; Amós 4:11; Sofonías 2:9; Mateo 10:15, 11:24; Lucas 10:12, 17:29; Romanos 9:29; Segunda de Pedro 2:6; Judas 7; Apocalipsis 11:8). Sodoma y Gomorra estaban a solo un día de viaje desde Jerusalén, y este juicio divino sobre el pecado nunca fue olvidado.47

Así como los ángeles de Génesis 6 (Judas 7a). Este versículo comienza con jos, un adverbio de comparación, que significa de manera similar, de la misma manera que. Aquí se presenta una comparación que muestra la similitud de los ángeles de Judas 6 y [los hombres] de Sodoma y Gomorra.

Así como a Sodoma y Gomorra, y las ciudades vecinas, las cuales, de la misma manera que aquéllos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, sirven como ejemplo al sufrir un castigo de fuego eterno (Judas 7). Se entregaron a la inmoralidad sexual (vea el comentario sobre Génesis Ey – Dos ángeles llegaron a Sodoma en la noche). Sin embargo, la similitud entre ellos es más profunda que el hecho de que ambos eran culpables de cometer pecado. Se extiende al hecho de que cometieron el mismo e idéntico pecado. Los dos fueron en pos de vicios. La palabra extraña (RVGR) en el griego es jeteros, que significa otra clase diferente. [Los hombres de] Sodoma y Gomorra y los ángeles tenían relaciones sexuales que eran antinaturales porque iban en contra de la naturaleza o fuera de lo que era apropiado para ellos. Para los sodomitas, la carne extraña eran otros hombres u homosexualidad. En el caso de los ángeles de Génesis 6, la carne extraña era el sexo con mujeres humanas. Esto era carne de un tipo diferente. Hay dos palabras griegas para esto. Una palabra significa otra de un tipo diferente, y la segunda palabra significa otra del mismo tipo. La palabra que se usa aquí para extraño es otro de un tipo diferente. Esos hombres y esos ángeles habían ido tras la carne de un tipo diferente. Ambos no solo fueron culpables de pecados sexuales, sino que eran culpables de pecados sexuales antinaturales.48

Aquellos apóstatas que afirman que la homosexualidad es “normal” no te dirán que hasta el siglo XIX no había evidencia de que alguien sea exclusivamente homosexual porque era antinatural. No era menos antinatural que los israelitas se rebelaran contra ADONAI quien los había redimido. Judas usa lo antinatural de la rebelión contra Dios para instar a sus lectores a no seguir los pasos de los falsos maestros. El pecado y el rechazo a los mandamientos del SEÑOR son violaciones de su orden divino de las cosas, esto debe ser castigado.49

Y condenó a las ciudades de Sodoma y de Gomorra, reduciéndolas a cenizas, poniéndolas como ejemplo para los que iban a vivir impíamente (Segunda de Pedro 2:6 y Judas 7c). Así como el encarcelamiento de los ángeles caídos sirvió como ejemplo del juicio del Señor sobre el pecado, así también las ciudades de Sodoma y Gomorra sirvieron de advertencia. Hay curiosos paralelos entre nuestra época y Sodoma, esa ciudad era bien conocida por su inmoralidad, y por supuesto, (como la mayoría de la gente hoy en día, pensaban que habían superado la idea de Dios), para descubrir su error sólo cuando ya era demasiado tarde. El castigo del azufre ardiente para los sodomitas de Sodoma y Gomorra ilustra el fuego eterno del infierno, que será experimentado por los maestros apóstatas.

Sirven como ejemplo al sufrir un castigo de fuego eterno (Judas 7d). Ellos también están sufriendo el castigo de fuego eterno. La palabra sufrir es jupéjo o jupeco, es decir, para mantener bajo, para poner bajo, metafóricamente, para sostener y para someter. El participio está en presente, mostrando que ellos están sufriendo este mismo día el castigo que cayó sobre ellos en el tiempo de Lot. El hombre rico y Lázaro (Lucas 16:22-24) es otro ejemplo de los perdidos que ahora sufren conscientemente, esperando el sufrimiento final del fuego eterno y el sufrimiento en el infierno.

Judas usó este ejemplo de los apóstatas gentiles, así como los ejemplos de los apóstatas israelitas y los ángeles apóstatas, como recordatorio a aquellos que niegan la verdad de Dios e ignoran Sus advertencias. Su juicio justo sobre el pecado, la incredulidad y la apostasía es siempre el mismo. Su trato de los impíos en el pasado no difiere de su trato de los impíos ahora. En el balance final, siglos de rebeldes se presentarán ante Jesucristo porque el Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio lo encomendó al Hijo (Juan 5:22). En ese momento recibirán su sentencia final y eterna (vea el comentario sobre Apocalipsis Fo – El Gran Juicio del Trono Blanco).

Génesis 19 no es de ninguna manera el único texto en el TaNaJ que condena la homosexualidad. Está claramente prohibido en los mandamientos de ADONAI a los israelitas. El SEÑOR dijo a través de su profeta Moisés: No te acostarás con varón como si fuera mujer. Es abominación (Levítico 18:22), y: Si un hombre se acuesta con varón como se acuesta con mujer, cometen una abominación. Ambos serán muertos irremisiblemente, y su propia sangre recaerá sobre ellos (Levítico 20:13). ¿Cuánto más explícito puede ser?

La Palabra de Dios es cristalina y extremadamente fuerte en condenar los actos homosexuales. Con reminiscencias de los malvados sodomitas en el tiempo de Lot (Génesis 19:1-11), un anciano le dijo al levita: ¡Paz sea contigo! Toda tu necesidad estará exclusivamente a mi cargo, sólo que no pases la noche en lugar abierto (Jueces 19:20). Pero no sirvió de nada, los hombres malvados de Gibeah rodearon la casa y exigieron que el anciano enviara al levita para satisfacer sus deseos homosexuales. Estaban alegrando sus corazones, cuando he aquí unos hombres de aquella ciudad, hijos de Belial, rodeando la casa, se agolparon en la puerta y hablaron al anciano dueño de la casa, diciendo: ¡Tráenos al hombre que entró a tu casa, para que lo conozcamos! (Jueces 19:22b). Ellos gritaron al anciano (dueño de la casa),”saca alhombre que vino a tu casa para que podamos tener sexo con él. Este versículo es idéntico en la estructura gramatical a Génesis 19:5. ADONAI considera que aquellos que se involucran en actos homosexuales son malvados.

Durante las últimas etapas del período intertestamentario, los judíos frecuentemente entraron en contacto con el mundo griego, lleno de relaciones homosexuales, aunque no eran exclusivas de los griegos. La confrontación con esta cosmovisión llevó a los judíos a defender más firmemente la prohibición bíblica de la homosexualidad. De hecho, la resistencia a la homosexualidad sigue siendo el rasgo consistente y distintivo del judaísmo.

Pero en contraste con la resistencia judía a la homosexualidad, el mundo recientemente ha visto el estallido de muchos pecados y perversiones antiguas. El más importante de estos es la homosexualidad. En realidad, la tolerancia a la homosexualidad se ha aceptado en un período de tiempo sorprendentemente corto. Las actitudes han cambiado tan rápidamente que lo que hubiera sido totalmente inaceptable en el pasado, ahora el público en general lo acepta sin dudar, por ejemplo: maestros homosexuales, clubes de gays y lesbianas en escuelas secundarias, promociones de homosexuales en parques temáticos y eventos deportivos, matrimonios legales de gays y lesbianas e iglesias homosexuales.

Los creyentes, por supuesto, no son inmunes a estos cambios. Afectan a nuestros compañeros de trabajo, a nuestros amigos, a nuestras familias y, en algunos casos, a nuestros propios hijos. Satanás sigue vivo y trabajando en el mundo (Primera de Pedro 5:8). Pero la Palabra de Dios está destinada a cambiar a las personas, no a que las personas distorsionen la Palabra de Dios. Porque toda la Escritura es inspirada por Dios, y es útil para la enseñanza, para la refutación del error, para la corrección, para la instrucción en la justicia, (Segunda a Timoteo 3:16). Para aplicar Judas 7 a nuestras vidas, primero necesitamos ver lo que otros pasajes del Nuevo Pacto tienen que decir sobre la homosexualidad. Hay tres pasajes que condenan ese estilo de vida.

Por eso Dios los abandonó a pasiones vergonzosas, pues aun sus mujeres cambiaron el uso natural por el que es contra naturaleza, (por el argumento de “nacer de esa manera”) y del mismo modo también los varones, dejando el uso natural de las mujeres, se encendieron en su lascivia unos con otros, cometiendo hechos vergonzosos varones con varones, y recibiendo en sí mismos la debida recompensa de su extravío (Romanos 1:26-27). El contexto aquí es la ira de Dios.

No hay un uso registrado de la palabra griega para homosexuales en ningún lugar del mundo antiguo antes de su aparición en Primera a los Corintios alrededor del 55 dC. Entonces Pablo (rabino Saulo) tuvo que inventar una palabra porque no existía. Tomó dos palabras griegas de Levítico 18:22 en la Septuaginta; arseno o varones y koites o cama, (lo que implica hombres que comparten la misma cama) para hacer la palabra arsenokoites u homosexuales. ¿O no sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales (arsenokoites), ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los difamadores, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios (Primera a los Corintios 6:9-10).

Sabiendo esto: Que la ley no está puesta para el justo, sino para los transgresores y desobedientes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos, para los parricidas y matricidas, y para los homicidas, para los fornicarios y los homosexuales (arsenokoites), para los secuestradores, y los mentirosos y perjuros, y para cualquier otro que se opone a la sana doctrina (Primera a Timoteo 1:9-10).

La conclusión es que podemos esperar que los escritores inspirados del Nuevo Pacto (Brit Hadashah) estén de acuerdo con los escritores inspirados del TaNaJ, excepto cuando indiquen explícitamente lo contrario. El TaNaJ es claro acerca de la naturaleza de la homosexualidad: es un pecado. En ninguna parte el Nuevo Pacto está en desacuerdo; de hecho, valida el TaNaJ. Cuando agregamos a esto que la enseñanza judía fue unánime al condenar la homosexualidad, tratar de justificarla es, en el mejor de los casos una ilusión y deshonesto en el peor de los casos. Simplemente no aplica.

El hecho de que haya tan pocos versículos no prueban que la homosexualidad no fuera importante para los escritores humanos del Nuevo Pacto. Simplemente significa que asumieron la opinión que prevalecía en la cultura judía. Pablo vio la homosexualidad tan contradictoria con el propósito creativo de ADONAI que no valía la pena detenerse después de afirmar lo obvio. Parece que este asunto es otro ejemplo de personas que intentan leer las costumbres sociales actuales en la Biblia en lugar de dejar que la Biblia determine esas costumbres. Después de todo: Jesús el Mesías es el mismo, ayer, y hoy, y por los siglos (Hebreos 13:8).

Pero las personas atrapadas en el pecado de la homosexualidad generalmente buscan racionalizar o justificar su propia conducta. Ellos contaminan la carne (sus cuerpos) y no lo consideran pecado (Judas 8). Así que los intentos de hacer que la Biblia apruebe su comportamiento no deberían sorprendernos. El gran impulso de hoy es hacer que la homosexualidad sea “normal”. Pero a su vez la gracia de Dios en una excusa para la inmoralidad flagrante (Judas 4). En toda mi vida, nunca he conocido a un homosexual que no estuviera en crisis. Para librarte del camino malo; Del hombre que habla cosas perversas, De los que abandonan los caminos rectos, Para andar por sendas tenebrosas; De los que gozan haciendo el mal, Y se alegran en las perversidades del vicio (Proverbios 2:12-14).

Por lo tanto, los creyentes comprometidos con la autoridad de las Escrituras deben aplicar la enseñanza de la Biblia sobre este asunto. Debemos negarnos resueltamente a permitir que la cultura cambie nuestros valores o comprometa nuestra aplicación de ellos. La conducta homosexual es pecaminosa; de hecho, es una forma de comportamiento que puede excluir a las personas del Reino de Dios (Primera a los Corintios 6:9-10). Como mayordomos o administradores de la Buena Nueva, se nos confía este mensaje.

Pero debemos proclamar este mensaje con el espíritu correcto. Tenemos que hablar, pero tenemos que hablar porque nos preocupamos por defender los valores bíblicos y también porque amamos a los homosexuales. Lo que nos gusta hacer no es simplemente guardar silencio, ocuparnos de nuestros asuntos y dejar que los homosexuales sigan con su estilo de vida elegido hasta las puertas del infierno. Lo que nos gusta hacer con amor es llegar a los homosexuales con el evangelio. Sólo el poder del Espíritu Santo puede romper las mentiras de las que Satanás los ha convencido.50

2019-07-21T16:31:35+00:00 0 Comments

Leave A Comment