Bm – Los judios derrotaron a todos sus enemigos, los mataron y destruyeron con la espada – cap 9 vers 5-19

Los judíos derrotaron a todos sus enemigos,
los mataron y destruyeron con la espada 

9: 5-19

ESCUDRIÑAR: La expresión hicieron lo que quisieron, ¿qué quiere decir aquí en el contexto? ¿Qué pasó en la fortaleza de Susa? ¿Por qué? ¿Qué hicieron los judíos con el saqueo? ¿Por qué? ¿Qué pidió la Reina Ester y recibió del rey Asuero? ¿Cómo fue posible que los judíos mataran setenta y cinco mil de sus enemigos? ¿Por qué hay dos fechas diferentes para la observancia de Purim?

REFLEXIONAR: ¿Cuál es la diferencia entre matar y asesinar? (vea el comentario en Éxodo DpNo matarás) ¿Qué hace usted que no sea por dinero? Aunque sepa que será criticado, ¿hará algo difícil por el SEÑOR en su vida y que usted sabe que debe hacerse? ¿O usualmente no lo hace? ¿Sabe por qué? ¿Se siente como si estuviera viviendo hoy en una ciudad amurallada (protegida), o siente que está viviendo en una ciudad sin muros (sin protección)? ¿Por qué?

En el día de la batalla, los judíos mataron a todos sus enemigos a filo de cuchillo, con mortandad y destrucción; e hicieron lo que quisieron contra quienes los odiaban (9:5). Esto esen el día veintitrés del tercer mes, el mes de Sivan, 474 aC. Tal vez las palabras, que hicieron lo que quisieron contra quienes los odiaban, sugieren un frenesí de salvaje venganza debido a la combinación de los verbos. En el contexto más amplio, sin embargo, la inferencia es que a los judíos se les dio una mano libre para defenderse sin interferencia oficial del gobierno.

En Susa, la ciudadela, los judíos mataron y destruyeron a quinientos hombres (9:6). Los judíos deben haber tenido muchos enemigos en Susa, porque mataron y destruyeron a quinientos hombres más los diez hijos de Amán. Tal vez Amán los había influenciado. Probablemente los judíos de Susa se concentraron en los enemigos que se encontraron en la fortaleza como los más peligrosos, o quizás los enemigos conocidos de los judíos buscaron refugio en la fortaleza para tratar de protegerse. Aunque quinientos suena como mucho, no era un alto porcentaje de la población. Esto apunta al hecho de que la mayoría de los ciudadanos de Susa apoyaban a los judíos.

Pero no pusieron sus manos sobre el botín como Amán esperaba hacer. Tres veces se afirma que no hacían esto por dinero (9:10b, 15-16).El autor también puede haber tenido en mente el incidente en 1 Samuel 15:17-23 cuando Saúl desobedeció a ADONAI al tomar el botín de los amalecitas. Esta vez, los judíos tuvieron cuidado de no volver a cometer el mismo error. Además, la decisión de no enriquecerse a costa de los enemigos no pasaría desapercibida en una cultura en la que se esperaba que los vencedores se llevaran el despojo. Se hablaría de la novedad de tal restricción, se recordaría y se tomaría como prueba de sus motivos rectos, lo que probablemente resultaría en conversiones de gentiles al judaísmo.105

En aquel día, cuando el rey obtuvo el recuento de los muertos en la ciudadela de Susa (9:11), el rey parecía indiferente a los resultados. La cantidad de muertos no incluía a ningún judío. Simplemente debe ser que en comparación la victoria sobre los enemigos hizo que la pérdida de sus propios compatriotas fuera aparentemente insignificante. Pero es difícil creer que no se haya perdido una sola vida judía, aunque la narración nos lo haga pensar así. Tal vez la mención de muertes judías frenaría la fiesta judía con máscaras y trajes conocida como Purim. Los judíos tenían solo un pensamiento ese día, y era la supervivencia.

Dijo el rey a la reina Ester: En Susa, la ciudadela, los judíos han matado y destruido a quinientos hombres y a los diez hijos de Amán, ¡qué no habrán hecho en las otras provincias del rey! Así pues, ¿cuál es tu petición? Pues te será concedida. ¿Qué más es tu demanda? Pues será satisfecha (9:12). Aparentemente el rey era indiferente a los resultados. Si los judíos mataron a tantos en Susa, ¿cuántos deben haber sido asesinados en todo el imperio? Le dijo a Ester ¿cuál es tu petición? Pues te será concedida (pero esta vez no agregó, hasta la mitad del reino).

Ella solicitó un día más para erradicar a los enemigos de los judíos que intentaban destruirlos, y la humillación pública de los cuerpos de los diez hijos muertos de Amán, tal como su padre había sido humillado. Aunque es bárbaro según nuestros estándares actuales, fue una ocurrencia común en la guerra antigua (1 Samuel 31:1-3).Ester respondió: Si place al rey, concédase también mañana a los judíos en Susa que hagan conforme a la ley de hoy, y que cuelguen en la horca a los diez hijos de Amán (9:13).Ester es condenada casi universalmente por pedir que la lucha continúe por un segundo día. El autor, sin embargo, no intenta ni exonerar a la reina ni justificar su petición. Parecía ser perfectamente aceptable para él. ¿Dejó ella que su nuevo poder se le subiera a la cabeza? ¿O eran legítimas sus razones para solicitar un segundo día de lucha, a pesar de que nos son desconocidas y posiblemente también desconocidas para el autor? Simplemente no lo sabemos.

Esté o no justificada Ester, el fracaso continuo de los líderes más grandes de Israel en la guerra contra la oscuridad moral y espiritual sin verse envueltos en ellos mismos sugiere que ningún ser humano es digno de librar una verdadera guerra santa en el nombre de YHWH. La estrategia de Dios contra el pecado y el mal estaba esperando al Guerrero perfecto (ver BjLos judíos se regocijaron), que podía ejecutar la justicia divina con las manos limpias y un corazón puro. Su nombre es Jesús.106

También mataron a Parsandata, a Dalfón, a Aspata, a Porata, a Adalía, a Aridata, a Parmasta, a Arisai, a Aridai y a Vaizata (9:7-9), los diez hijos de Amán hijo de Hamedata, adversario de los judíos (9:10a). La Masorah prescribe que los nombres de los diez hijos de Amán se escriban en una columna perpendicular en el lado derecho de la página, con la vav (y) en el lado izquierdo. Esto probablemente se deriva de la tradición de que los diez hijos fueron empalados en un poste alto, uno encima del otro. También es habitual leer la Meguilá en Purim. Los rabinos enseñan que si alguien puede decir los diez nombres de los hijos de Amán de un solo aliento (porque todos murieron juntos), traerá buena suerte.

Los diez hijos de Amán también fueron asesinados ese día, sin dejar a nadie para continuar con el legado del odioso orgullo de su padre. La manzana, después de todo, no cae lejos del árbol. Esta era una práctica común en la guerra antigua. Cuando el líder era asesinado, también lo era toda su familia para que nadie pudiera sobrevivir y organizar un golpe vengativo. Los nombres de los hijos de Amán pueden ayudarnos a entender mejor a qué tipo de guerra se avocó Ester. Son de especial interés porque pueden ser nombres daiva o daeva de la antigua Persia. Los daiva fueron utilizados alguna vez por los dioses en las primeras escrituras iraníes e hindúes, pero más tarde llegaron a asociarse con poderes demoníacos en las religiones orientales. Como se vio anteriormente, todos los nombres tienen una vocal “a” característica, acorde con los nombres de su padre y abuelo, como si unieran a toda la familia. Si los nombres de los hijos de Amán reflejan este origen, los lectores originales probablemente los hubieran reconocido como demoníacos. El autor posiblemente enumeró los nombres para mostrar la lealtad de Amán y su familia a los poderes demoníacos de la oscuridad y el mal y, por lo tanto, las víctimas adecuadas de Purim.107

Los nazis prohibieron todas las observancias de Purim. Hitler, el 31 de enero de 1944, dijo que si los nazis eran derrotados, los judíos celebrarían un segundo Purim triunfal. ¡Estaba en lo correcto! El 16 de octubre de 1946, diez nazis fueron colgados en Nuremberg como los diez hijos de Amán. Uno de ellos fue Julius Streicher, que dijo mientras estaba colgado: “Purim, 1946″.108

Y el rey ordenó que se hiciera así. La ley se promulgó en Susa, y colgaron a los diez hijos de Amán. Los judíos que residían en Susa se reunieron también el día catorce del mes de Adar y mataron a trescientos hombres en Susa, pero no pusieron la mano en el botín (9:14-15). Susa era probablemente el centro de los anti judíos. Los trescientos hombres los atacaron. Este número que fue para toda la ciudad de Susa, es pequeño en comparación con los quinientos muertos en la fortaleza el primer día. Esto prueba que los judíos no mataron indiscriminadamente, sino solo a los que los atacaron.

En cuanto al resto de los judíos que estaban en las provincias del rey, que se habían reunido para defender sus vidas, tuvieron reposo de sus enemigos luego de haber matado entre los que los odiaban a setenta y cinco mil, pero no pusieron la mano en el botín (9:16). Otro detalle que se ha considerado improbable es que los judíos mataron a setenta y cinco mil de sus enemigos después del segundo edicto del rey. Para aquellos que tienen dudas sobre la posibilidad de una masacre de sus enemigos, Carl Friedrich Keil, el famoso judío mesiánico de Alemania (1807-1888) nos recuerda la masacre de San Bartolomé en Francia cuando Carlos IX colocó a miles de protestantes a morir y desterró a cientos de miles de Francia. También señala que Fernando el Católico desterró a trescientos mil judíos de España. Keil sugiere que la población del Imperio Persa desde Etiopía a la India debe haber sido de al menos cien millones. Los judíos deben haber sido entre dos y tres millones. Entonces, tal vez el número de antisemitas asesinados no se debe considerar tan improbable.109

Incluso después de la muerte de Amán, su edicto de destrucción permaneció en vigor para los judíos. Pero el contra-decreto (vea Bi Ahora escribe un contra-decreto en el nombre del Rey en nombre de los judíos) por Asuero dio a los judíos el derecho de defenderse a sí mismos y sus propiedades frente a un asalto mortal (8:11).Si bien es cierto que muchos persas murieron en su ataque contra los judíos, ¡sus muertes no fueron el resultado de la agresión judía, sino de la autodefensa judía! Ninguno de los persas habría muerto si se hubieran abstenido de atacar a los judíos. Su integridad de esta manera es enfatizada por la repetida afirmación de 9:10, “Pero no pusieron sus manos en el botín” (9:16b). Los judíos se negaron a enriquecerse con su victoria sobre los agresores persas.110

Esto fue en el día trece del mes de Adar, y en el catorce del mismo reposaron, y lo hicieron día de banquete y de alegría. La fiesta se celebró el día decimotercero de Adar, o el día original establecido para la matanza de los judíos. Esto fue hecho en todas las provincias (9:17).Además de la Fiesta de la Dedicación y el Día de Nicanor, ambos instituidos a mediados del siglo II aC, no hubo festivales durante los últimos cinco meses del calendario hebreo (de febrero a marzo). A mediados del último mes del año, una razón para el regocijo familiar sería un punto culminante bienvenido después de un largo y frío invierno.

La primera celebración de Purim tuvo lugar el día 14 de Adar en las afueras de la ciudad capital de Susa. Este versículo es una especie de explicación entre paréntesis. El versículo 19 explica cómo se observó esta fiesta en las aldeas y ciudades sin muros. Es por eso que los judíos rurales -los que viven en aldeas y grandes ciudades sin muros- observan el día catorce del mes de Adar como un día de alegría y festín, un buen día para darse regalos unos a otros (9:19).Fue un día de alegría, en lugar de un día de tristeza; fue un día de festejos, en lugar de un día de ayuno; fue un buen día, en lugar de un día de luto; y fue un día para dar regalos entre ellos, en lugar de quitarles cosas a ellos.111

Sin embargo, la segunda observancia de Purim tuvo lugar el día 15 de Adar porque lucharon por otro día (ver BySusa Purim). Pero los judíos que estaban en Susa se reunieron el día trece y catorce del mismo mes, y el quince reposaron, haciéndolo día de banquete y de alegría (9:18).Esto preparó el escenario para diferentes observanciasjudías. Hasta el día de hoy, aquellos judíos que viven en aldeas sin muros celebran el Purim en el 14 de Adar, pero los que viven en ciudades con muros lo celebran el 15 de Adar. Siempre siendo diferentes, los samaritanos observaron esta fiesta un mes antes, en el mes de Sh’vat. Estos dos últimos versículos son resúmenes que pueden parecer contradictorios con otros versículos, por ejemplo 9:21-22. Estos resúmenes, sin embargo, son una vista tipo telescopio de los eventos. Es decir, son demasiado breves para dar todos los detalles que mostrarían que no son contradictorios.

En consecuencia, un complot para destruir a los judíos de Persia resultó en un festival que ayudó a unirlos y sostenerlos como pueblo.

Ntd: En esta traducción se empleó la BTX 3º edición.

2019-03-03T14:54:19+00:00 0 Comments

Leave A Comment