Ap: Estas personas dicen injurias contra lo que no entienden Judas 10 y Segunda de Pedro 2:12

Estas personas dicen injurias
contra lo que no entienden
Judas 10 y Segunda de Pedro 2: 1

ESCUDRIÑAR: ¿Qué dos cosas dice Judas sobre los maestros apóstatas? ¿Cuáles son los dos usos diferentes de las palabras griegas para entender en Judas 10? ¿A quién se dirige este mensaje? ¿A creyentes justos? ¿A creyentes reincidentes? ¿A los intelectualmente convencidos? ¿Qué es lo que realmente los destruye al final? ¿Cómo destruye Judas la pretensión de ellos de un conocimiento superior? ¿A qué conduce el pensamiento “progresista”?

REFLEXIONAR: ¿Cómo puede ver a un lobo vestido de oveja en el lugar donde adora? ¿Cómo se salvó de la insensatez de este mundo?

Pero éstos dicen injurias contra lo que no entienden, y en lo que por naturaleza entienden, en esto se corrompen como los animales irracionales (Judas 10).

Pero éstos, como animales irracionales, por naturaleza nacidos para presa y destrucción, blasfemando de lo que ignoran, también serán destruidos con la destrucción de aquéllos (Segunda de Pedro 2:12).

Mientras que Miguel no se atrevió a acusar al diablo, estos apóstatas, en contraste, hablaron injurias contra los santos ángeles de Dios (Judas 8). No tienen ningún tipo de entendimiento espiritual. Las cosas del Espíritu están más allá de su inteligencia natural. Entonces, cuando los asuntos espirituales son llevados a su atención, lo tratan con desprecio y burla. Judas dice dos cosas acerca de los maestros apóstatas.

Primero, critican todo lo que no entienden. Sin embargo, estas personas dicen injurias (blasfemeo), contra lo que no entienden (Judas 10a y Segunda de Pedro 2:12a), ylo hacen de una manera mundana. Con la palabra éstos al principio del versículo 10, Judas vuele a su caracterización de los falsos maestros. Él usa dos palabras griegas diferentes para“entender” en el versículo 10. La primera es oida que significa comprensión mental y conocimiento. Cualquier cosa fuera de sus experiencias, la descartan como inútil e irrelevante (Primera a Corintios 2:14). Al no tener discernimiento espiritual, están cegados y desprecian todas las realidades espirituales. Todo esto apunta al hecho de que no son creyentes que se extraviaron. Judas está escribiendo, para empezar sobre personas que nunca fueron creyentes. Ellos simplemente comenzaron a asociarse con la iglesia (o sinagoga mesiánica) en su área y fingieron ser creyentes para satisfacer su apetito sexual y difundir sus propias falsas enseñanzas.63

No debemos olvidar que Judas 10 no está escrito principalmente sobre ateos, que desprecian nuestra fe en la ceguera total a la verdad: Pero si nuestro evangelio está encubierto, lo está para los que se pierden. El dios de este mundo ha cegado la mente de estos incrédulos, para que no vean la luz del glorioso evangelio de Cristo, el cual es la imagen de Dios (Segunda a los Corintios 4:3-4). Tampoco está escrito sobre los justos del TaNaJ, sino sobre los convencidos intelectualmente (Hebreos 3:7-19). Aquellos incrédulos que una vez tuvieron conocimiento de la verdad, pero no cruzaron la línea del conocimiento a la fe, y luego se alejaron. No es sorprendente que un ateo o un apóstata diga injurias contra el pueblo del Señor. En realidad, son lobos disfrazados con ropa de oveja, y es por eso que Judas escribió su carta para advertirnos de su llegada.

Segundo, se dejan corromper por las cosas que sí comprenden. Éstos en lo que por naturaleza entienden, en esto se corrompen como los animales irracionales (Judas 10b). Son los instintos sensuales que comparten con los animales. La segunda interpretación de la palabra griega para entender en el versículo 10 es epistamai, que significa disfrute sensual. A pesar de que puede considerarse que tienen una forma de piedad, su naturaleza animal los domina. Aman al mundo: la codicia de la carne, la codicia de los ojos, y la soberbia de la vida (Primera de Juan 2:16).

Por naturaleza entienden, en esto se corrompen yson como animales irracionales, por naturaleza nacidos para presa y destrucción (Judas 10b y Segunda Pedro 2:12b). Aquí Judas se refiere a los falsos maestros como animales irracionales. No consiguen hablar razonablemente porque no pueden razonar. No importa cuán educados estén los apóstatas, no importa qué tan profundamente filosóficas piensen que son sus enseñanzas, o cuántas visiones místicas e ideas afirmen haber tenido, todavía son como animales irracionales. Como el resto de la humanidad pecadora: alegando ser sabios se hicieron necios (Romanos 1:22; Primera a Corintios 3:18; Segunda a Corintios 10:5 y 12; Gálatas 6:3; Efesios 4:17; Segunda a Timoteo 3:2 y 4).64

En lugar de comprender a los ángeles de arriba, ellos realmente solo entendieron a los animales de abajo. Por lo tanto, Judas demolió su afirmación gnóstica de un conocimiento superior (vea Ac – El Libro de Judas desde una perspectiva judía: propósito). Y su comprensión, contamina la carne en Judas 8, como en el pecado de Sodoma y Gomorra en Judas 7. Se volvieron autodestructivos. Estando atestados de toda injusticia, perversidad, avaricia, maldad; colmados de envidia, homicidio, contienda, engaño, malignidad. Murmuradores, detractores, aborrecedores de Dios, insolentes, soberbios, jactanciosos, inventores de cosas malas, desobedientes a los progenitores (Romanos 1:29-30a). Al final, ellos son destruidos por sus propias herejías mentirosas y engañosas, que traerán sobre ellos el juicio de ADONAI (Génesis 6:17, 19:24; 2 Reyes 22:17; Jeremías 30:16; Mateo 7:22-23, 13:40-42, 25:41; Hebreos 10:27).

Irónicamente, se corrompen como los animales irracionales sin razón, también serán destruidos con la destrucción de aquéllos (Judas 10c y Segunda Pedro 2:12c). Pueden poseer un grado de percepción animal, pero incluso esa percepción terminará destruyéndolos. Con las tres advertencias de Judas 5, 6 y 7 ante ellos, se insta a sus lectores a que tengan cuidado con la corrupción espiritual de los apóstatas. Esto alcanzó todos los aspectos de sus personalidades; físicamente, se hicieron inmorales, intelectualmente, se volvieron arrogantes. Y espiritualmente, ellos negaron a Adonai.

La moralidad y el pensamiento “progresista” conducen a menudo a la sordera progresiva de la voz de Dios y a la ceguera espiritual. Es terrible que las personas alcancen una etapa en la que son sordas al SEÑOR y ciegas a la bondad. Y ahí es exactamente a donde han llegado las personas a quienes Judas ataca. Porque la palabra de la cruz ciertamente es necedad para los que se pierden, pero para nosotros los salvos, es poder de Dios. Porque está escrito: Destruiré la sabiduría de los sabios, Y desecharé la inteligencia de los entendidos (Primera a los Corintios 1:18-19).

Sin excepción, la sabiduría del mundo se eleva y baja a ADONAI. En su propia sabiduría, en el mundo inevitablemente cambiaron la verdad de Dios en mentira, y reverenciaron y sirvieron a la criatura antes que al Creador (Romanos 1:25). La sabiduría humana no puede entender el Mensaje de la cruz. Con toda su supuesta sabiduría, la humanidad nunca ha podido conocer a Adonai, y mucho menos tener una relación personal con Él. Dios eligió usar aquello que el mundo ve como necio o insensato, para salvar a aquellos en el mundo que simplemente creerían (pisteo: creer, tener fe, confiar). Para aquellos que intercambiarán su sabiduría por la Suya, YHVH ofrece transformación, regeneración, nuevo nacimiento y una nueva vida a través del poder de la cruz de Jesucristo, Su Hijo. Esta necedad o insensatez es nuestra única esperanza.65

2019-07-21T22:17:05+00:00 0 Comments

Leave A Comment