El Sexto Sello:
El sol se volvió negro como la tela de crin
6: 12-17

ESCUDRIÑAR: ¿Qué ocurre cuando se rompe el sexto sello? ¿Qué elementos del día del juicio se describen? ¿Cuál es la reacción de la gente en la tierra cuando se abre el sexto sello? ¿Quién puede permanecer de pie bajo la ira del Cordero?

REFLEXIONAR: ¿En qué área de su vida está tratando de esconderse de Dios? ¿Qué necesita hacer para salir de su escondite? ¿Cómo se siente con este pasaje acerca de los últimos tiempos? ¿Por qué? ¿Cómo afectará esto a sus acciones esta semana?

Cada serie de juicios termina con una acción de la naturaleza, y el sexto sello no es una excepción. Toda la tierra entrará en convulsiones, y la apariencia del sol y la luna cambiará.216 Juan registró seis desastres naturales terroríficos relacionados con la apertura del sexto sello.

Y vi cuando abrió el sexto sello, y hubo un gran terremoto, y el sol se volvió negro como tela de crin, y la luna entera se volvió como sangre (6:12).

Primero, hubo un gran terremoto. Por primera vez en la historia, será un terremoto mundial. Los sismólogos y geofísicos en los últimos años han aprendido mucho sobre la estructura de la tierra y sobre la causa y la naturaleza de los terremotos. Lasólida corteza terrestre es cruzada con una compleja red de fallas, y todas descansan sobre un manto plástico cuya estructura aún se desconoce en gran medida. Si la corteza consiste en grandes placas móviles es un tema de debate actual entre los geofísicos, por lo que aún se desconoce la causa última de los terremotos. Con toda probabilidad, todo el complejo de inestabilidades en la corteza es un remanente de los fenómenos del gran Diluvio, especialmente la ruptura de las fuentes del abismo (vea el comentario sobre Génesis Ci – Y la lluvia cayó en la tierra cuarenta días y cuarenta Noches)

En cualquier caso, la vasta red mundial de cinturones de terremotos inestables en todo el mundo de repente comenzará a resbalarse y fracturarse a nivel mundial y será seguro un terremoto gigantesco. Evidentemente, esto estará, naturalmente, acompañado de tremendas erupciones volcánicas, que arrojan grandes cantidades de polvo, vapor y gases a la atmósfera superior. Probablemente sean estos fenómenos los que harán que el sol se vuelva negro y la luna se vuelva como sangre.217

Inmediatamente después del terremoto, se produjo una segunda catástrofe, ya que el sol se volvió negro como tela de crin. Este será el segundo de cinco apagones durante los últimos tiempos (Joel 2:31, Apocalipsis 6:12, 9:2, 16:10-11; Mateo 24:29-30). Debido al polvo y gases de las olas de humo que explotan desde el núcleo de la tierra, filtrará y reflejará la luz del sol, haciéndole parecer a Juan cuando vio que el sol se volvió negro como tela de crin (Isaías 50:3). El mismo fenómeno ocurrirá con el tercer desastre (Joel 2:10), que estará estrechamente asociado con el sol y el cielo que se oscurecen por el humo del Abismo (9:2).218

Luego, del cielo negro vino el cuarto apagón, Juan nos dice que las estrellas del cielo cayeron a la tierra como una higuera suelta sus brevas cuando es sacudida por un fuerte viento (6:13). La palabra griega para terremoto literalmente significa temblor, y se aplica igualmente al aire, el mar o la tierra. Para aquellos en la tierra parecerá que el cielo está temblando y las estrellas mismas están siendo sacudidas de los cielos. Como la mayoría de las estrellas son más grandes que la Tierra, ninguna estrella podría caer a la Tierra sin destruirla. Sin embargo, dado que la palabra estrellas también se puede traducir como meteoros en griego, esto podría indicar una lluvia de meteoritos, comúnmente llamadas estrellas fugaces. La identificación más probable de estas estrellas fugaces particulares es la de una gran aglomeración de asteroides que golpean la tierra. Tal evento nunca ha ocurrido en tiempos históricos, pero los científicos han especulado durante mucho tiempo sobre la probabilidad de catástrofes terrestres pasadas o futuras causadas por una afluencia de asteroides. Una lluvia de meteoritos gigantes podría tener el mismo efecto. Incluso podría ser el detonante que desencadenaría el terremoto global.

La quinta calamidad en este sello afectará la atmósfera de la tierra porque: el firmamento fue replegado como un rollo que se enrolla, y toda montaña y toda isla fueron removidas de sus lugares (6:14). Esta es una percepción humana de la magnitud de este juicio, pero no es la disolución final del cielo que vendrá después (Apocalipsis 21:1 y Segundo Pedro 3:10). Esta vívida imagen es similar a la descripción de Isaías: Todo el ejército de los cielos se consumirá, Y como un rollo se enrollarán los cielos, Y caerán todas sus huestes, Como cae la hoja de la vid, Como el higo cae de la higuera (Isaías 34:4).219 Las estrellas de los cielos nunca se destruirán porque la Biblia dice que estarán en su lugar por los siglos de los siglos (Salmo 148:3-6). Pero que parecen consumirse por la misma razón que el sol aparecerá a su vez negro y la luna aparecerá a su vez de color rojo sangre. El polvo y los gases de las columnas de humo (Joel 2:30) que explotan desde el núcleo de la tierra se proyectarán y reflejarán la luz lejos de ellos.

Volviendo a su visión de lo que estaba sucediendo en la tierra, Juan da cuenta del sexto fenómeno natural desastroso, y señala que toda montaña y toda isla fueron removidas de sus lugares (6:14b). Vemos lo mismo en Nahúm 1:5, Isaías 34:4 y nuevamente en Apocalipsis 20:11. Toda la corteza inestable de la tierra comienza a agitarse y cambiar. La corteza terrestre, altamente inestable desde el gran Diluvio, sería tan perturbada por los impactos de asteroides, las explosiones volcánicas y los terremotos mundiales, que grandes segmentos de la misma comenzarán a deslizarse y resbalar sobre el manto plástico profundo de la tierra. Los geofísicos durante muchos años han estado fascinados con la idea de la deriva continental (aunque se han acumulado pruebas sólidas contra cualquier fenómeno de este tipo que ocurra en la era actual). Varios han publicado teorías de una catástrofe natural pasada que involucra lo que llaman la corteza móvil de la Tierra. Algunos de estos fenómenos podrían en realidad desencadenarse bajo este juicio del sexto sello, empequeñeciendo los poderosos terremotos del pasado.220

La anarquía resultará en que los reyes de la tierra, y los príncipes, y los tribunos, y los ricos, y los poderosos, y todo siervo y todo libre se escondieron en las cuevas y entre las peñas de las montañas (6:15). La supervivencia será su única preocupación. Su miedo atravesará a toda la sociedad (Salmo 48:4-6; Isaías 2:10-12, 19). Nadie estará exento del juicio de Dios. Ni su plata ni su oro podrá librarlos en el día de la ira de YHVH, cuando el fuego de su celo consuma toda la tierra, porque de cierto exterminará repentinamente a todos los habitantes de la tierra (Sofonías 1:18).

Los no creyentes en todos los ámbitos de la vida estarán aterrorizados. Pero estas personas presas del pánico ¿llamaran a Jesús para salvarlos a ellos? ¡No! Ellos pedirán a la “madre naturaleza” que los mate a ellos. Actuando irracionalmente: dijeron a las montañas y a las peñas: ¡Caed sobre nosotros, y escondednos del rostro del que está sentado en el trono, y de la ira del Cordero! Porque ha venido ya el gran día de la ira de ellos, y ¿quién puede mantenerse en pie? (6:16-17a). Ellos prefieren morir y pasar la eternidad en el infierno que volverse a Jesucristo (Oseas 10:8). Hasta ahora pueden haber sido capaz de explicar los juicios anteriores como catástrofes naturales, pero con este sello no será posible. Incluso los no creyentes reconocerán que la mano de Dios está en contra de ellos.

La ira del Cordero (6:16b) es una frase paradójica. La ira de Dios es el Día del Señor, de este día hablaron los profetas en el TaNaJ, un día que viene sobre la tierra y aún es futuro. El Cordero es una frase usada por Cristo en el Nuevo Pacto (Brit Hadashah) solo por Juan (Juan 1:35-36). Y cuando combinamos las dos frases es como mezclar fuego y agua, pero la ira de Dios se revela en el Cordero. No hay un Dios “malo” en el TaNaJ y un Dios “amoroso” en el Nuevo Pacto (Brit Hadashah). La Biblia enseña que ADONAI nuestro Dios, ADONAI Uno es (Deuteronomio 6:4). El amor de Dios se ve claramente en el TaNaJ (Jeremías 31:3) y la ira de Dios se ve claramente en el Nuevo Pacto (Lucas 12:4-5).

Las palabras finales del sexto sello plantean una pregunta interesante. ¿quién puede mantenerse en pie? (6:17b) El profeta Nahum sehizo eco de la misma pregunta cuando consultó: Delante de su indignación ¿Quién podrá estar en pie? ¿Quién podrá resistir el ardor de su ira? (Nahúm 1:6a, también vea Salmo 76:7; Jeremías 30:7; Sofonías 1:14-18 y Malaquías 3:2 )? La respuesta es esta, solo aquellos que tienen la ventaja de la gracia de la gracia de Dios. En el capítulo 7 veremos dos grupos que sobrevivirán a la furia del juicio divino; primero, los 144.000 evangelistas judíos, y segundo, sus conversos, las almas de los mártires durante la Gran Tribulación de pie delante del trono y delante del Cordero (7:9b).

Si fuéramos honestos, probablemente admitiríamos que, ante las perspectivas de juicio, nuestro primer impulso es escondernos. Al igual que aquellos que vimos anteriormente que se esconderán en las montañas para esconderse de ellos, al igual que Adán y Eva que se escondió en el jardín después de que habían pecado (Génesis 3:8-10), también podemos tener miedo de someternos a la mirada de Aquel que todo lo ve y escondernos del rostro del que está sentado en el trono, y de la ira del Cordero (6:16b).

Cuando leemos sobre el sexto sello, con su terremoto mundial, sol ennegrecido, luna roja como la sangre, meteoritos cayendo y otra terrible destrucción física, podemos llegar a la conclusión de que el juicio de DIOS (Ha’Shem) es algo espantoso y terrible. No es de extrañar que todos en la tierra quisieran morir. ¿Cómo podríamos sobrevivir si fuerzas tan poderosas exponen nuestra debilidad y pecaminosidad? Pero en medio de toda esta confusión y miedo, no debemos olvidar que ADONAI no mató a Adán y Eva. Los vistió (vea el comentario sobre Génesis Bh – El Señor Dios hizo prendas de piel para Adán y su esposa) y se quedó con ellos, incluso en su exilio del paraíso. Del mismo modo, en el siguiente capítulo el Señor marcará los que son propiedad Suya (7:1-8).

¿A dónde cree usted que irá ante la poderosa presencia de Dios? Puede intentar ser como Jonás y huir de Él, esperando que las montañas lo cubran, o tratando de encontrar refugio en cuevas estériles. O puedes correr hacia Él por perdón, protección y salvación. El juicio de Dios no es más que la claridad de Su verdad; y la verdad sobre Él es que Él es misericordioso y justo. Correr a Jesús (Yeshua) es lo mejor que podríamos hacer. Porque Él nos ha comprado del infierno con su muerte y resurrección. Ahora sentado a la diestra del Padre (Mateo 26:64), Él nospromete que todos los que creen en Su evangelio nunca deben tener miedo.

Jesús, no quiero esconderme de ti. Peco todo el tiempo, en pensamiento, palabra y obra. No quiero, pero aún sucede. Mientras espero que vuelvas, te doy la libertad de mostrarme mi pecado para que no pueda esconderme de él. Eres mi única esperanza Confieso mi pecado a Ti en este momento, mientras espero el día cuando voy a verte cara a cara. Por favor ven pronto.221