Ce – Las implicaciones mesianicas de Ester

Las implicaciones mesiánicas de Ester

En el texto en sí, la fiesta de Purim no tiene ninguna referencia directa al Mesías. Sin embargo, tiene algo que enseñarnos acerca del pueblo del Mesías, los judíos y el Reino mesiánico.

El libro de Ester es otro ejemplo del principio que se encuentra en el Pacto de Abraham: maldeciré al que te maldiga (Génesis 12:3b). Este principio enseña que Dios maldecirá a los que maldicen a los judíos. Esto asegura la supervivencia de Isra’el durante los tiempos de los gentiles (vea el comentario sobre Apocalipsis An – Los tiempos de los gentiles). La Torá enfatiza que no importa cuán mal se pongan las cosas para los hijos de Jacob, ellos sobrevivirán: esa es una garantía bíblica.

El más importe principio enseñado acerca del pueblo del Mesias en Ester es el ejemplo de la providencia de Dios para asegurar la supervivencia de Isra’el, después de ser dispersado en todas las naciones del mundo, luego de la destrucción de Jerusalén en el año 70 dC. El nombre de Dios, YHVH (vea el comentario sobre Éxodo At – YO SOY me ha enviado a ustedes), está oculto dentro del libro (1:20, 5:4 y 5:13) porque Dios estaba trabajando detrás de escena para su bien. Él estaba trabajando sobre la base del Pacto de Abraham, especialmente sobre el principio: maldeciré al que te maldiga. El libro de Ester es un gran ejemplo de la providencia de Dios.

A lo largo de la historia de la humanidad, estoy seguro de que Elohim parecía ausente a muchos judíos solo para estar oculto de su vista, trabajando detrás de escena para su bien. La providencia del SEÑOR implica la protección de su creación contra el daño o la destrucción. Esto es particularmente evidente en la preservación de Isra’el como nación.

Por ejemplo, la mano de ADONAI estuvo presente para satisfacer las necesidades de su pueblo en el momento de la gran hambruna mundial (vea el comentario sobre Génesis Jr – José interpreta el sueño de Faraón). Dios había llevado a José a Egipto para hacer provisiones para alimentar a la gente en tiempos de gran escasez.

La salvación de los hijos de Abraham en el tiempo de Moisés también es particularmente notable. Al ordenar el asesinato de los hijos varones israelitas, el faraón intentó eliminar a Isra’el como nación mediante la asimilación en la sociedad egipcia y la eliminación de ellos como personas separadas y distintas (ver el comentario sobre Éxodo Ah – Así que Dios favoreció a las parteras). Sin embargo, las parteras salvaron a esos bebés, y en circunstancias extraordinarias perdonaron la vida de Moisés.

La serie de plagas diseñadas para liberar a los israelitas de sus opresores terminaron en la muerte de los primogénitos de todos los hogares de Egipto. Sin embargo, los hijos primogénitos de los israelitas, o incluso los egipcios fieles, se salvaron si sus padres tenían la sangre del cordero en el marco de la puerta de sus casas (vea el comentario sobre Éxodo Bw – Cristo y la Pascua).

Cuando ellos salieron y fueron perseguidos por los egipcios, los hijos de Isra’el fueron habilitados para atravesar el Mar Rojo en tierra firme, mientras que los egipcios se vieron envueltos en las aguas y se ahogaron (vea el comentario sobre Éxodo Ci – Las aguas se dividieron y los israelitas atravesaron el mar por tierra seca).

En su peregrinación por el desierto, el pueblo elegido de Dios recibió provisiones milagrosas, principalmente maná, codornices (vea el comentario sobre el Éxodo Cs – Esa noche vinieron codornices y cubrieron el campamento), y agua también (vea el comentario sobre el Éxodo Cu – Golpea la roca y el agua saldrá de ella). Se les dio victorias en las batallas, a veces frente a pocas probabilidades, ya que trataron de tomar la tierra prometida a aquellos que la ocupaban.136

En el cautiverio de Babilonia, el trabajo de preservación del SEÑOR es nuevamente muy sorprendente. Sadrac, Mesac y Abed-nego fueron condenados a ser quemados vivos en el horno ardiente por no haber adorado la imagen de oro que había creado. Sin embargo, salieron ilesos del horno, mientras que las llamas destruyeron los que los echaron. Daniel, porque él oró a su Dios, fue arrojado al foso de los leones hambrientos, sin embargo, resultó ileso.137

El libro de Ester muestra el uso de la providencia de Dios para asegurar la supervivencia de Isra’el durante el período de la dispersión. Mientras que grandes segmentos de los judíos pueden ser asesinados, como sucedió con el Holocausto, Elohim ha garantizado que los judíos, como pueblo y como nación, sobrevivirán. Y así será hasta la salvación nacional de Isra’el cuando regrese el Mesías (vea el comentario sobre Isaías Kg- La segunda venida de Jesucristo a Bozra). En ese momento no habrá más amenaza para la supervivencia de los judíos en absoluto.138

2019-03-04T23:05:31+00:00 0 Comments

Leave A Comment