Av – La suerte cayo delante de Aman en el duodecimo mes, en el mes de Adar – cap 3 vers 7-9

La suerte cayó delante de Amán en el duodécimo mes,
en el mes de Adar
3: 7-9

ESCUDRIÑAR: ¿Qué es el pur? ¿Cuál fue la importancia de la demora de once meses asegurada por sorteo (comparar los versículos 7 y 12)? ¿Fue esto providencia de Dios o coincidencia? Si Amán el agagita es un descendiente del rey Agag (1 Samuel 15) y de los odiados amalecitas, ¿qué significaría eso para los israelitas? ¿Cómo la falla del rey Saúl de aniquilar a todos los amalecitas, regresa quinientos años más tarde, para perseguir a Isra’el?

REFLEXIONAR: ¿Cómo los creyentes buscan la dirección de Dios hoy? El rey David dijo: Deléitate asimismo en YHVH, Y Él te concederá las peticiones de tu corazón (Salmo 37:4). Entonces, a veces, ¿cree que tenemos una opción de la dirección en la que podemos ir? ¿Por qué si o por qué no? Santiago nos dice: Y si alguno de vosotros carece de sabiduría, pídala al que da, a Dios, que da a todos generosamente y sin reproche, y le será dada (Santiago 1:5). ¿Puede ADONAI usar nuestras decisiones equivocadas para nuestro beneficio y Su gloria? ¿Ha sucedido eso en su vida? ¿Cómo cambió usted? Como resultado: ¿cómo Él fue glorificado?

Habían pasado poco más de cuatro años desde que Ester se convirtió en reina en el año 478 aC. Pasó más de un siglo desde la destrucción de Jerusalén por parte de Nabucodonosor, unos sesenta y cuatro años después del primer regreso con Zorobabel, y dieciséis años antes del regreso de Esdras a Jerusalén. Mardoqueo y Ester eran de familias judías que se habían quedado en Mesopotamia incluso después del primer regreso del cautiverio.42

El autor incluyó una parte aparentemente oscura del relato al registrar que Aman usó un pur para la suerte, para decidir cuándo debería lanzar su ataque. Los lectores originales de Ester habrían entendido que ADONAI estaba trabajando para proteger a Su pueblo incluso en el momento de los eventos. Como los hechos se dieron, los judíos tenían casi un año para prepararse para el conflicto con sus enemigos.

Para determinar el momento favorable para el ataque y masacrar a los judíos, Amán consultó el pur, o el plural que es purim, la suerte. En el mes primero, que es el mes de Nisán, en el año duodécimo del rey Asuero, uno hizo caer Pur, es decir, la suerte, delante de Amán, día por día y mes por mes, y la suerte salió para el mes duodécimo, que es el mes de Adar (3:7). Se creía que en el primer mes del año se elegían suerte para definir los días oportunos para eventos importantes. Los arqueólogos han descubierto que purim, eran cubos de arcilla con caracteres cuneiformes o puntos que parecían prácticamente los mismos que los dados modernos. Caer Pur literalmente significaba tirar los dados. Hoy en día, los dados se usan para apostar o en juegos de mesa, pero durante el tiempo en que se escribió Ester se usaron para la adivinación. Era su forma de pedirles a los dioses respuestas a preguntas sobre el futuro.

Purim es una forma hebrea pluralizada de una palabra acadia que también fue utilizada por los babilonios más tarde para referirse a estos objetos de adivinación en forma de cubo. Esta palabra se encuentra solo en el libro de Ester y en ninguna otra parte en el TaNaJ, y cuando el autor la usa por primera vez, también le da a sus lectores la palabra hebrea equivalente que se usa para referirse al cubo, el goral, que se traduce como suerte (9:24).43 El sumo sacerdote usaba el goral (vea el comentario sobre Éxodo Ga – El uso de un pectoral para tomar decisiones) y solía consultar al SEÑOR (vea el comentario sobre Éxodo Gb – El Urim y Tumim: Las formas de tomar decisiones).

Uno hizo caer Pur, es decir, la suerte, delante de Amán, día por día y mes por mes, y la suerte salió para el mes duodécimo, que es el mes de Adar (3:7b). Amán tendría que esperar once meses para el día más favorable, pero inmediatamente difundió la palabra de la futura ejecución de los israelitas (3:12-15). Ordenó a los ciudadanos de Persia matar a sus vecinos judíos; jóvenes y ancianos, mujeres y niños, exactamente once meses después.44 Lo más importante para él era elegir el día “más afortunado”, incluso si tenía que esperar casi un año para llevar a cabo su perverso plan. Pero no entendió que la mano de Dios controlaba incluso sus dados para que los judíos tuvieran once meses para prepararse para su defensa. Las suertes se echan en el regazo, Pero la decisión es de YHVH. (Proverbios 16:33). ¡Providencia!

Otro detalle que ha sido considerado improbable por algunos es que Amán echaría suertes para determinar la fecha de la ejecución de los judíos con once meses de anticipación. Muchas personas en el antiguo Cercano Oriente lanzan o arrojan suertes para recibir la guía de los dioses. Representaba una visión de la vida que era parte del mundo antiguo. Pensaban que el destino estaba predeterminado, y que los humanos solo podrían tener éxito si cooperaban con el destino. Creían que los signos del zodiaco y augurios en las estrellas, la naturaleza y en otros lugares revelaban el destino del entendido, y todo estaba predeterminado de acuerdo con los días de suerte. Como resultado, en la cosmovisión de Amán era vital encontrar el día más oportuno para llevar a cabo su programa y luego mantenerlo.

Sin embargo, el tirar suerte tenía un sentido de ironía. Los lectores judíos originales de la historia ya habrían sabido cómo terminaba. ¡Después de todo, seguían vivos! Cuando se leyó a Ester, los lectores rápidamente se dieron cuenta de que la suerte del purim no significaría la destrucción de los israelitas; irónicamente, esto significaba que aquellos que echaron suertes habían sufrido el destino que querían asignarles a ellos.

Fiel a la forma, la falta de cuidado de Asuero permitió a Amán que le costara muy poco persuadirlo para darle la libertad de exterminar a ciertas personas que describió como una amenaza para su reino. El rey permitió que Memucán le aconsejara sobre cómo tratar con Vasti (1:16-22), y luego los adivinos le sugirieron cómo elegir a la próxima reina (2:1-4). Aquí, Amán oculta inteligentemente sus propias intenciones malvadas al hacer que parezca que lo que él proponía era lo mejor para el rey. Entonces dijo Amán al rey Asuero: Existe un pueblo esparcido y disperso entre los pueblos de todas las provincias de tu reino, cuyas leyes son distintas de las de cualquier otro pueblo, y no cumplen las leyes del rey, por lo que no conviene que el rey los tolere (3:8). Lo que implica que ellos habían conservado su identidad. Amán evita cuidadosamente mencionar que ese pueblo era judío, y Asuero estaba tan desinteresado que ni siquiera preguntó quiénes eran ellos.

Un pueblo esparcido y disperso entre los pueblos de todas las provincias de tu reino, cuyas leyes son distintas de las de cualquier otro pueblo, y no cumplen las leyes del rey, por lo que no conviene que el rey los tolere (3:8). La presentación de Amán fue una mezcla de verdad (disperso entre los pueblos en todas las provincias de tu reino), y verdad a medias (sus leyes son distintas de las de cualquier otro pueblo) y mentira (no cumplen las leyes del rey), en ese orden. Si bien era cierto que los judíos tenían sus propias leyes, era falso acusarlos de desobedecer las leyes de Persia. De hecho, los rabinos enseñaban que “la ley del país en el que ellos vivían era vinculante”.

Ahora, por primera vez, nos enteramos de que Amán era un hombre rico. Apeló a la necesidad de Asuero de volver a llenar el tesoro drenado por la guerra desastrosa del rey con Grecia. Amán endulza su petición diciendo: Si parece bien al rey, decrétese su destrucción, y yo pesaré diez mil talentos de plata en manos de quienes manejan la hacienda para que los ingresen en los tesoros del rey (3:9). (O sea, 375 tons o 340 toneladas métricas equivalentes a varias decenas de millones de dólares hoy). En ese momento Persia usaba el metal plata como su estándar de dinero. La palabra traducida “tesoros” es una palabra persa, muestra que el autor conocía bien el vocabulario de la corte de Susa. Esto prefiguraría la traición de otro judío: Yeshua el Mesías, por treinta piezas de plata (vea el comentario sobre La vida de Cristo Kc – Judas acepta traicionar a Jesús).

El historiador griego Herodoto registró que el ingreso anual del Imperio Persa era de aproximadamente 15.000 talentos en impuestos. Si esta cifra es correcta, Amán ofreció dos tercios de esa cantidad, una gran suma. Incluso si planeaba robar las propiedades de las familias judías a las que iba a matar, su proposición hubiera sido absurda si no hubiera tenido el dinero a su disposición.

A la mayoría de nosotros nos gusta pensar que a través de una planificación cuidadosa podemos tener cierto control de nuestras vidas. Si bien la mayoría de las veces la vida puede cooperar con nuestros planes, todos nosotros podemos recordar las circunstancias fuera de nuestro control. A veces las cosas pueden salir mejor de lo que esperábamos, y algunas veces las cosas empeorarán, pero de cualquier manera nuestra sensación de estar en control a veces es revelada por las circunstancias de la vida como una ilusión.

Nos guste o no, a menudo nos sentimos atrapados en circunstancias fuera de nuestro control. Hay muchos eventos aparentemente insignificantes, que cuando miramos hacia atrás en ellos, realmente cambiaron el curso de nuestras vidas. Esta cadena de eventos continúa sucediendo todos los días. No tenemos idea de cómo uno lleva al otro. Solo ADONAI está fuera de tiempo y conoce el final desde el principio. El autor de Ester demuestra el funcionamiento de la divina providencia. Él trabaja a través de una serie de eventos “casuales” y decisiones humanas, incluso aquellas basadas en motivos cuestionables, en el mejor de los casos, o en intentos malvados en el peor, para llevar a cabo Su plan. Todos los eventos “casuales” en el libro de Ester, y en nuestras propias vidas, realmente están trabajando hacia el final que Dios ha determinado de antemano.

Ester sufrió la humillación de ser llevada al harén del rey para ser sexualmente utilizada. Aparentemente, nadie consideró qué planes podría haber tenido ella para su propia vida, planes tal vez para ser una esposa piadosa con un hogar y una familia. Pero sus planes cambiaron para siempre cuando los hombres del rey la tomaron de su casa. Mardoqueo sufrió la humillación de ser privado de su reconocimiento después de salvar la vida de Asuero después de escuchar a dos de los oficiales del rey conspirar para asesinarlo. Para empeorar las cosas, Amán estaba ganando el poder de volverse contra Mardoqueo y los judíos. Existe una triste ironía de que cuando los malvados prosperan, el pueblo de Dios es aparentemente pasado por alto y sin recompensa (Salmo 37 y 73). Cuando todo está dicho y hecho, Dios usa incluso la injusticia para cumplir Sus promesas para nosotros. Como José dejó en claro a sus hermanos: Aunque vosotros pensasteis mal contra mí, ’Elohim lo encaminó para bien (Gen 50:20a).

La revelación de Jesucristo fue escrita para alentar a los creyentes que, como los judíos de Persia, encontraron amenazada su existencia cuando el gobierno bajo el cual vivían, amenazó con destruirlos. Los creyentes de todo el mundo experimentan la persecución hoy. Una fuente estima que solo en este siglo, un promedio de 300.000 creyentes han sido martirizados cada año. La oración de los primeros creyentes: “Ahora, Señor, considera sus amenazas y haz que tus siervos hablen tu palabra con gran osadía”, debe continuar siendo la oración de los creyentes hoy, ofrecida con la confianza en la poderosa providencia del SEÑOR.

El libro de Apocalipsis muestra que a pesar del poder abrumador que los imperios mundiales tienen ahora, Yeshua el Mesías finalmente prevalecerá (vea el comentario sobre Apocalipsis Ex – Las ocho etapas de la campaña de Armagedón). Los creyentes deben vivir fielmente para esos días, incluso bajo la amenaza de la persecución y la muerte. Después de describir a la bestia y su poder satánico, Juan reconoce que aquellos salvados durante la Gran Tribulación sufrirán y morirán cuando el gobierno del anticristo se vuelva en contra de ellos. Sin embargo, debido a que Jesús se levantó para nunca más morir, estarán a salvo en Cristo. Si alguno tiene oído, oiga. Si alguno ha de ser llevado a cautividad, a cautividad será llevado; si alguno ha de ser muerto a espada, a espada será muerto. Aquí está la perseverancia y la fe de los santos (Apocalipsis 13:9-10) (vea el comentario sobre Apocalipsis Dn – Todos los habitantes de la Tierra adorarán a la bestia).

Dios tiene la intención de salvar y proteger a Su pueblo en el Mesías (Romanos 8:28), y finalmente planea destruir a aquellos que permanecen firmes en su oposición a Él. No hay poder, ni enemigo, que pueda derrotar a Sus elegidos (2 Timoteo 2:10). Nosotros también, como David en el Salmo 16, podemos alabar a ADONAI porque Él ha hecho que nuestra “suerte” esté segura en Yeshua.

Guárdame, oh ’El,
porque en ti me he refugiado.
Dije a YHVH: Tú eres mi Señor,
No hay para mí bien fuera de ti.
Para los santos y para los íntegros que están en la tierra,
Es toda mi complacencia.

Multiplicarán sus dolores quienes corren tras dioses extraños;
No derramaré sus libaciones de sangre,
Ni en mis labios tomaré sus nombres.

YHVH es la porción de mi herencia y de mi copa.
Tú sustentas mi suerte.
Las cuerdas me cayeron en lugares deleitosos,
Y es hermosa la heredad que me ha tocado.

Bendeciré a YHVH que me aconseja,
Aun en las noches me corrigen mis riñones.
A YHVH he puesto siempre delante de mí,
Porque está a mi diestra, no seré conmovido.
Por lo que se alegró mi corazón, y se regocijó mi gloria.
Mi carne reposará también confiadamente,
Porque no dejarás mi alma en el Seol,
Ni permitirás que tu santo vea corrupción.
Me mostrarás la senda de la vida,
En tu presencia hay plenitud de gozo,
Delicias a tu diestra para siempre.

Ntd: En esta traducción se empleó la BTX 3º edición.

2019-03-01T15:57:23+00:00 0 Comments

Leave A Comment