At – Enoc, la séptima generación de Adán, también profetizó sobre estas personas. Judas 14-15

Enoc, la séptima generación desde Adán,
también profetizó sobre estas personas
Judas 14-15

ESCUDRIÑAR: ¿Qué categorías de profetas había en el TaNaJ? ¿De qué tipo era Enoc? ¿Por qué es importante su profecía para nosotros? ¿Cuál fue el tema de su profecía (Apocalipsis 19:20)? ¿Qué libro extra bíblico cita Judas? ¿Por qué él lo citó? ¿Cómo se siente sobre eso? ¿Estaba Judas apoyando todo el libro? ¿Cómo podemos estar seguros de que lo que cita Judas proviene de Dios y no del hombre? ¿Por qué Judas pone la Venida del Señor en tiempo pasado? ¿Qué dice Judas que Jesús (Yeshua) vendrá a hacer?

REFLEXIONAR: ¿En qué piensa cuando lee sobre la Segunda Venida? La gente necesita al Señor, pero ¿creemos lo suficiente para hacer algo al respecto? ¿Da sacrificialmente a aquellos que están en la primera línea de la difusión del evangelio? ¿Cree lo suficiente como para compartir la Buena Nueva a un “buen” compañero de trabajo o un vecino “moral”? Nunca debemos volver a leer sobre el juicio futuro de Dios en los tiempos finales sin ser movidos por estas preguntas.

También respecto a éstos profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo: ¡He aquí el Señor viene con sus santas miríadas, para ejecutar juicio sobre todos, y convencer a todos los impíos de todas las obras impías que hicieron impíamente, y de todas las injurias que hablaron contra Él los pecadores impíos! (Judas 14-15).

Si no fuera por Judas, no sabríamos prácticamente nada de la profecía de Enoc dicha antes del Diluvio. Al principio del primer libro de la Biblia, leemos acerca de la gran civilización antediluviana (Génesis 4:17-22). También sabemos algo sobre la maldad de aquellos días (Génesis 6:1-5), pero ADONAI no nos dio una revelación escrita de la profecía antediluviana hasta que Su Palabra estuvo casi terminada.

Judas vuelve a un tema introducido en Ah – Personas sin Dios se han deslizado secretamente entre ustedes, es decir, que Dios determinó el juicio de los apóstatas en el pasado lejano. La profecía de Enoc demuestra que los falsos maestros estaban destinados a juicio desde el principio. En última instancia no tenían ninguna esperanza de triunfar. Enoc profetizó hace mucho tiempo que El Señor vendría a juzgar a todos los que vivían vidas impías. Su impiedad se revela tanto en sus obras como en sus palabras.86

Durante trescientos años Enoc predicó un mensaje de juicio para los impíos. Sin lugar a dudas, su caminar personal con Dios habría sido obvio en el poder de su celosa predicación. Él advirtió fielmente al mundo sobre la ira venidera de ADONAI. Aunque él nunca vería ese juicio, sin embargo, él lo declaró fielmente. Tres generaciones después, su bisnieto Noé tomó la misma causa: Dios no perdonó al mundo antiguo, pero guardó a Noé, el octavo, pregonero de justicia, trayendo un diluvio sobre un mundo de impíos (Segunda de Pedro 2:5).

Judas corona su denuncia de los falsos maestros con una profecía. Esto en sí mismo no es inusual, los escritores del Nuevo Pacto (Brit Hadashah) a menudo aplicaban antiguas profecías a sus propias situaciones. Pero lo inusual de esta profecía es su fuente: respecto a éstos profetizó Enoc, séptimo desde Adán (Judas 14a), vea el comentario en Génesis Bv Enoc fue padre de Matusalén y caminó con Dios durante 300 años. Judas comienza a concluir su tercera división principal, (vea Am – La descripción de los apóstatas Judas 8-16), al tratar con el juicio de los impostores como fue profetizado por Enoc. Judas refiere a Enoc como el séptimo desde Adán porque él era la séptima [generación] como sigue Adán: (1) Adán, (2) Set, (3) Enós, (4) Cainán, (5) Malalel, (6) Jared y luego (7) Enoc. Siete es el número perfecto, destaca la estatura de Enoc.87

Había profetas que escribieron como Isaías, pero también hubo profetas parlantes u orales como Enoc. Él es el único profeta de los siglos anteriores al diluvio cuyas palabras han sido preservadas para nosotros. Esto pone a Enoc en buena compañía. Moisés, Pablo y Pedro hablaron cuando fueron movidos por El Espíritu Santo (Segunda de Pedro 1:21). Moisés fue aún más atrás en el pasado cuando escribió sobre la historia de la creación. Pablo nombró a los “magos” de Egipto de los cuales Moisés no dejó un registro escrito (Segunda a Timoteo 3:8), y citó una declaración de Cristo que no se encuentra en los evangelios (Hechos 20:35). Pedro nos informa que Noé fue un predicador de la justicia (Segunda de Pedro 2:5), un hecho del cual de otra manera seríamos ignorantes.88

Cuando Judas aborda el propósito de la Segunda Venida, presenta la novena terna. He aquí el Señor (kurios) viene con sus santas miríadas (Judas 14b). Esta profecía aparece en las Escrituras solo en la carta de Judas. Sin embargo, se encuentra en el libro de Primera de Enoc 1:9 y 5:4, que es una pseudoepigrafía y se le atribuye falsamente al Enoc de la Biblia. Es un libro judío falsamente atribuido al personaje bíblico famoso Enoc (Génesis 5:18-24) durante los últimos tres siglos antes de la venida del Mesías. Una vez más, Judas no está validando todo el libro, sino solo verificando que una declaración en Primera de Enoc es verdad. Pero todo el libro de Judas está incluido en el canon de las Escrituras, por lo que podemos estar seguros de que está inspirado por Dios el Espíritu Santo. El hecho es que Judas, un judío piadoso, conocía y amaba a Primera de Enoc y había crecido en una comunidad donde se consideraba con respeto e incluso con reverencia; tomó esa cita de forma bastante natural, sabiendo que sus lectores la reconocerían y la respetarían. No validó todo el libro, simplemente estaba haciendo lo que todos los escritores del Nuevo Pacto hicieron, hablando a las personas en un lenguaje que reconocieran y entendieran.89

Tenía que ser ampliamente conocido que el Enoc histórico no escribió el libro. Quizás el autor inspirado quería que todos supieran que él estaba hablando del Enoc del libro de Génesis llamándolo Enoc, el séptimo de Adán. El Enoc histórico fue muy interesante para los judíos durante el período del segundo Templo, ya que él desapareció, porque ADONAI se lo llevó (Génesis 5:23-24). El libro de Hebreos lo confirma: Por fe Enoc fue trasladado para que no viera muerte, y no fue hallado, porque lo trasladó Dios, y antes del traslado recibió testimonio de haber agradado a Dios (Hebreos 11:5). Escritores judíos concluyeron de esto que los secretos celestiales fueron dados a Enoc. Por lo tanto, no es de extrañar que él fuera un agente de revelación en la literatura judía como el libro de Enoc.90

Cuando Jesucristo regrese en su Segunda Venida, Él vendrá con Sus santos (Deuteronomio 33:2-3; Job 5:1; Salmos 16:3 y 34:9; Zacarías 14:5 y Judas 1) que fueron llevados al cielo en el Rapto. El término miles y miles, o miríadas (que es la forma en español de la palabra griega murias), significa en singular diez mil, y en plural como está aquí, una innumerable multitud, o un número ilimitado.91

Zacarías esperaba el día en que: ADONAI mi Dios vendrá a ti con todos los santos (Zacarías 14: 5b). Está claramente enseñado en el Nuevo Pacto (Brit Hadashah) que los ángeles acompañarán a Jesús (Yeshua) cuando Él regrese (Mateo 16:27, 25:31; Marcos 8:38; Lucas 9:26; Primera a Tesalonicenses 3:13; Segunda a Tesalonicenses 1:7). La inclusión de los ángeles en Su Segunda Venida nos dice que será a la vez impresionante y majestuoso.92

La venida del Señor es una cosa segura. Enoc miró lo que se dio a conocer antes sus ojos, y dijo, como asombrado: Mira el señor vino. La primera profecía jamás dada a través de un hombre, como la última (Apocalipsis 22:20), no tiene nada que ver con El Mesías en Su Primera Venida en gracia para traer salvación, pero si con Su Segunda venida para traer juicio. Cuando Judas revela esto (bajo la inspiración del Espíritu Santo) él en realidad usa el tiempo pasado: vino. Este es el tiempo histórico de la profecía. El tiempo aoristo del verbo venir fue usado porque Enoc habló en una visión en la que el futuro le parece a él como el presente (en realidad un pasado profético) como en Isaías 9:6 y 53:4. Nada puede cambiar los hechos de la historia después de que ya hayan sucedido. Tampoco nadie, ni nada, puede prevenir un evento que ADONAI ha determinado. Enoc miró lo que Dios ha desvelado antes sus ojos y dijo con confianza: ¡Mira, el Señor vino! Así que podemos estar seguros de que Jesús vendrá y Él hará exactamente como Enoc profetizó.93 Es una cosa tan segura que el Mesías lo ve como si ya hubiera ocurrido.

Primero, Él viene para ejecutar juicios sobre las personas del mundo (Judas 15a). El Señor vino una vez para traer la salvación; Él vendrá de nuevo a traer juicio (Hebreos 9:26-28). En Judas la palabra griega para juicio es krisis. Cristo usa la misma palabra cuando Él habló del juicio de los dos pueblos de Galilea que no creían en Él incluso después de presenciar Sus milagros ¡Ay de ti, Corazín! ¡Ay de ti, Betsaida! Porque si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que se hicieron en vosotras, haría tiempo que, sentadas en cilicio y ceniza, se hubieran arrepentido. Por tanto, en el juicio será más tolerable para Tiro y Sidón que para vosotras (Lucas 10:13-14). Esta es la palabra encontrada en Hebreos 10:27a: una horrenda expectación de juicio; y en Segunda de Pedro 3:7b el día de juicio y de la perdición de los impíos.

Nuestro Señor declaró claramente que ningún creyente jamás entrará en juicio (krisis). De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna y no va a juicio, sino que ha pasado de la muerte a la vida (Juan 5:24). Compareceremos antes Jesús (Yeshua) el Mesías (ver el comentario en Apocalipsis Cc – Porque todos debemos comparecer ante el tribunal de Cristo) para rendir cuenta por nuestro servicio y recibir recompensas. Antes del juicio, los creyentes habrán sido raptados de la tierra para encontrarnos con Jesucristo en el aire. Los muertos en el Mesías resucitarán primero. Después nosotros, los que vivamos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados simultáneamente con ellos en las nubes al encuentro con el Señor en el aire (vea Primera a Tesalonicenses 4:13-18).

Segundo, Él para ejecutar juicio sobre todos, y convencer a todos los impíos de todas las obras impías que hicieron impíamente, y de todas las injurias que hablaron contra Él los pecadores impíos (Judas 15b). No habrá excusas, ninguna acción mala está exenta. Nada se borra de la base de datos de Dios. A los impíos se les presentarán pruebas irrefutables de que sus acciones y palabras han sido impías (vea el comentario en Apocalipsis Fo El Gran Juicio del Trono Blanco). Los que han rechazado al Señor lo demuestran por la forma en que viven.

Tercero, para ejecutar juicio sobre todos, y convencer a todos los impíos de todas las obras impías que hicieron impíamente, y de todas las injurias que hablaron contra Él los pecadores impíos (Judas 15). El hecho de que la palabra impío se usa tantas veces en Judas 15 es una repetición notable. El término describe la real actitud de estos apóstatas hacia Dios. A pesar de su formalidad religiosa y su falsa piedad, ellos carecen de reverencia, temor y honesta fidelidad hacia Él. Los rebeldes son tan dedicados a su pecado que ellos están contentos con su condición actual. Ellos están en ella con fines de lucro, lujuria y adoración. ¡Ellos no se preocupan por la penalización futura! Como resultado, ellos serán condenados por lo que han dicho y hecho. En lugar de ser verdaderos líderes espirituales, ellos habían hablado injurias contra Jesucristo, a quien ellos negaron. Debemos recordar que ADONAI mismo califica a los impostores como impíos.

Como creyentes, esperamos ansiosamente el día del regreso de El mesías. Esta es la bendita esperanza que nos reconforta en nuestras pruebas actuales y nos alienta a llevar una vida de santidad. Mientras esperamos la bendita esperanza, la gloriosa aparición de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, quien se entregó a sí mismo para redimirnos de toda maldad y para purificar para sí mismo a un pueblo que es suyo, deseoso de hacer lo que es bueno. Estas, entonces, son las cosas que debes enseñar. Anima y reprende con toda autoridad. No dejes que nadie te desprecie (Tito 2:13-15). Pero como Judas nos recuerda, Él estáviniendo para ejecutar juicio sobre todos (Judas 15a). ¿Cómo debería esto llevarnos a considerar el número abrumador de personas que nos rodean todos los días: gente que no sabe de Cristo?

La respuesta es obvia, pero muy difícil de vivir. Tenemos una tendencia a empujar el juicio hacia el futuro; o peor aún, creer que ADONAI no juzgará realmente a las personas que viven generalmente “buenamente”. Sin embargo, la Biblia es clara: el Mesías vendrá a juzgar a todos los impíos, y no hay justo, ni aun uno, No hay quien entienda, No hay quien busque a Dios, Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; No hay quien haga lo bueno, ni siquiera uno (Romanos 3:10-12). Aparte de una relación personal con Jesús, toda esa “buena” gente que conocemos son a los ojos del Señor unos impíos y como resultado, condenados a sufrir las consecuencias cuando el Mesías vuelva como El león de la tribu de Judá (Apocalipsis 5:5). Su futura situación debería motivarnos a la acción.94

2019-07-28T21:49:09+00:00 0 Comments

Leave A Comment